eldiario.es

Menú

La metamorfosis de Ángel Víctor Torres

- PUBLICIDAD -

Mi buen amigo Manolo López, El Gato de Arucas, exportero de la Unión Deportiva Las Palmas y ahora concejal del Ayuntamiento aruquense, fue el primero que me habló muy bien de Ángel Víctor Torres cuando era alcalde de aquella ciudad norteña. Luego otras opiniones de amigos aruquenses me confirmaron su buen trabajo como primer edil, y además con un excelente talante. Pero desde que está de Vicepresidente del Cabildo Insular, Torres ha dado marcha atrás como los cangrejos, ha sufrido una profunda metamorfosis, y todo empezó por su apoyo a Juan Manuel Brito, que acabó expulsado de Podemos, y se incrementó cuando fomentó el transfuguismo de María Nebot y Miguel Ángel Rodríguez, consejeros de Podemos que también se enfrentaron a la dirección del partido morado. De todos modos ya desde la época en que estuvo en Arucas, otro buen amigo me advirtió: “es muy indeciso, demasiado calculador, y con muy poca iniciativa”.

La quisicosa se ha ido confirmando por sus actuaciones en el Cabildo Insular de Gran Canaria, incluida su encubrimiento a Lucas Segura en los asuntos/trasuntos interpretados por Niño Bravo en la Corporación insular. Miguel Montero, portavoz de Podemos en la Corporación insular y su compañera Ylenia Pulido, han llegado a acusar a Torres de mantener un “pacto de silencio” con Bravo en torno a sus actuaciones cuando era consejero de Deportes, y los pagos efectuados a su socia empresarial Noelia Pérez por más de 300.000 (trescientos mil) euros, y además acusó a Torres de vulnerar los principios de legalidad de libre concurrencia e igualdad en el acceso a las contrataciones del club de baloncesto, y especificó que el actual Vicepresidente trató de arreglar las irregularidades en el Herbalife Gran Canaria deprisa y corriendo, irregularidades que según Montero siguen existiendo en este mandato de Ángel Víctor Torres.

Pero el asunto/trasunto de las debilidades de Torres se han disparado desde que es secretario general del PSC/PSOE, y ya se está confirmando que practica el “buenismo” que tanto canta y le encanta a  Fernando Clavijo. En realidad se vislumbra en el proceder del nuevo líder de los socialistas canarios que quiere estar en muy buena relación con Clavijo, y por ende con Coalición Canaria, para optar a la Vicepresidencia de Canarias en 2019 pactando con CC, es decir, ser la muletita de la ATI chicharrera, de ahí su actuación en los escándalos de la tele canaria, y su posición muy dubitativa, y hasta apoyando a CC, con respecto al cese de Santiago Negrín que piden con firmeza el Partido Popular, Podemos y Nueva Canarias. Y el PSOE, en Belen con los pastores.

Mal panorama puede tener a partir de la próxima semana Ángel Víctor Torres, si Pedro Martín logra ganar las primarias tinerfeñas que se celebran el domingo, porque es un incondicional de Patricia Hernández, que no le va a perdonar nunca a Torres que la convirtiera en diputada de a pie en el Parlamento de Canarias, proclamándose además presidente del grupo parlamentario socialista en Teobaldo Power sin ser diputado por autonombramiento y tal. Además ha creado un lio al designar a Dolores Corujo para defender la posición socialista en el debate de los presupuestos generales en detrimento de Iñaki Lavandera, titular en la Comisión de las perras, cuando la conejera Corujo no es ni siquiera miembr@ del mismo y apenas se ha estudiado el asunto. Con respecto a los tales dineros comunitarios, hasta ahora Torres ha sido ni chicha ni limoná, más bien chicha apoyando con su “buenismo” y falta de acción a Fernando Clavijo, hasta ver que deciden el próximo lunes en la reunión de la Ejecutiva Regional, al igual que el tema televisivo. Pero está claro que la metamorfosis de Torres está encaminada a asegurarse la vicepresidencia en 2019, y a vivir que son dos días.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha