eldiario.es

9

Turismo: masas o calidad

Reaparece, tras la celebración del foro Summit Barcelona, el viejo dilema: turismo de calidad versus masificación turística, iniciativa del 'Shopping & Quality Tourism Institute”. ¿Son conceptos incompatibles? Fue una de las preguntas en torno a las que se debatió.

No son fáciles las respuestas, ni siquiera en los interiores del propio sector, tan sujeto a la cuenta de resultados. Hace ya décadas que se destapó la controversia en destinos como el Puerto de la Cruz (Tenerife), cuando la alta ocupación caracterizaba el ejercicio cotidiano. Algunos hicieron ver que aquel camino podría ser el menos adecuado. Y aun cuando pareciera mucho reducir o simplificar las cosas, exponían que era preferible, para dar lustre al destino y al producto, esmerarse en la captación de segmentos turísticos de alto poder adquisitivo, que era como se conceptuaba someramente el denominado turismo de calidad.

Tal como ha evolucionado el negocio desde entonces, con crecimientos no siempre ordenados, con nuevos destinos competidores, con la sostenibilidad mal entendida, hay que partir de factores que repercuten directamente en el desenvolvimiento económico y social: desde la creación de empleo a la planificación urbanística, desde el respeto a ordenanzas a la involucración de la población en el cuidado y adecuado uso de los recursos turísticos.

El director coporativo de Planificación Estratégica y Estudios de Caixabank, Enric Fernández, dijo en la cita de Barcelona que la respuesta al turismo ideal “dependerá del punto de vista: del turista o de la sociedad que acoge al visitante”. Pone como ejemplo, precisamente, uno de los argumentos que dominó aquel debate en el Puerto hace décadas: “Un turista puede valorar con un 9,8 una borrachera de fin de semana en un viaje de fin de semana, pero desde el punto de vista del destino puede que no sea así”.

Aceptando que hay que encontrar un equilibrio, Fernández fue concluyente: “Masas y calidad están reñidos, porque sacrificas atractivo. El turismo masificado significa que dañas más que lo que aporta el número de turistas”.

Pero ¿qué es turismo de calidad? La perenne pregunta, la madre del cordero, el origen de la larga controversia. Hay a quien no le gusta el concepto, como  el decano de la Facultad de Turismo y Dirección Hotelera de Santa Ignasi, Ricard Santomá, quien lo califica de “título trampa” y, por tanto, rechaza su utilización. “La gente suele asociar el turismo de calidad con el turistas que gasta más y para mi esto es un error”, explicó Santomá, para quien “un turista que gasta más no es mejor ni peor que otro que gasta menos”.

Cree el decano que, para diferenciar, hay que adecuarse a las expectativas. “Si se toma como modelo de referencia el ingreso económico, corresponderá a un tipo de turistas de más gasto. Si tomas un modelo medioambiental, la meta será atraer turistas más sensibles con estos temas”, señaló.

Y la ciudadanía, ¿qué dice? El fundador de la firma consultora Summa, Conrad Llorens, participante en el foro de la ciudad condal, expuso que “no se trata solo del poder adquisitivo. El turismo de calidad sería aquel que aporta valor a la ciudad de manera global. Que no solo cree valor en el ámbito turístico sino en la interacción con otros sectores”.

Preguntado por si son compatibles el turismo de masas y el de calidad, Llorens respondió: “Hoy el verdadero lujo es la exclusividad. Un poco reñidos sí que están ambos conceptos pero seguro que hay manera de vehicular ambos conceptos. Si tienes cierta masificación y el turismo va a seguir creciendo... algo tienes que hacer”.

Como se puede apreciar, sigue el debate.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha