eldiario.es

Menú

Soria es un ignorante

- PUBLICIDAD -

En realidad Manolo Soria demostró que es un buen samaritano, dando el ejemplo que la piedad es un sentimiento muy importante, y que cumplir el espíritu de la ley es tan relevante como cumplir la letra de la ley. Por si fuera poco para reafirmarme en la ignorancia de Soria, durante el viaje en avión además apenas si habló con el empresario propietario de Anfi del Mar y Anfi Tauro porque estaba durmiendo, y se lo pasó a ratos trabajando en su ordenador portátil, y en otros momentos charlando con su esposa Irina, que le demostró que maneja muy bien la lengua castellana. Esclarecidos estos pormenores de lo que se ha pretendido en llamar la "trama del salmón", en donde se demuestra que hasta aquí Soria estaba ignorante de todo, la siguiente cuestión es que después de oir música en Austria, y seguir viaje a Noruega, siempre en el jet privado del señor Lyng, en el citado país nórdico José Manuel Soria no fue a pescar en el rio Namsen, una de las mayores reservas salmoneras del país, optó por quedarse en la ciudad de Trondelag charlando con Irina, especialmenmte de todo lo relacionado con el oro de Moscú, mientras que el señor Lyng a unos cuantos kilómetros ejercitaba su deporte favorito, la pesca de salmones.

Aclarado todos estos puntos del famoso viaje, con lo cual se demuestra que Manolo Soria no pescó ni un solo salmón, lo único que hizo fue almorzar con Irina salmón ahumado y a la parrilla, a su regreso a Gran Canaria y volver a sus seis peldaños por encima de todo bicho viviente en el Cabildo Insular de su digna presidencia, también está demostrado que no tuvo la más mínima participación en agilizar el expediente administrativo presentado meses antes por el empresario noruego para obtener la calificación de interés general del proyecto turístico de Anfi Tauro, que se aprueba finalmente el 20 de octubre de 2005, y se considera de interés para la isla de Gran Canaria y conforme a la ordenación, el modelo territorial establecido y la capacidad de carga insular, y de esta guisa el señor Lyng vio despejado sus planes de construir 3.600 camas en Anfi Tauro, y dos piedras. Téngase en cuenta para mayor abundamiento en la ignorancia de estos asuntos de Manolo, que no acudió al Consejo de Gobierno en cuya sesión se aprobó el proyecto citado, y que delegó como siempre en sus vicepresidentes, y en realidad se enteró de todo por la Prensa, como aclaró a la jueza Margarita Varona. En el momento de aprobarse el asunto/trasunto de Anfi Tauro, Manolo Soria estaba pulpiando en la Peña de la Vieja, de lo cual doy fe, porque me pareció verlo el día de autos con gafas y tubo submarinos margullando por mi barrio de Las Canteras. Dicho esto, quién de verdad aparece como sospechoso de estar enterado de todo, y de estar presente en el Consejo de Gobierno de la concesión de numerosas camas turísticas, que no de salmones, es Larry Alvarez, a la sazón vicepresidente y mano derecha de Soria, por lo cual Luis del Rio debería cambiar la imputación, para mayor empute de Larry.

En definitiva, si Manolo Soria está emputado es porque le han imputado de una forma injusta, dada su ignorancia de todos los extremos relatados, incluido el detalle que Irina, la esposa rusa del señor Lyng, dominaba perfectamente la lengua castellana, como también demostró la señora Svistunova a la salida de su comparecencia judicial hablando un perfecto castellano con Manuel Fernández, segundo de a bordo de Soria. Hágase constar todas estas cuestiones que demuestran la ignorancia de Soria y que se ratifique en acta periodística.

P.D: Manolo, si no estabas enterado de lo que pasaba en el Cabildo Insular de Gran Canaria, y no ibas ni a los Consejos de Gobierno en donde se trataban cosas de envergadura, sigues siendo un ignorante. A veces se actúa por acción, otras por omisión. Pero te recuerdo que la ignorancia de la Ley no exime de su cumplimiento. Sin este principio se hundiría todo el orden legal.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha