eldiario.es

Menú

Ecuador, varapalo a Washington

- PUBLICIDAD -

El joven economista Correa recibirá empujones por todas partes. Tendrá en contra a Washington y a los ricos ecuatorianos, aunque también notará la presión de un país que durante los últimos años derrocó en las calles a varios presidentes. Los ecuatorianos no tumbaron un concepto económico, el neoliberalismo, sino que reaccionaron con firmeza contra los agentes gubernamentales de ese modelo agotado en América Latina. Por sus resultados los conocieron. El 60% de la población ecuatoriana vive pobre. Casi tres millones emigraron durante los últimos años, tantos que sus remesas de dinero constituyen el segundo ingreso del país tras la renta petrolera. La sustitución de la moneda nacional por el dólar hace seis años hundió al poder adquisitivo. La llamada canasta familiar podía cubrirse antes con el salario mínimo. Ahora, ese salario necesitaría multiplicarse casi por tres para adquirir la misma canasta... El mismo Rafael Correa pudo plazos a algunos de sus retos. Probablemente, lo más urgente sea la convocatoria de elecciones a una Asamblea Constituyente, entre otras razones porque su Movimiento Alianza País carece de parlamentarios al no haber presentado candidatos en las últimas legislativas. Rechaza el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos. Y, en su lugar, propone la integración política, económica y monetaria de América Latina. Está en contra de la dolarización, pero la aceptará durante los próximos cuatro años. Pretende replantear los actuales acuerdos con las empresas petroleras privadas que expolian esa riqueza. Incluye en su programa la eventual moratoria de la deuda externa o nuevas negociaciones. Rechaza la presencia norteamericana en la base naval de Manta, aunque la soportará hasta 2009, cuando finalizará el acuerdo militar con Washington. Los resultados de las elecciones han reactivado las esperanzas populares en un futuro mejor. Sin su movilización, el próximo presidente carecerá de espacio para aplicar sus promesas. Un proyecto claro en líneas generales aunque sin concreciones, tanto lo referido a la deuda externa como a los contratos petroleros o las medidas futuras destinadas a una nueva distribución de la riqueza. Cuando escribe, Rafael Correa también expone generalidades. En su artículo titulado ''Ecuador: otra economía es posible'', dice lo siguiente: ''Felizmente, después de un estruendoso fracaso, el ciclo neoliberal está llegando a su fin en América Latina, como lo demuestran los procesos de Argentina, Brasil, Uruguay y Venezuela (...). Ecuador y Latinoamérica deben buscar no sólo una nueva estrategia sino también una nueva noción de desarrollo...''. Ya veremos. Los ecuatorianos marcan siempre muy estrechamente a los presidentes que elige y Correa no será una excepción a esta regla.

Rafael Morales

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha