Paula Gómez, integrante de Adassa Trío: “Intentamos enseñar que la música clásica no es aburrida”

Paula Gómez, integrante de Adassa Trío

Son jóvenes, tienen talento y lo más importante: ilusión. Y eso, mueve montañas, y lo saben, con la convicción de los que tienen algo que ofrecer de calidad, del que tiene algo que contar... Lo que no les da la experiencia lo suplen con la motivación de sentir que la necesidad de expresarse ante el público desde la base de una formación sólida y las ideas bien ordenadas; nada común dados los tiempos que corren. Así se presenta Paula Gómez, de mirada transparente y sonrisa franca que transmiten la candidez de quien es novel, pero que a la vez apunta maneras poco usuales, transitando por reflexiones perfectamente armadas, conceptos claros y argumentos contundentes que reclaman un espacio para comenzar una carrera artística bien dirigida; todo un ejemplo de dedicación y pasión por la música, cuestión que demostró en el concierto con el Adassa Trío de este domingo junto a los flautistas Anabel Rodrígue y Ayoze Tornero, cerrando así la primera edición del ciclo NOON Primavera y que volverá próximamente en su versión de otoño, en el Sala Teatro Timanfaya de Puerto de la Cruz.

Adassa Trío es un grupo de reciente creación pero con una actividad muy intensa, ¿qué les motivó a crear la formación? 

Nuestra principal motivación era hacer música para el público. Desgraciadamente, y más en tiempos de coronavirus, en el conservatorio no tenemos oportunidad de tocar para mucha gente, y teníamos esa inquietud de llegar a todo el mundo. Y tras hablar, comernos la cabeza, rebuscar ideas y pasarnos muchos días sentados hablando formamos Adassa, en formato de trío y de cuarteto. A día de hoy nuestra finalidad es tocar y que la gente se vaya contenta a casa porque han disfrutado de algo que les ha hecho sentir felices y que les haya robado una sonrisa, o alguna lágrima, como ya nos ha pasado.

Además son músicos nacidos en los años noventa, ¿qué cree que aporta su generación? ¿Cómo ha sido el proceso de elegir este camino musical? 

Nuestra finalidad es mostrar a los más jóvenes que se puede tener corta edad y tener una carrera profesional ligada al arte, y a los más mayores que hay cantera, que la música tiene futuro. Además, intentamos enseñar que la música clásica o culta, como la suelen llamar, no es aburrida, que se puede pasar un rato agradable escuchándola tengas la edad que tengas. Elegir dedicarnos a esto no ha sido complicado, todos crecimos con la flauta entre las manos y supimos al instante que queríamos centrar nuestras vidas en ella.

Las agrupaciones de flautas no son nada usuales, sin embargo siempre han existido en la música clásica, ¿qué piensa que ofrece Adassa Trío de diferente al género?

Adassa, también conformado por cuatro flautas en ocasiones, busca ofrecer algo más allá de la música clásica de Mozart, Beethoven o los compositores que ya se conocen. Adassa ofrece recitales sacros, incluye voz en canciones como Hallelujah de Leonard Cohen… Tenemos la suerte de contar con Ayoze Tornero en los arreglos, que plasma a la perfección todo lo que se nos ocurre y luego conmigo, que además de tocar la flauta, también canto. También pensamos en proyectos futuros, enfocados en música popular, folk, pop, boleros… Creemos que somos un grupo versátil que toca muchos palos.

Definen al proyecto Adassa como “lo que hace sonreír, sacrificio, altruismo y humanidad”; ¿a qué se refieren con esto? ¿Cuáles han sido las motivaciones para elegir esta idea tan sugerente? 

Adassa significa todo eso, y además, nosotros creemos representarlo. Anabel Rodríguez es la compañera que saca las sonrisas hasta en los momentos más tensos y complicados, porque es muy positiva. Somos un conjunto que se complementa a la perfección y siempre va hacia delante, somos amigos y también compañeros de profesión. Siempre estamos de acuerdo en todo, e incluso una mirada a veces nos basta para entendernos en todo.

Su repertorio va desde Mozart a Leornad Cohen, ¿cual es el criterio que siguen para elegir las piezas? 

En primer lugar, qué nos gusta tocar e interpretar, qué nos motiva, qué estamos aprendiendo. Al fin y al cabo, debemos explotar nuestros aprendizajes y conocimientos, los cuales se centran en la música clásica. Y en segundo lugar, y quizás el más importante, en el público. Es muy importante que conectemos con ellos, que canten con nosotros el estribillo de Hallelujah de Leonard Cohen es un momento emocionante en todos nuestros recitales sacros. Pensamos mucho en qué les puede gustar y animar a estar activos y atendernos al cien por cien.

¿Cuál es el mejor proceso para conectar con el público? 

Adaptarse a él, escucharlo. Parecerá simple, pero un aplauso te dice mucho sobre lo que el público quiere y lo que no. El contacto visual, dedicar una sonrisa, un gracias, hablarles, explicarles qué estamos haciendo. Cada vez que terminamos un concierto o audición, hablamos mucho sobre cómo sentimos al público, nos planteamos qué añadir o qué quitar, y muchas veces notamos la diferencia.

¿En qué trabaja actualmente el Adassa Trío? ¿Cuales son las perspectivas de futuro para los músicos que conforman el conjunto?

Adassa trabaja en este momento en el presente, en lo que ya hay, que es por ejemplo el concierto que brindaremos este domingo; en continuar también como cuarteto, ya que somos un grupo variable en ese aspecto; crear varios proyectos en los que estamos pensando y que ya van encaminados, haciendo repertorios tales como de Disney, música popular o boleros… Y lo que se nos vaya ocurriendo, somos tres cabezas llenas de ideas, estamos siempre con nuevos trabajos en mente, y por supuesto, el principal objetivo, seguir tocando juntos.

Los tiempos que corren no son nada sencillos para la sociedad en general, ¿cómo los vive un músico?

Ha sido un duro año en el que nuestro futuro se ha visto en la cuerda floja en muchos momentos. Ha faltado trabajo, no se han podido dar los conciertos que uno desea, y eso ha causado desilusión en ocasiones. Afortunadamente, viendo ya la luz del túnel, han comenzado a surgir propuestas, conciertos, intervenciones en actos, y con ellos esas ganas de seguir tocando, pensando e innovando. Ha sido complicado seguir adelante, pero se ha conseguido, y de aquí solo se puede seguir subiendo y ganando experiencias.

¿Cuáles siguen siendo los problemas para dar a conocer propuestas musicales como las que ustedes representan?

Ser joven es a veces un arma de doble filo porque muchas veces no te tienen en cuenta ni te toman en serio. Sumado a eso va que además hacemos, en líneas generales, música clásica, el género que a quien no se para a escucharlo con detenimiento, le aburre. Además, el mundo de la música en Canarias ya está muy establecido, hay personas muy conocidas a las que en ocasiones ves en muchos sitios y tú no ves tu hueco. Es complicado ser nuevo y que te vean, pero todos han pasado por ahí, y al final el tiempo es la mejor ayuda y el mejor maestro, seguir adelante es el único propósito, y nuestras metas las lograremos en base a él y a nuestras ganas y trabajo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps