La portada de mañana
Acceder
EH Bildu acaricia la victoria en Euskadi y pone en peligro la actual mayoría absoluta
La imputación de Rocha enreda aún más el rumbo de una Federación de Fútbol
Opinión - Jesús Cintora: 'El precio de la verdad'. Por Rosa María Artal

El Grupo Tey propone “actuaciones blandas” en la fajana volcánica hasta su consolidación

La fajana volcánica de la última erupción de La Palma. JOSE F. AROZENA

La Palma Ahora

Santa Cruz de La Palma —

0

La cuarta tertulia del Grupo Tey se celebró este martes“ en un ambiente relajado”, está vez sobre los nuevos territorios de fajana o isla baja creados por el último volcán de La Palma. 

“Lo primero, queremos dar las gracias a Gustavo Pestana por su magnífica presentación del tema, donde nos hizo entender que las dos fajana están vivas aún, en el sentido de que su línea de costa no es definitiva y en estos dos años ha estado continuamente cambiando, predominando el retroceso, como ya ocurrió con la fajana del volcán de San Juan que sufrió una considerable disminución de su superficie con el paso de los años”, informa el Grupo Tey.

“También en su interior presenta un asentamiento del terreno que no es aún definitivo y puede haber cambios como hundimientos”, subraya. 

“Hace falta hacer el deslinde entre el terreno público y los colindantes de los antiguos terrenos para determinar exactamente el ámbito del espacio que se protege. Deslinde marítimo terrestre ya iniciado y que debe delimitar con precisión los límites de esa nueva parcela. Una vez hecho esto, podemos hacer actuaciones blandas, en el sentido de, por ahora, no hacer nada que conlleve cimientos hasta que el terreno termine de consolidarse. Sin embargo, sí podemos hacer paseos, caminos que permitan llegar a las playas en formación, dotar de servicios básicos a esas nuevas playas o a la playa de El Charcón que se vio parcialmente afectada. Es útil y necesario hacerlo”, proponen los tertulianos. 

“Al mismo tiempo que se hacen estas actuaciones blandas, podemos decidir qué hacer con lo que hemos considerado un regalo de la naturaleza, pues se trata de un terreno regalado por esta, a diferencia del resto de la colada, que dañó terrenos ya existentes”, remarcan.  

“En la fajana norte, la más pequeña, se planteó si podría quedarse como reserva total para poder estudiar cómo estos espacios evolucionan con el tiempo”, dicen.

Etiquetas
stats