eldiario.es

Menú

De la locomotora tinerfeña y otras historias

Carlos Alonso, Fernando Clavijo, Ana Oramas y José Manuel Bermúdez

Rajoy anunció, ante medio millar de empresarios catalanes, que durante la actual legislatura el Gobierno central invertirá 4.200 millones de euros en obras de infraestructura, sobre todo ferroviarias; las que serán, seguramente, un buen empujón al corredor mediterráneo, como llaman desde los años 90 del siglo pasado a la línea que correrá paralela a la costa oriental española. Un eje de 3.500 kilómetros, de Algeciras a Estocolmo, que conectará a 250 millones de ciudadanos, más de la mitad de los habitantes de la UE que representan el 66% del PIB europeo. Alicante, Valencia y Barcelona son tres hitos principales del recorrido antes de alcanzar la frontera francesa.

Imagino que a los lobbies residenciados en Madrid no les hará mucha gracia el tal corredor porque sus ramificaciones en red alterarán, sin duda, el mapa de los principales centros de actividad del país. Como cabe imaginar, algún sector catalanista habrá que atribuya al temor lobístico de perder comba que el Gobierno central, capital Madrid, no haya dudado en agravar la tirantez con la Generalitat. La cuestión catalana, pues, llegó ya al extremo de obligar a Rajoy a recurrir a la solución que encantaba a Jordi Pujol: poner dinero sobre la mesa, lo que sea menos dotar a los catalanes de un concierto como el de los vascos, pongo por caso, que llegó a ser una propuesta de la Generalitat rechazada con toda la energía del mundo. No sé si habrá relación de causa/efecto, pero lo cierto es que a Euskadi le van bien las cosas y no ha sufrido los tremendos casos de corrupción que tanto han proliferado sobre la piel de toro. Por eso, cuando Albert Rivera salió con aquello de eliminar los regímenes especiales, como el concierto vasco, le salieron en Euskadi voces con su puntito sarcástico invitándolo a intentarlo.

Debe haber comprendido Rajoy que le conviene aflojar, que ha llegado demasiado lejos. Recuérdese el proceso de judicialización iniciado por el PP en la oposición, el que continuaría ya en el Gobierno. En especial, la forma en que el Tribunal Constitucional echó para atrás en 2010, por cuenta del PP, el entonces nuevo Estatuto que había cumplido todos los requisitos legales exigidos. Aquel error disparó el separatismo pues a los convencidos de siempre se sumaron los decepcionados por la nula receptividad gubernamental a alternativas más sensatas que la ruptura pura y dura. Me llamó la atención encontrarme en Barcelona con amigos federalistas de toda la vida, incluso los que se hubieran conformado con una descentralización más amplia, ya decantados por la independencia “porque con esta gente no hay manera”. Y como nada le ha funcionado, Rajoy recurre ahora a la billetera; como en otros tiempos, cuando individuos como Soria aseguraban que el entonces presidente Zapatero quitaba dinero a las demás comunidades para dárselo a los catalanes. ¿Está dispuesto Rajoy a hacer lo mismo? Lo digo porque Canarias sería la primera comunidad que dejarían albeando, como se decía en lo antiguo.

Seguir leyendo »

Los 60 años de la UE

Bandera europea.

Interesa más el hecho de que han sido seis décadas en que Europa ha conocido la paz a pesar de la guerra fría. Lo que no es poco para un continente que antes de cumplir el siglo XX sus primeros cincuenta años conoció dos terribles guerras que acabaron por involucrar de hecho a todo el planeta. Ese horror llevó a la creación primero de la Confederación Europea del Carbón y el Acero (CECA) para controlar las materias primas entonces necesarias para la fabricación de armamento; y después el Mercado Común, la llamada “Europa de los Seis” (Francia, Italia, Países Bajos, Alemania, Bélgica y Luxemburgo) que tras sucesivas ampliaciones se convirtió en la de los 28, que serán 27 en cuanto se haga efectivo el Brexit.

La Comunidad Europea ha funcionado, sin duda, pero da la sensación de que al desaparecer sus fundadores y primeros impulsores pasó a convertirse en algo distinto. Aunque su existencia proporcionó bienestar a los países, no puede decirse que las preocupaciones sociales hayan prevalecido sobre los aspectos económicos la mentalidad neoliberal. No se ha logrado siquiera el grado necesario de entendimiento y comprensión entre los países del norte y del sur de tradiciones y costumbres tan distanciadas que no sorprende la que ha formado el ministro de Finanzas holandés y presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. Ya se le conocía por su apellido capaz de provocar esguinces en las lenguas de los locutores de RTV y se ha superado con su comentario acerca del vino y las mujeres en que los políticos europeos del Sur se estallan los dineros que les vienen del Norte. Es idea muy extendida en esos países de largos inviernos la de que trabajan y ahorran lo que sus vecinos meridionales derrochan de mala manera con su buena vida.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

 Son gentes, éstas del septentrión, que no conciben la existencia de déficits ni las deudas y simpatizan con la hormiga, no con la cigarra. Y como nadie se ha ocupado de que los europeos se conozcan mejor entre sí y comprendan unos las costumbres de los otros pasa lo que pasa. Al desconocimiento mutuo de esas diferencias se sumó, tras la caída del muro de Berlín y la disolución de la URSS, la serie de países de la órbita soviética incorporados a la UE aprisa y corriendo. Seguramente para reducir o eliminar, a ser posible, la influencia de la nueva Rusia en los países de la Europa oriental. Quizá se ha ido demasiado deprisa con las ampliaciones debido a esa necesidad política de contener a los rusos, combinada con una concepción demasiado economicista que poco repara en la gente.

Seguir leyendo »

Del Carnaval al Congreso y viceversa

Obispo Cases y Drag Sethlas

En el momento de escribir seguían los periodistas sin conseguir que algún miembro del Gobierno de Rajoy diera su opinión sobre la organización ultracatólica Hazte oir. Bueno, más que de la organización en sí, lo que pretendían averiguar los colegas era si estaba de acuerdo en que fuera considerada “de utilidad pública” con los correspondientes beneficios. La declaración la concedió el anterior ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, el de la “policía patriótica” de no menor utilidad, imagino. Hazte oir ganó ese privilegio por su apoyo electoral al PP que abarcó las campañas contra los matrimonios de personas del mismo sexo, el aborto, el aprendizaje en las escuelas del civismo democrático, que los integristas llaman “adoctrinamiento político”, la tolerancia respecto al prójimo y el sursum corda.

No perderé el tiempo ocupándome de la caridad cristiana de iniciativas como la de Hazte oir contra los transexuales que sorroballa a esos niños y niñas aprisionados en un cuerpo equivocado, que no corresponde a su sexo real. Son, de momento, sus últimas víctimas, contra las que dirigen la guagua para envilecer al país con el mensaje de la cruel intransigencia tradicional del integrismo católico con los que son diferentes. La que no ceja ni siquiera ante la actitud del Papa Francisco que viene a recordarles que los homosexuales, las parejas nada mixtas, las abortistas, los transexuales, etcétera, son también hijos del Dios. Hay ateos que lamentan no poder consolarse con la seguridad de que habrá un castigo divino en la otra vida para estos energúmenos que atropellan a los más débiles e indefensos. Los que no cuentan con un obispo que convoque una Eucaristía. Dicho sea sin perder de vista que no debería yo cargar tanto las tintas en el integrismo católico, que no tiene remedio, como en los gobiernos que lo amparan y financian las actividades de estas organizaciones desalmadas, sin alma valga la redundancia. Nada les dicen actitudes como la del Papa Francisco que ahí más allá recibió en audiencia al primer transexual acompañado por su pareja. Líbreme Dios, nunca mejor dicho, de interpretar las intenciones últimas del Pontífice, pero no creo excederme si considero que, como mínimo, dio a entender que se puede ser conservador sin pecar de bruto.

Podemos y PSOE piden al Gobierno que retire la utilidad pública a HazteOir

Ignacio Arsuaga, presidente de la organización HazteOir EFE

Seguir leyendo »

Antona al alza y Clavijo en su laberinto (privado)

Asier Antona y Fernando Clavijo.

Con Paulino Rivero en vida ya se hablaba de Fernando Clavijo como el favorito de esa ATI que ya no existe, qué va, para sustituirlo al frente de Coalición Canaria (CC) y del Gobierno. Paulino no pertenece al Gotha tinerfeñista y encima trató de resucitar el partido en Gran Canaria, la isla odiada, contraviniendo el eslógan de “al canarión, ni agua”; o el otro, “con el canarión, ni a misa”.

Recordaré en este punto las reflexiones de Elizabeth Costello, la novelista imaginada por J.M. Coetzee, acerca de cómo ideas sobrevenidas y escritas cuando Franco era cabo (dicho sea en nuestro espacio temporal) adquieren, a fuerza de repetirlas, un aire gastado y poco convincente. Los hechos en que se fundamentan esas ideas pueden ser ciertos o no, asegura Coetzee/Costello antes de añadir que creer algo, al margen de que sea o no cierto, es una fuente de energía: “como una batería que uno acopla a una idea para hacerla funcionar”, afirma.

Seguro que ni Coetzee ni su imaginaria Costello saben que realmente describían el mecanismo de autoalimentación del espíritu ático antigrancanario pues no conocen semejante patología. Sin embargo, no hay duda de que el convencimiento de la perversidad del canarión, de su maldad congénita, le carga las pilas. Trumpismo antes de Trump con su buena dosis de posverdad es lo que hay.

Seguir leyendo »

No tan iguales ante la Justicia

Iñaki Urdangarín y Cristina de Borbón. (EFE).

Iñaki Urdangarin visitó el jueves pasado la Audiencia de Palma de Mallorca para confirmar que la Justicia es más igual para unos que para otros. Entró, oyó lo que tenían que decirle, al rato salió, montó en un coche negro y tiró para el aeropuerto de vuelta a Ginebra; a disfrutar de su libertad condicional a la espera de la definitiva y sin otra obligación que presentarse una vez al mes y firmar que sigue ahí a la espera de que el Tribunal Supremo falle el recurso que cerrará el caso. Y no menos bien parado salió Diego Torres, su ex socio, aunque, eso sí, quedó claro que todavía hay clases: mientras Urdangarin puede seguir residiendo en Ginebra y viajar fuera de Europa, Torres no podrá salir de España.

El juez Castro, que durante cinco años instruyó la causa de Nóos y sentó en el banquillo a la infanta Cristina, se negó a opinar sobre el fallo de hecho público el jueves… aunque, significativamente, ante la insistencia de los periodistas, acabara por reafirmarse en las conclusiones que sentó en su instrucción, las que no compartieron las tres magistradas juzgadoras con las que, resulta evidente, no está Castro muy de acuerdo. Por más que el ministro de Justicia, Rafael Catalá, les dedicara calurosos elogios por la profesionalidad de los criterios aplicados y su independencia; dos virtudes, la profesionalidad y la independencia, que han de suponérseles a los jueces, bonito fuera, como el valor al soldado. Dado que se pondera y elogia lo infrecuente, debo colegir y colijo que Catalá debe considerar normal que los jueces actúen de manera distinta. Para más INRI, proclamó su confianza en que decidirían también con eso, con profesionalidad e independencia, las que pasan por dejar en libertad a Urdangarin, lo que aconsejan determinadas razones de Estado. Porque, ya saben, la gente ruin no tardaría en maliciar que las órdenes del Gobierno para que lo dejen libre buscaban evitar el espectáculo de la infanta llevándole la fiambrera con la comida los días de visita, que el rancho carcelario deja mucho que desear. Todo un alegantín el muy ministro.

Por otro lado, hay jueces y fiscales independientes que no suelen ser de a los que mejor les va en sus carreras. La independencia se paga cara en España, es fama. Hace unos días, José Mazas, nuevo fiscal general procedió a cambios en las fiscalías que afectaron de forma especial a fiscales destacados por su contumaz persecución de la corrupción que figura entre las principales industrias españolas. Uno de esos fiscales, Manuel López Bernal, ha sido relevado en Murcia justo cuando el caso abierto del Auditorio de Puerto Lumbreras alcanzaba su momento álgido. Fue el fiscal que puso en la lista de investigados al antiguo alcalde de la localidad, Pedro Antonio Sánchez, hoy presidente de la Comunidad murciana para quien Ciudadanos exige su dimisión en cumplimiento con los términos del pacto anticorrupción que el partido de Rivera, oficiando de primavera total, suscribió con el PP. Los populares se niegan a cumplir semejante compromiso suscrito en su momento para salir del paso. Ojos que te vieron dir por esos mares adentro, que dicen los clásicos.

Seguir leyendo »

Los pecados mortales de Clavijo

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo.

Desde muy niño, con apenas uso de razón, escuché a mi abuelo afirmar que los canarios todos estábamos en pecado mortal. Cosa muy seria en aquellos tiempos aunque, la verdad, no acababa yo de saber a qué pecado se refería. Empecé a cogerle el sentido a la cosa ya montado en mis quince añitos o por ahí cuando cerraron el canal de Suez, lo que obligó a los barcos que iban del Índico a Europa a coger por el sur africano y en gran parte recabar en las islas. Recuerdo los comentarios acerca de lo bien que le iban los negocios a las empresas portuarias que no daban avío con los barcos entrantes y salientes. Pero no acabé yo de entender el asunto en profundidad hasta el golpe de Estado de 1967 en Grecia con el establecimiento de la dictadura de los coroneles. El boicot internacional al régimen militar desvió hacia Canarias a miles de turistas de modo que la desgracia de los griegos benefició a las islas. Era evidente a que se refería mi abuelo pero aunque lo comprendiera no acababa de ver el tamaño del pecado mortal isleño hasta cierto día, de 1967 o 1968, quizá 1969 en que me dejé caer por El Guanche, en el Parque de Santa Catalina. Solía ir por allí, sobre todo durante la zafra tomatera, porque a la hora del aperitivo se reunían allí cosecheros-exportadores y siempre se te pegaba algo que llevarte a la Redacción.

Turistas en la playa de Sotavento, en Fuerteventura (AYUNTAMIENTO DE PÁJARA)

Fernando Clavijo cree que Canarias puede sacar tajada turística de las políticas de Trump.

Aquel día estaban las mesas muy concurridas y no se oía sino el estampido de las botellas de la Viuda (la de Clicquot, no la del Gaitero) y de Moët & Chandon a discreción. La razón, unas tremendas heladas en la Península habían arruinado las cosechas y se quedaba el tomate canario con prácticamente todo el mercado. Pensé que estaba feo eso de celebrar con tanto estruendo la desgracia ajena y hubo quien adivinó lo que me pasaba por la cabeza, la necesidad de que alguien me diera un pretexto para sumergirme en la fiesta, que hacía buen sol y apetecía un poco de champán fresquito.

Seguir leyendo »

Moncloa dio la nota: Rajoy se ofreció a Trump

Donald Trump y Mariano Rajoy. (Canarias Ahora)

La Moncloa dio la nota. La nota informativa de la conversación telefónica de Trump y Rajoy en la que el presidente español se ofreció al americano como servil interlocutor en Europa, América Latina, Oriente Medio y el norte de África. Según Moncloa, la llamada duró 15 de los 20 minutos acordados, pero, contra lo previsto en la ley de transparencia, no dice la nota quien pagó la conferencia, si se le aplicó tarifa plana o la mexicana, esa de tú llamas y paga el otro de rigurosa hechura trumpiana. Lo que me recuerda el muro, que no se menciona, como tampoco hay alusión alguna a la eliminación de la página web en español de la Casa Blanca. Lo que no ha sido óbice, más bien ápice, para que Rajoy corriera a ofrecerse al presidente americano de chica para todo lo que guste mandar el señorito, que diría el personaje de la actriz Gracita Morales.

Sorprende, ya ven, que Rajoy no aprovechara la ocasión para tratar de abrir un nuevo capítulo exportador de concertinas, pues no tardarán en agotarse los mercados de Ceuta y Melilla y no bastarán las reposiciones para mantener la industria. Ya no le queda a España más imperio que proteger de intrusiones no deseadas. Lo que nos lleva al segundo asunto, el de la eliminación de la web en español, que, valgan verdades, resulta menos sorprendente pues la Cultura no figura entre las prioridades del PP, que la hostiliza. Como ha dicho Jorge M. Reverte, autor de Demasiado para Gálvez y El último café, España sigue sin asumir su enorme deuda de decencia con América Latina y de forma particular, a mi entender, con México al que debemos que se haya conservado buena parte de la cultura perseguida por el fascismo español.

La política del PP, de los gobiernos de Aznar y de Rajoy con América Latina ha rebajado el aprecio de los latinoamericanos por España. Siempre advertí cierto retintín coñón en aquello de la “Madre Patria” y cuando comencé a tener contactos allá pude apreciar la carga irónica de semejante título ya desaparecido porque la ironía implica cierto aprecio sustituido, hoy día, por un cabreo generalizado ante la actitud de los gobiernos españoles en situaciones como las de Venezuela y Cuba de los últimos años; casualmente los dos países americanos más relacionados con Canarias.

Seguir leyendo »

Morales y el 'culebrón' del Cabildo grancanario

Antonio Morales habla con Juan Manuel Brito en un pleno del Cabildo

Dice Antonio Morales, presidente del Cabildo grancanario, que lo de Juan Manuel Brito y Podemos va de culebrón. Nadie puede saberlo mejor pues a él corresponde impedirlo en beneficio no de su partido, de Brito o de Podemos, sino de la gobernación de la isla: por mucho que diga Morales que el conflicto no la afectará, estas situaciones siempre tienen consecuencias. Entre otras, que el ciudadanaje se harte.

Como saben, el conflicto arranca de la expulsión de Podemos de Juan Manuel Brito, que fuera su cabeza de lista electoral y de que desde el primer momento practicó aquello tan isleño de si te vi, no me acuerdo. Hizo buenas migas con Morales y procedió a simplificar la doble militancia que permitía Podemos dedicando sus mejores esfuerzos a introducir en Gran Canaria a Sí Se Puede, vía Tenerife negándose a informar de sus actividades políticas al partido que lo promovió. Desconozco los detalles de su actuación que apunta, objetivamente, a la lógica de que vio más fácil convertirse en el número uno de Sí Se Puede en Gran Canaria que afanarse por situarse en Podemos donde los cargos orgánicos estaban ya ocupados. Nada en principio censurable, dada la aceptación por el partido de la doble militancia, si no fuera por su manifiesta deslealtad a Podemos que lo respaldó y pidió el voto para él. Asimismo, se habla de determinadas interferencias de Podemos-Madrid a favor de Sí Se Puede lo que, posiblemente, hizo pensar a Brito que todo el monte es orégano y la tenía ganada. La fe provinciana y subdesarrolladota en el centralismo.

Desde los primeros momentos se advirtió el juego de Brito que no informaba al partido de su actuación en el Cabildo al verse vicepresidiendo. Y la dirección de Podemos haciendo el canelo tolerando la situación el tiempo suficiente para que se consolidara la línea de Brito. Había, incluso, quienes daban por descontado que en unas próximas elecciones estaría en otras listas, la de Sí Se Puede, por ejemplo, o la de Nueva Canarias (NC). Estas especulaciones son, a mi entender, un tanto prematuras aunque no improbables. Lo que interesa en este momento es que Podemos no actuó cuando debió hacerlo; que tiene su parte de responsabilidad en el culebrón que anuncia Morales y que no ha sido capaz de plantarle cara a las interferencias de Madrid, que en esto poco ha aportado la “nueva política”.

Seguir leyendo »

De "América para los americanos" (del norte) a "América, lo primero"

El presidente de EEUU Donald Trump

Suelen los políticos exigir a sus contrincantes que pidan perdón por esto, por lo otro y lo de más allá. Y como algunos acceden pensando que basta para quedar como un San Luis, debo recordar las imprescindibles exigencias, digamos litúrgicas, del dolor de corazón y el propósito de la enmienda que han de acompañar al reconocimiento de culpa para que el perdón se produzca realmente. Son demasiadas las tribulaciones del personal de a pie para encima obligarlo a discernir si se cumplen o no las condiciones del perdón. En realidad, nunca creí que Dios hubiera delegado la distribución de absoluciones al cura, con aliento a café de refectorio madrugador, surgido de la penumbra del confesionario con la rutinaria pregunta de cuántas veces, hijo mío, a la que contestabas bastantes, padre, pues no ibas a estarlas contando. Eran tiempos peligrosos pues si no eran suficientes el Mundo, el Demonio y la Carne como enemigos del alma, había que pechar con comunistas, masones y demás ralea juramentados, como sabía todo el mundo, para calzar por el Centinela de Occidente, vencedor de cien batallas en defensa del esforzado fortín español que de sucumbir allanaría el camino al Imperio del Mal, contra el que tan explícita fue la Señora de Fátima y no sé si la de Lourdes aparecida en la impía Francia.

Muerto Franco, si realmente murió, que los autores no van muy de acuerdo, volvieron los partidos y las urnas y sin todavía recuperarnos de la impresión se nos vino encima el muro de Berlín que enterró en la escombrera a la URSS. Apenas dio tiempo de arrumbar los rosarios en familia del padre Peyton, parte de la “ayuda americana”. Y cuando nos creíamos a salvo de todo aquello, se nos viene encima la extrema izquierda fanatizada y los antisistemas radicales en un tótum revolútum con toda clase de ecologistas, feministas, gays, drogotas, seguidores del Real Madrid y no pocos culés.

Ya estábamos a punto de asimilar todo eso cuando irrumpió Donald Trump y su “América, lo primero”. El cuerpo le pedía al ya presidente recuperar la doctrina elaborada por John Quincy Adams, el sexto presidente USA, aunque fuera su inmediato antecesor, James Monroe, quien le dio su apellido y la sintetizó con el eslogan “América para los americanos”; para los americanos del norte, claro. Pero debieron los intelectuales de cámara que le rodean hacerle ver que podían cogerlo por la palabra los descendientes de Toro Sentado, Gerónimo o Nube Roja, si quedó alguno, y reivindicarse como los verdaderos y genuinos americanos. Debió ser por eso que se centró en los musulmanes terroristas por Alá y en los cuarenta y pico millones de hispanos, mujeres y niños incluidos, que viven en los USA.

Seguir leyendo »

La historia no es interminable: se repite

Fernando Clavijo en el Parlamento de Canarias

Tengo la impresión de que a Asier Antona le vino bien la crisis de Gobierno. Aunque sigo sin saber a qué atenerme con el presidente pepero. No sabría decir si está bien situado por méritos propios, eso que se dice de administrar los tiempos y elegir el momento de meterle al otro el dedo en el ojo; o si es que a sus rivales no hay por donde cogerlos y ya sabemos cuanto destacan los tuertos en el país de los ciegos.

Pasó Antona, en unas semanas, de una prudente ambigüedad a meterle prisa a las otras fuerzas interesadas para tener dispuesta la moción de censura a Clavijo antes de febrero. Está, pues, decidido a participar con las demás formaciones (menos Podemos, imagino) en la defenestración de Clavijo, si bien exige que faro y guía de la operación sea el programa del PP. Necesita reforzarse porque, dicen, podría disputarle la presidencia del partido Cristina Tavío, que cuenta con la ventaja inicial de ser de Tenerife, hecho determinante para la pertinaz derecha tinerfeña que ha logrado, por fin, llevarse la gaviota pepera a la costa de Añaza. Cosa que, contra lo que puede parecer, no daña la biodiversidad.

Como uno ya está en edades cuasi provectas para andar con boberías de programas, abordaré el asunto por lo que va de ayer a hoy. Porque ayer se veía mal un arreglo PP-PSOE frente al redentorismo nacionalero de Coalición Canaria (CC). Los dos partidos lo evitaron no fuera a caerles el dichete de “fuerzas godas” aliadas para aplastar a la única formación que proclamaba su “exclusiva obediencia canaria” y dos piedras. Sin embargo hoy, habrán visto, están socialistas y peperos dispuestos a comer huevos fritos en el mismo plato. Y con los nacionalistas de Nueva Canarias (NC) en la rueda de presentes, le será difícil a la desacreditada CC calificar de anti algo esa censura, si se produce: nadie ignora que CC es el instrumento de que se ha valido la Agrupación Tinerfeña de Independientes (ATI) para hacerse con la hegemonía política y mantenerse en la presidencia del Gobierno canario durante casi un cuarto de siglo, gracias a una ley electoral de apaga la luz y vámonos. CC es, ahora mismo, la tercera fuerza en número de votos. Tan chocante resulta que felicitaron a Fernando Clavijo en la conferencia de presidentes autonómicos del otro día, en Madrid, por mantenerse en la presidencia. Me excuso de no volver a explicar semejante anomalía, juego de las dos sillas incluido.

Seguir leyendo »