eldiario.es

Menú

Rivero quiere cambiar la Constitución y adaptarla a la realidad

EL PARLAMENTO CELEBRA EL XXX ANIVERSARIO

- PUBLICIDAD -

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, abogó este viernes por cambiar la Constitución para adaptarla a la realidad del siglo XXI, y con la misma lealtad, voluntad de consenso, talante y espíritu constructivo con el que se aprobó en 1978.

De este modo se pronunció Paulino Rivero durante el discurso que pronunció en el Parlamento de Canarias con motivo del treinta aniversario de la Constitución, y durante el cual dijo que si la dictadura fue un sistema atrapado en su presente la democracia es, y debe ser, una suma de argumentos para abrir camino hacia el futuro.

A juicio de Paulino Rivero, ha llegado el momento de seguir avanzando "sin miedo, con lealtad constitucional, modificando la Constitución desde la Constitución, porque, si algo no tiene cabida ya en España es la imposición".

El presidente canario opinó que, igual que el camino de la ruptura y el miedo no es válido tampoco debe serlo el de la cerrazón, el inmovilismo o la interpretación estrecha de la norma fundamental.

La Constitución de 1978 permitió a los pueblos de España un desarrollo económico y social sin precedentes porque consolidó un estado de derecho y libertades que propició a su vez un periodo de paz y estabilidad también sin precedentes, dijo Rivero.

Pero, añadió, se acerca el momento de ir más allá, de acometer las reformas que permitan finalizar la construcción del estado de las autonomías.

Paulino Rivero indicó que hay que resolver la tensión centro-periferia y los conflictos territoriales dando cabida a todos desde la justicia social, el equilibrio interterritorial y la solidaridad de los pueblos que componen España.

El modelo de resulte de la nueva transición democrática, agregó Paulino Rivero, debe resolver, entre otros, el problema de la integración de los hechos diferenciales, avanzando aún más en la descentralización.

Según Paulino Rivero, el modelo que resulte debe ser asimétrico, y donde la lejanía y la insularidad de Canarias se recojan como el hecho diferencial natural que determina la relación con el Estado.

En palabras del presidente canario, es hora de elevar los techos de autogobierno para que se puedan asumir nuevas responsabilidades.

Paulino Rivero indicó que no se puede permitir que haya una España de dos velocidades, ni que haya ciudadanos de primera o de segunda en función del territorio al que pertenezcan.

Rivero señaló que fue el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, quien dijo que la transición es "indisociable de la idea de consenso, una disposición al compromiso, al pacto que nos acerca al otro, a las razones y expectativas del otro".

Pues bien, prosiguió Rivero, las razones de Canarias se llaman lejanía, insularidad y atlanticidad, tres condiciones que no reúne ninguna otra autonomía.

Y esas razones, añadió Paulino Rivero, que condicionan, definen y delimitan el territorio canario, no fueron recogidas "suficientemente" ni en la Constitución de 1978 ni en el Estatuto de Autonomía de 1982.

Rivero se mostró partidario de profundizar en la relación bilateral con el Gobierno central y comentó que Europea se ha adelantado al Estado español al consagrar en los tratados de Amsterdam y Lisboa la ultraperificidad de Canarias como un concepto político que obliga a modular acciones específicas que la compensen.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha