eldiario.es

Menú

Los jefes de la OTAN confirman la capacidad inicial del escudo antimisiles

MADRID

Los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN han confirmado en la cumbre de Chicago la capacidad operativa inicial del sistema de defensa antimisiles de la Alianza, con los primeros elementos del sistema --un buque de combate, un radar y un satélite-- para poder hacer frente a la creciente amenaza de ataques con misiles de países como Irán y Corea del Norte.

- PUBLICIDAD -

BRUSELAS, 21 (EUROPA PRESS)

Bankia

Bankia

Los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN han confirmado en la cumbre de Chicago la capacidad operativa inicial del sistema de defensa antimisiles de la Alianza, con los primeros elementos del sistema --un buque de combate, un radar y un satélite-- para poder hacer frente a la creciente amenaza de ataques con misiles de países como Irán y Corea del Norte.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ha declarado durante una rueda de prensa celebrada esta pasada madrugada (hora española) que la capacidad interina del escudo, bajo mando y control de la Alianza, constituye un "primer paso" para lograr "el objetivo a largo plazo" de garantizar la protección de todo el territorio europeo.

"Nuestro sistema conectará los medios de defensa antimisiles de los distintos aliados, satélites, buques, radares e interceptores, bajo mando y control de la OTAN. Nos permitirá defendernos de ataques provenientes fuera de la zona euroatlántica", ha explicado el danés, que ha recordado que el sistema se pondrá en marcha de manera gradual hasta alcanzar su plena capacidad operativa en los próximos ocho o diez años.

España cederá su base naval de Rota en Cádiz para acoger a cuatro destructores estadounidenses dotados con el sistema AEGIS para interceptar misiles a partir de 2014 que formarán parte del sistema de defensa antimisiles.

Rasmussen ha dejado claro que la invitación de los aliados a Rusia para cooperar en defensa antimisiles "sigue en pie" y ha subrayado la importancia de que ambas partes elaboren un estudio conjunto sobre la amenaza balística como forma de superar las divergencias.

El escudo de defensa antimisiles forma parte de un paquete de más de 20 proyectos multinacionales para desarrollar nuevas capacidades militares en un contexto de grave crisis económica.

"Estas decisiones demuestran que a pesar de los desafíos económicos, los aliados están comprometidos a adquirir, desarrollar y mantener las capacidades y destrezas que necesitamos para garantizar que nuestra Alianza sigue preparada para acometer sus misiones en el futuro", ha explicado el danés, que ha subrayado la importancia de desarrollar este tipo de proyectos en el marco de su propuesta de 'defensa inteligente' para superar los recortes en defensa por la crisis y adquirir capacidades muy caras para aliados individuales.

"Los líderes de la Alianza, estamos decididos a garantizar que la OTAN retiene y desarrolla las capacidades necesarias para cumplir sus funciones esenciales de defensa colectiva, gestión de crisis y seguridad cooperativa y de esta manera desempeñar un papel esencial para promover la seguridad en todo el mundo", reza la declaración suscrita por los líderes sobre las capacidades de defensa y hecha pública en la medianoche del domingo (hora española).

SISTEMA DE VIGILANCIA TERRESTRE

Los aliados también han dado luz verde a la puesta en marcha del sistema de Vigilancia Terrestre de la OTAN (AGS) que esperan poner en marcha entre 2015 y 2017 a partir de la adquisición conjunta de cinco aviones no tripulados por parte de 13 aliados entre los que no figura España, aunque contribuirá a la financiación común del sistema y cuyo contrato para su adquisición ha sido firmado en la cumbre. "Permitirá a nuestros comandantes identificar amenazas, objetivos y ver lo que ocurre a largas distancias en cualquier momento", ha explicado Rasmussen.

Otros de los proyectos, ha explicado el danés, se centrarán en la adquisición conjunta de robots controlados a distancia para neutralizar artefactos explosivos improvisados, una de las principales amenazas en Afganistán o en la puesta en común de aviones de patrulla marítima para mejorar las capacidades de vigilancia.

Los líderes aliados también han acordado reforzar los ejercicios conjuntos, el entrenamiento y la educación de sus fuerzas militares y reforzar también la cooperación entre sus fuerzas especiales, además de reforzar el uso de la Fuerza de Respuesta Rápida de la Alianza, una fuerza multinacional de hasta 25.000 efectivos que debe poder desplegarse en menos de cinco días durante un periodo de 30 días. "En la medida de lo posible, reforzaremos también nuestras conexiones con socios, para que cuando queramos actuar juntos, podamos", reza la declaración de la cumbre.

Los líderes esperan que para 2020 las fuerzas aliadas sean "modernas, estrechamente conectadas y equipadas" para que "puedan operar junto a socios en cualquier escenario".

Los Veintiocho aliados han subrayado "los esfuerzos" de los aliados europeos para reforzar sus capacidades de defensa propias como "una contribución importante al vínculo trasatlántico" tras insistir en la importancia de mantener dicho vínculo "fuerte" y "la solidaridad en la Alianza", aunque "compartiendo responsabilidades, funciones y riesgos" para atender los desafíos a la seguridad futuros.

Rasmussen ha dejado claro que los aliados han recibido del presidente estadounidense, Barack Obama, "firmes compromisos" de que Washington "seguirá desarrollando una Alianza trasatlántica fuerte". "No sólo Estados Unidos, sino todos los aliados se han comprometido a desarrollar más esta Alianza trasatlántica fuerte", ha insistido el danés.

ARMAS NUCLEARES Y CONVENCIONALES

En el marco de la revisión de la Postura de Disuasión y Defensa de la OTAN, los aliados se han comprometido en que la OTAN mantengan "una combinación adecuada de capacidades de defensa nucleares, convencionales y de defensa antimisiles para la disuasión y defensa para cumplir sus compromisos" en el nuevo Concepto Estratégico de la Alianza aprobado en la cumbre de Lisboa en noviembre de 2010.

Los aliados reconocen que "las circunstancias en las que cualquier utilización de las armas nucleares se pueda contemplar son extremadamente remotas", pero dejan claro que "mientras existan armas nucleares, la OTAN seguirá siendo una Alianza nuclear".

También reconocen la importancia de mantener fuerzas ágiles, desplegables y que puedan interoperar y que "la defensa antimisiles puede tener un papel complementario al papel de las armas nucleares para la disuasión". Se trata de un sistema "puramente defensivo", que "no está orientado contra Rusia ni tiene la capacidad de socavar la disuasión estratégica de Rusia", subrayan en su declaración sobre su Postura de Disuasión y Defensa.

(EUROPA PRESS)

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha