eldiario.es

Menú

El jurado repite su veredicto de 2008 y Triqui-Traques revalida como mejor murga en 2009

HUMOR Y CRÍTICA EN LA FINAL DEL CONCURSO DE MURGAS DE SANTA CRUZ DE TENERIFE

- PUBLICIDAD -

Triqui-Traques revalidó su título como mejor murga del Carnaval en 2009 con un veredicto que coincidió con el del pasado año. Así en segundo lugar quedaron Los Diablos Locos y en el tercer lugar los Bambones que también repitieron por tercer año consecutivo como premio del Público.

Tras cinco horas de actuación en una noche que comenzó bajo el signo de un viernes 13 y concluyó en el día de Los Enamorados, las murgas conocieron la decisión del jurado que valoró el ingenio de una actuación marcada por el humor y con no excesiva crítica, dedicando un tema, a una divertida historia de masoquistas. El tono común, aunque distinto, de crítica y humor que pusieron sobre el escenario Los Diablos Locos y Bambones les dejaron detrás.

El alcalde de la ciudad, Miguel Zerolo, no estuvo en la entrega de premios que presidió el teniente de alcalde, el popular Ángel Llanos. Al final, ocho murgas llegaron a la final que se celebró desde las 21.00 horas en el Recinto Ferial de Santa Cruz de Tenerife. Todas con el propósito de ganar, aunque unas tuvieron más fortuna que otras. La afición que se ha pasado semanas criticando la falta de entradas y las colas decidió retirarse tras la actuación de Los Bambones que salió en el séptimo lugar, dejando en manos de los seguidores y amigos, a las Triquikonas que este año se coló por primera vez en la final.

Pero la noche la abrió, como es tradicional, la Afilarmónica Nifú-Nifá que con sus canciones y su cubanito, soy señores se convirtió en la antesala de una final que tuvo momentos de crítica para el Organismo Autónomo de Fiestas, el caso Las Teresitas, el debate abierto durante el año sobre si las murgas deben cantar sólo humor o ser críticos o la creación de la policía autonómica, sin dejar atrás asuntos serios como la muerte de dos jóvenes en una noche de fiesta en las islas de Tenerife y Gran Canaria, así como la crisis y el paro.

La fase final de las murgas la inauguró la murga Ni Pico- Ni Corto. Su introducción al primer tema se hizo larga. El objetivo era hilvanar el tema del Carnaval dedicado al Cine de Terror con las críticas al concejal de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Ángel Llanos, que no pareció despertar el entusiasmo del público que sí se entregó al segundo tema, centrado en la figura del ama de casa. Las connotaciones sexuales de una reunión del tappersex despertaron las risas en un recinto repleto que esperaba ansioso que sonara el pasacalles de esta formación nacida en el barrio de El Toscal, el conocido Chicharrero de Corazón.

Un batiburrillo de humor y crítica

A su salida entraron Diablos Locos que no dejaron a nadie indiferente. Los que se quedaron a las puertas de ganar el concurso el pasado 2008 quedando en el segundo lugar, levantaron al público con una introducción dedicada a quienes habían esperado durante días a las puertas del ahora conocido como Palacio de Congresos -"¡Cojones los tuyos, dos días en cola para oírnos cantar!"- para luego arrastrarles en su pasacalle, haciendo vibrar el suelo. Su primer tema jugó con un teléfono que modificaba los mensajes haciendo duras críticas contra el alcalde de la ciudad, Miguel Zerolo, o la concejal de Fiestas, Maribel Oñate.

Su segunda canción jugó con el debate sobre el tipo de canciones que deben ejecutar las murgas. Los trónicos se dividieron entre los que hablan críticamente de lo que sucede -repasaron el gasto del Teatro Espacio de las Artes o los derribos de Cho Vito o la falta de presupuesto para las casas de Cuesta Piedra- frente a otros que llegaron hasta desnudarse levantando la sonrisa del público diciendo que cada una de las piezas que se quitaban era para buscar la rima.

La actuación de los de Maxi Carvajal, fue seguida por las Clónicas que se colaron por segunda vez en su historia en la final de murgas. Su presencia en el escenario motivó que parte del público aprovechara para hacer un descanso. Las chicas se mostraron serias y repasaron amargas la actualidad. Uno de sus momentos estuvieron dedicados a los maltratos --"¡Cuántos gritos vienen antes del primer tortazo!"-.

La salida de las mujeres dio paso a Los Mamelucos que no lograron cantar su despedida en una actuación que motivó el movimiento del público ante la presencia del cantante Pepe Benavente sobre el escenario. El momento más crítico fue dirigido a Zerolo a quien le reprocharon que en Santa Cruz "vive gente sin hogar pero a Zerolo le da igual".

Los Triqui-Traques se trajeron consigo a su afición que les vitoreó en todo momento y los acompañó de principio a fin. Levantaron al público y dejaron una sonrisa en los labios de todo. Si en su primer tema utilizaron un muñeco vudú para hacer su crítica, incluyendo a los canariones, o que ahora la calle de La Noria se haya convertido en un punto de ocio y temen que "el objetivo" sea echar a las murgas de sus locales. Sin embargo, el segundo provocó la hilaridad en el público que se encontró con una murga vestida de masoquistas y que reivindicaba el dolor como una forma de vida. Los látigos alzados junto con unos ejemplos curiosos "para meter la batata, un masoquista dice clávame el tacón sin autorización" levantaron a los más de siete mil espectadores que había en el recinto.

Los Chinchosos utilizaron a la Guachichancha [Policía Autonómica Canaria] para criticar a Zerolo, los guarda espaldas de Llanos y el coste, así como un nuevo repaso al director de la gala del Carnaval de hace dos años , Rafael Amargo. Sin embargo, en su segundo tema, se pusieron serios y lamentaron los fallecimientos del joven de San Andrés fallecido durante una verbena, así como el muchacho fallecido en Las Palmas de Gran Canaria que salió una noche "a bailar". La paleta de colores que utilizaron como argumento mostró su solidaridad y esperanza con las familias de los niños desaparecidos en Gran Canaria Sara y Yeremy Vargas. Una petición a la unidad y en defensa de los colores azul y blanco de Tenerife cerraron la actuación en la que no faltaron los globos y una imagen del Teide fueron el colofón de los de José Francisco Cortés que no lograron despedirse.

Las dejaron casi solas

Los Bambones volvieron a levantar al público. La voces, el color de su vestuario y su crítica ácida cautivaron a un público que entregó su entusiasmo a la formación del Cardonal. El Muro, fue su primer tema y hablaron de los "muros de Sanidad que sólo saltas si te estás muriendo; o los del hambre y la educación", precisando que para "Los Bambones no ha nacido un muro que los pueda callar". Su segunda canción habló del debate entre si las murgas han de ser críticas o no. Concluyeron que si bien no son incompatibles, para la "murga la crítica es su función", "sacar los colores de los políticos en cada actuación, mientras el público se ríe".

De nada valieron las súplicas de las presentadoras de la final para que el público no abandonara el recinto ante la actuación de las Triqui-konas, ni que lograran decir al unísono el nombre de la murga a la que cerraba el acto, la gente se fue, pero quienes quedaron no dejaron de gritar. Su primer tema fue más crítico, con palabras para quienes esperaron durante días en la puerta. Sin embargo en su segundo tema utilizando las denominadas bandas urbanas no lograron cerrarlo.

Otros premios

Además de las murgas, los diseños también fueron premiados. La presentación de Mamelucos quedó en primer lugar seguido de Ni Pico- Ni Corto y TrasConTra quedó en tercer lugar. El premio Tom Garby de Diablos Locos fue para la murga Los Chinchosos.

El director de La Traviata, José Abelardo Álvarez recibió el reconocimiento del premio Borja Reyes, mientras que la mejor percusión "por 15 años en la misma murga" entregado por Los Trabas fue para Los Triqui-Traque. El premio Sonrisa de un niño lo entregó uno de los Triquis a la formación infantil Desinquietos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha