La portada de mañana
Acceder
Cinco años de ofensiva de la ultraderecha en Europa
La amnistía llega a su votación final y Feijóo pide elecciones anticipadas
Opinión - Con la venia, respeten la ley. Por Neus Tomàs

Vigilancia y controles de acceso: nuevas medidas para frenar los atentados ambientales en los volcanes de Lanzarote

El Volcán del Cuervo se ha convertido en el símbolo de los atentados medioambientales que sufre Lanzarote. Coches atravesando senderos, turistas deslizándose por las laderas del volcán y hasta una boda son algunos de los episodios que se han producido en este enclave del Parque Nacional de Timanfaya. Este jueves, el Cabildo de Lanzarote ha anunciado el Plan de Gestión del Parque Natural de los Volcanes y nuevas medidas para proteger el Volcán del Cuervo y Caldera Blanca. Entre ellas están los controles de acceso, la regulación de las entradas a través de guaguas lanzaderas, la incorporación de vigilancia y la contratación de educadores ambientales.

La presión humana ha provocado un importante deterioro sobre el Parque Natural de los Volcanes. Las salidas del sendero marcado y el tránsito por los bordes han erosionado el espacio y han generado cambios de coloración, huellas y la disminución de la macroporosidad. Además, los trazados se han deteriorado y se han ensanchado los senderos alternativos creados por los visitantes.

La flora y la vegetación del Parque también se han visto amenazadas, entre otras razones por el arranque de especies. La fauna también se ha visto agredida por los ruidos de los coches y de los visitantes. Otra de las tendencias de las personas que visitan estos espacios es la creación de monolitos y de figuras con rocas y piedras, algo que modifica el entorno. Lo mismo sucede cuando los turistas se llevan piedras del Parque Nacional. Además, según el Cabildo, la presencia de papeles, colillas y otros residuos ha diezmado la calidad visual del paisaje.

Para tratar de poner coto a estos atentados medioambientales y proteger el entorno, el Cabildo de Lanzarote ha acordado con el Ayuntamiento de Tinajo una serie de medidas. La primera de ellas es trasladar los aparcamientos al núcleo de Mancha Blanca y que los visitantes solo puedan acceder al Volcán del Cuervo y a Caldera Blanca a través de guaguas lanzaderas eléctricas. El objetivo es evitar el colapso de los vehículos al inicio de los senderos.

Además, para controlar las entradas a ambos enclaves, los visitantes tendrán que reservar plaza a través de una aplicación que el Cabildo pondrá en marcha con Tinajo, tal y como ha explicado el consejero de Medio Ambiente, Samuel Martín. Por su parte, el presidente de Lanzarote, Oswaldo Betancort, ha aseverado que “no dudarán” en sancionar conductas irresponsables.

Capacidad de carga

Para establecer este paquete de medidas se han utilizado dos estudios sobre la capacidad de carga del Parque Natural de Los Volcanes. Los resultados concluyen que Caldera Blanca recibió en agosto de 2023 una media de 95 vehículos al día y de 100 visitantes diarios. El Charco de Los Clicos, con una capacidad de carga de 1.897 visitantes al día, recibió en 2023 al menos 2.494 personas. El consejero de Medio Ambiente apuntó que ''si bien el número medio diario de senderistas no supera la capacidad de carga en Caldera Blanca, sí ocurre así en Volcán del Cuervo en la franja horaria que va desde las 9 de la mañana a mediodía, lo que hace necesario limitarla“.

Martín ha anunciado que en la primera fase del Plan, el control de acceso se llevará a cabo a través de una oficina informativa provisional y ''mimetizada con el entorno''que se instalará al inicio del sendero del Volcán del Cuervo. Allí habrá un educador medioambiental que ''concienciará sobre la fragilidad de ambos espacios dado su elevado valor ecológico, paisajístico y geológico, y la importancia de seguir normas de comportamiento durante las visitas como son no salirse de los senderos durante el recorrido, así como respetar la naturaleza y el entorno“.

Ambos espacios contarán también con un responsable de mantenimiento y el Cabildo establecerá vigilancia y controles de acceso desde las 8.00 horas hasta las 19.00 horas. El consejero asegura que el objetivo es ''reducir el impacto que la actividad turística ejerce sobre estos dos espacios protegidos, que tienen una capacidad de carga de visitantes limitada''.

Estas medidas se suman al proyecto conjunto que el Cabildo de Lanzarote mantiene con el Gobierno de Canarias con cargo a los Fondos Next Generation. Con un presupuesto de 968.727 euros, que deberá estar ejecutado en el segundo semestre del año 2025, se tendrán que restaurar los conos volcánicos y los hábitats en estado vulnerable, desfavorable y parcialmente degradados. La empresa pública Tragsa actuará en 465 hectáreas que abarcan la Caldera El Cuervo, el Aparcamiento El Cuervo, la Carretera LZ-56 y Montaña Colorada. Además, tal y como ha informado el presidente del Cabildo, Oswaldo Betancort, esta medida podrá extenderse ''a otras zonas sensibles de la isla''.

El proyecto contempla “la limpieza y restauración de las zonas degradadas, la eliminación de caminos y senderos abiertos sin control, la instalación de barreras disuasorias que impidan el paso por zonas no autorizadas o la corrección de perfiles modificados por acciones realizadas por el ser humano, entre otras medidas”, añadió el consejero de Medio Ambiente.