eldiario.es

Menú

El embajador no descarta la repatriación de la colonia española en el Congo

EL GOBIERNO DE KINSHASA ORDENA EL ARRESTO DEL EX PRESIDENTE BEMBA

- PUBLICIDAD -

El embajador de España en la República Democrática del Congo, Miguel Fernández Palacios, no descartó este viernes la repatriación de los españoles en Kinshasa en caso de que se agraven los enfrentamientos armados, si bien afirmó que no es posible llegar al aeropuerto de la capital por el momento.

En conversación telefónica, Fernández Palacios se mostró partidario de ver cómo evoluciona la situación en Kinshasa, aunque explicó que existe un plan de evacuación del país cuya puesta en marcha exigiría la colaboración de Naciones Unidas para garantizar la seguridad. "Podríamos tener un avión previsto, pero no hay forma de llegar al aeropuerto", manifestó Fernández Palacios, después del ataque con un obús que sufrió el pasado jueves la embajada que obligó al desalojo de su personal en tanquetas de la ONU sin que hubiera heridos.

El embajador detalló que hay unos 150 españoles en Kinshasa, en su mayoría religiosos, y 325 en todo toda la República Democrática del Congo, todos ellos "localizados y controlados".

"La situación está ahora un poco más calmada"

Informó de que en las últimas horas ha disminuido la intensidad de las hostilidades entre soldados del Gobierno de Joseph Kabila y la guardia del ex vicepresidente Jean-Pierre Bemba. "La situación está ahora un poco más calmada, pero todavía hay focos de resistencia en distintos puntos de la ciudad", reseñó.

La veintena de personas que trabaja en la embajada se encuentra ahora en una base logística en el barrio de La Gombe, adonde se les trasladó desde el cuartel de la ONU sobre las 04.00 horas de esta madrugada debido a la intensidad de los disparos, según relató el embajador. Fernández Palacios manifestó que sólo una mujer de las que trabajan en la embajada sufrió un corte en el pie causado por los cristales rotos que provocó el impacto del proyectil.

En su opinión, la oficina española no era el objetivo de quienes dispararon el obús. "Nos pilló en medio", apuntó.

La delegación española está situada en la cuarta planta de un edificio de siete plantas, en el que también se ubica un banco, oficinas de UNICEF y la representación diplomática de Grecia, que según Fernández Palacios, también sufrió daños materiales. En el momento del impacto, los trece hombres que integran el personal de la embajada estaban en la cuarta planta, mientras que las mujeres se encontraban en el sótano porque iban a ser evacuadas por la ONU.

Fernández Palacios, según su testimonio, estaba hablando en esos momentos con el Ministerio de Asuntos Exteriores y la fuerte explosión provocó que perdiera las gafas. Señaló que una vez que se recobre la normalidad, se procederá a limpiar la embajada y rehabilitarla, aunque subrayó la dificultad de reponer los materiales y cristales dañados.

"Ahora estamos muy cansados porque sólo hemos podido dormir una hora", declaró el embajador.

"Ha traicionado a la República y por ello será llevado ante la justicia juntamente con sus cómplices"

Por otro lado, el Gobierno congoleño ordenó este viernes el arresto del ex vicepresidente Jean-Pierre Bemba, acusado de traición y de ser responsable de los enfrentamientos que tenían lugar en esta capital por segundo día consecutivo, informó el ministro de Información.

"Según la Constitución, Bemba ha traicionado a la República y por ello será llevado ante la justicia juntamente con sus cómplices", comunicó el ministro, Toussaint Tshilombo, a través de la radio independiente Okapi. "Los servicios de seguridad y de la policía fueron instruidos para que Bemba sea sometido a la Corte Suprema de Justicia", agregó el ministro, quien advirtió a los milicianos leales a Bemba que si no se presentan ante las Fuerzas Armadas para ser reintegrados a las filas del Ejército regular se les acusará de motín.

La declaración se conoció en el segundo día de combates callejeros en Kinshasa entre partidarios del ex vicepresidente Bemba y soldados del Ejército, leales al presidente Joseph Kabila, que, según un saldo provisional, han causado la muerte de tres personas. Los choques son los más graves que se registran desde que el 6 de diciembre pasado asumió el poder Kabila, tras ser elegido en unos comicios en los que Bemba resultó derrotado.

Tshilombo dijo que deploraba "el comportamiento de la milicia del senador Jean-Pierre Bemba" y añadió que la población congoleña no puede "ser tomada como rehén por un solo individuo". Jean-Pierre Bemba, ex líder rebelde y actual senador, se refugió el jueves en la embajada sudafricana en Kinshasa porque "no se sentía seguro en su residencia", informó el funcionario diplomático sudafricano Kenneth Pedro.

En declaraciones a Radio Okapi, emisora local administrada por la misión de la ONU en la RDC (MONUC), Pedro aclaró que Bemba está allí sólo temporalmente y que no había hecho una petición de asilo.

Muertos y desplazados

En Pretoria, el viceministro de Asuntos Exteriores de Sudáfrica, Aziz Pahad, calificó como un "anuncio irresponsable" el hecho por Tshilombo para detener a Bemba por "alta traición". "No sé si el ministro de Información está reflejando el punto de vista de Congo", agregó Pahad. Cualquier acción que se pueda aplicar ahora, agregó, "puede ser mala para Congo y para todo África".

El Gobierno de Pretoria anunció también que ha decidido enviar a Kinshasa al ministro de Gobiernos Locales y Provinciales, Sydney Mufamadi, con el fin de negociar un alto el fuego entre las partes enfrentadas en la RDC. Bemba decidió refugiarse en la embajada sudafricana horas después de pedir a todas las partes que se mantenga la paz y la calma, a tono con un llamamiento anterior hecho por la MONUC.

La ONU mantiene en la RDC el mayor contingente del mundo, formado por unos 17.000 efectivos. Su función fundamental es garantizar el proceso político de transición abierto tras los acuerdos de paz firmados el 2003 y que pusieron fin a cuarenta años de guerras civiles, dictaduras y golpes de Estado.

Los combates entre los guardas privados de Jean-Pierre Bemba y las fuerza del ejército regular congoleño empezaron ayer cerca del cementerio de Gombe, zona donde se encuentra la residencia privada de Bemba. Allí se habían desplegado soldados regulares desde la mañana, y al mediodía comenzó el intercambio de tiros con armamento ligero y pesado.

Según fuentes hospitalarias citadas por Radio Okapi, se han registrado por lo menos tres muertos y muchos habitantes han huido hacia el centro de la ciudad buscando refugio. Varias personas quedaron bloqueadas en los edificios sin poder salir a causa del fuego cruzado.

Las tensiones empezaron después de un comunicado publicado el pasado 6 de marzo por las Fuerzas Armadas de la RDC en el que se pedía al ex vicepresidente Bemba que reintegrara al Ejército regular a los hombres de su guardia personal, integrada por centenares de efectivos. Pero los soldados fieles a Bemba se negaron a acatar las órdenes.

Según un acuerdo previo a las elecciones presidenciales el vencedor se comprometía a garantizar la seguridad del perdedor, pero los milicianos de Bemba consideran que su líder está en peligro y quieren matizar algunos términos del pacto. Bemba, líder del grupo rebelde Movimiento por la Liberación del Congo (MLC), pasó en 2003 a formar parte del gobierno de transición liderado por Joseph Kabila.

En las elecciones del año pasado, que culminaron con el proceso de transición, Bemba fue el máximo rival de Kabila, y cuando perdió en la votación sus partidarios se enfrentaron a tiros con los soldados leales a Kabila en protesta por lo que consideraron una votación fraudulenta.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha