eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Montero Glez

Montero Glez (Madrid 1965). Es autor de las novelas: Sed de Champán (1999) Cuando la noche obliga (2003) y Manteca Colorá (2005) así como de un volumen de cuentos titulado Besos de fogueo (2007). Colaborador en distintos medios y bajo diferentes seudónimos, ha reunido sus artículos de opinión en Diario de un hincha, el fútbol es así (2006) y El verano: lo crudo y lo podrido (2008). Su novela Pólvora Negra fue galardonada con el premio Azorín de novela 2008. En el 2009 publica A ras de «yerba», apuntes futboleros. En noviembre de 2010 publica Pistola y cuchillo.

En 2012 publica Huella jonda del héroe, libro de viajes que obtiene el Premio Llanes, y una recopilación de cuentos bajo el título Polvo en los labios. En 2013 publica su recopilación de piezas dedicadas al fútbol bajo el título El gol más lindo del mundo y otras piezas futboleras. En 2014 gana el Premio Logroño de novela con Talco y bronce. También publica ese mismo año la primera parte de sus diarios bajo el título: El almanaque incendiario. En el año 2016 obtiene el Premio Ateneo de Sevilla por su novela El carmín y la sangre.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 2270

Eutanasia

Con la Guerra Civil, la religión católica consiguió en España su golpe maestro. Tras bendecir la cruzada contra el ateísmo, el catolicismo se instauró de manera oficial en todos los rincones de nuestro doliente país.

Hasta ese momento, la carta magna de la Segunda República declaraba el carácter laico del estado. Resulta curioso que, por primera vez, con motivo de la Guerra Civil y después de siglos de enfrentamiento, moros y cristianos se aliasen para luchar contra el ateísmo. Los moros que ayudaron a Franco a ganar la guerra olvidaron, de golpe y porrazo, batallas recientes en zona rifeña para unirse a las sotanas y a sus miserias. Desde aquel momento, hasta el día de hoy, la religión católica ha venido a condicionar nuestros actos, convirtiendo la libertad en pecado. Sí.

Seguir leyendo »

Huérfilos

Hace poco, la plataforma Netflix sacó una película de los Mötley Crüe, banda californiana de heavy fundada a principios de los años 80. Aunque fue una época de exceso hortera, los Mötley Crüe no acabaron enredados con los cables de los sintetizadores. Tampoco con baterías electrónicas ni memeces por el estilo. 

Al contrario que otros grupos del mismo palo, Mötley Crüe hacían música con una dureza que te rompía el martillo. Pero a lo que vamos, que dicha peli lleva por título "The dirt" y está basada en la vida real de sus miembros, desde que se conocen hasta que se separan. En resumidas cuentas, otro biopic más, palabreja guiri que viene a definir un género de cine.

Seguir leyendo »

El club de los 7

Hace unos días, los mandas se reunieron en Biarritz para tratar el tema del reparto del mundo. El acuerdo fue el de siempre, es decir, que los pobres de los países ricos continúen pagando a los ricos de los países pobres, siendo los pobres de los países pobres los que terminen cuadrando la caja a favor de los ricos de los países ricos. Nada nuevo. Como la economía de la globalización, a tiempo real, requiere velocidad, los mandas decidieron empezar pronto; madrugar con prisas.

Desde muy temprano, y desde la superficie, los del Canal Único de Información emitieron noticias al respecto. Se habló de cosmética y de los trapitos de ellas, sí, de cómo iban vestidas. Las gachís de los mandas sirvieron de atrezzo. Como era de esperar, desde el Canal Único de Información se habló poco del reparto del mundo. Lo paradójico es que la quedada nos la vendieron como una reunión para impulsar la igualdad de género.

Seguir leyendo »

Gladiadores y pájaros negros

Por decirlo de buena manera, el mundo antiguo -el del Régimen del 78-  se podría quedar vacío si a Pedro Sánchez le saliera del carné. Es decir, cuando decida dar la espalda al Ibex y, con ello, tienda la mano al proyecto social ofrecido por Unidas Podemos, la última intentona de llegar a un acuerdo para formar gobierno de coalición. 

Porque al igual que los hijos del franquismo se refugiaron en los partidos políticos recién fundados con la llegada de la democracia, el Ibex vino a suplementar el sueldo de tales "hijos de", una vez que la "carrera política" se terminase. De la misma manera que todos los caminos conducían a Roma, todas las puertas giratorias conducen al Ibex, un conglomerado de empresas que cotizan en bolsa, sobrealimentándose unas a otras y dando lugar a una mafia consentida, extensión de un régimen que sigue estando ahí.

Seguir leyendo »

30 monedas de plata

Cuando la política es mercancía, la expresión discursiva de los que ambicionan el poder se mueve hacia el centro. Es lo más eficaz para conseguir votos que luego se canjearán por dinero en el mercado de la democracia. Sí.

Un claro ejemplo de mudanza hacia el centro la tenemos en Íñigo Errejón, quien lleva tiempo haciendo méritos para acabar de secretario general del PSOE, por no poner otro cargo más a la derecha. Bien mirado, nunca mereció otro destino.

Seguir leyendo »

Pedro Sánchez en el diván

No sé dónde dejó dicho Sigmund Freud que los errores nunca son accidentales, sino que son resultado de deseos y conflictos reprimidos. Si atendemos a los errores cometidos por Pedro Sánchez, hay uno en el que ha incurrido en los últimos días  y que bien puede servir de base para un estudio psiquiátrico. Me refiero a la valoración de su investidura a partir de la oferta de abstención a la derecha.

Tal y como apuntó Ignacio Escolar en su análisis político, "Pedro Sánchez, con esa mano tendida a la abstención de Rivera y de Casado, subraya algo: que la oferta de coalición a Podemos ocurre porque PP y Ciudadanos no le han permitido otra alternativa".

Seguir leyendo »

Muerto viviente

Con la llegada de la democracia a España, los herederos del franquismo se refugiaron en los partidos políticos. De esta manera, siguieron practicando injusticias que el silencio constitucional presentó como justas. Uno de tantos abusos ha sido -y es- la financiación ilegal de dichos partidos. La última noticia al respecto señala al Partido Popular, una organización política cuya lista de imputados es más larga que la cola del paro.

De tal manera, los papeles dicen que Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes han sido citadas ante el juez por la presunta financiación irregular del PP regional. No sorprende tal noticia, lo que sorprende es que el Partido Popular siga seduciendo a sus votantes con un discurso donde nunca falta la palabra transparencia. De la misma manera que no deja de sorprender que Pedro Sánchez considere la abstención del PP para ser reelegido en una próxima sesión de investidura. Los argumentos que expone el Partido Socialista son tan anémicos al respecto, que se caen por su propia debilidad. Veamos.

Seguir leyendo »

El intenso aroma de la telebasura

Tras el espectáculo que ha venido dando Pedro Sánchez durante los últimos días y que alcanzó su punto culminante en la sesión de investidura, la opinión pública, manejada por sus líderes a sueldo, ha sido unánime: la culpa de que no tengamos gobierno es tanto de él, de Sánchez, como de Iglesias. De tal manera, la culpa queda repartida entre ambos y adiós muy buenas que vamos a la playa, calienta el sol. Chi ri bi ri bi po po pom pom.

Las personas que no nos fiamos de los líderes de opinión, y que mantenemos distancia crítica, hemos comprobado el desprecio socialero de Pedro Sánchez, no sólo hacia la figura de Pablo Iglesias, sino a sus propuestas de políticas sociales. Por decirlo de manera que todo el mundo lo entienda, el único gobierno de coalición que estaría dispuesto a formar Pedro Sánchez es el que se puede formar con él mismo, eso sí, siguiendo las pautas de mercadotecnia marcadas por Iván Redondo. Como única concesión a los miembros de Podemos, el bochornoso Sánchez ha tenido la desvergüenza de ofrecer el ministerio de la última rebanada de pan Bimbo multiplicada por cuatro. Ya puestos, mi admirado Gabriel Rufián se cagó en el piano de su propio discurso cuando utilizó el argumento del numérico ministerial para reprochar a Pablo Iglesias su postura.

Seguir leyendo »

La última moneda

Llegué a tiempo para dejar la moneda bajo su lengua. De esta forma, el último viaje de mi padre quedaba pagado y el barquero de Hades le transportaría hasta otro reino. Ocurrió hace pocos días.

Pero no he venido aquí a compartir mi dolor. No es mi estilo. Tan sólo he venido a decir que, cuando el barquero Caronte se puso a remar, me vinieron los asaltos del recuerdo. De todos ellos, hay dos que me gustaría hacer públicos, pues, ambos tienen que ver con la materia que subyace en todo lo que escribo.

Seguir leyendo »

La Semillera

Aunque nos quieran hacer creer lo contrario, el capitalismo es un sistema enemigo del pequeño comercio. La relación compra-venta, en su distancia más corta, resulta absorbida por la expansión de un comercio global que se establece de manera uniforme en puntos de venta denominados franquicias. De esta manera, a la vez que dinamiza el ciclo de distribución de productos multinacionales, asfixia el esfuerzo del pequeño negocio familiar. Esa es la tendencia. 

Sin irnos más lejos, sirva como ejemplo la franquicia del Starbucks establecida en Madrid en la calle Virgen de los Peligros, esquina Alcalá, donde en los tiempos de Valle-Inclán se levantaba el famoso café Fornos, establecimiento típico de la capital que albergaba a toda la bohemia de la época. En el mismo sitio donde el poeta Pedro Luis de Gálvez paseaba el cadáver de su hijo recién nacido dentro de una caja de zapatos, hoy quedan los adolescentes a tomar muffins de vainilla industrial y café en vasos de cartón con pajita. Lo hacen mientras se empantallan y atontan con sus teléfonos móviles. El capitalismo, en su afán destructivo,  tampoco deja intacta la función vital que cumple la memoria. 

Seguir leyendo »