eldiario.es

Menú

Dos mil ovejas desfilan por el centro de Madrid

MADRID

Dos mil ovejas extremeñas han desfilado por las calles del centro de la capital para deleite de los miles de asistentes, en el marco de la celebración de la Fiesta de la Trashumancia, una jornada que recrea las tradiciones y las costumbres pastoriles, y que en su decimosexta convocatoria ha querido homenajear a la mujer rural.

- PUBLICIDAD -

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

LAS OVEJAS DE LA SERENA CRUZARÁN MADRID

LAS OVEJAS DE LA SERENA CRUZARÁN MADRID

Dos mil ovejas extremeñas han desfilado por las calles del centro de la capital para deleite de los miles de asistentes, en el marco de la celebración de la Fiesta de la Trashumancia, una jornada que recrea las tradiciones y las costumbres pastoriles, y que en su decimosexta convocatoria ha querido homenajear a la mujer rural.

La XVII Fiesta de la Trashumancia está promovida por la Asociación Concejo de la Mesta, el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, la Denominación de Origen Queso de La Serena y la Asociación Trashumancia y Naturaleza.

Los animales han pasado la noche en el Cerro de las Covatillas de la Casa de Campo. La ruta pastoril ha partido a las 11 horas de la Casa de Campo por el Puente del Rey para pasar por la avenida de la Virgen del Puerto, Parque de Atenas, Cuesta de la Vega y llegar a la catedral de La Almudena.

El rebaño ha llegado aproximadamente a las 12 horas a la calle Mayor, donde, en la Plaza de la Villa el pastor mayoral ha entregado a un representante del Consistorio de la Villa y Corte matritense los 25 maravedíes --moneda española del siglo XV-- estipulados por cabeza de en la Concordia entre los Hombres Buenos de la Mesta de los Pastores y los Procuradores del Concejo de la Villa de Madrid firmada el 2 de marzo de 1418 como pago para atravesar las dehesas y prados de la capital durante cuatro días, a razón de 50 maravedíes por millar.

Después, pasado el mediodía, las ovinas han llegado a la Puerta del Sol, para partir luego hacia por la calle de Alcalá hasta la plaza de La Cibeles. Las ovejas han vuelto por el mismo itinerario a la Casa de Campo. La fiesta ha finalizado con la despedida una comida campestre en el Lago de la Casa de Campo.

El acto, que ha transcurrido con algunos minutos de retraso, ha contado con la participación de grupos de danzas regionales y caballistas que han amenizado el recorrido con bailes, cánticos y demostraciones a caballo.

Entre los participantes en la fiesta ha destacado la presencia del Grupo de Bailes Regionales de León que, ataviados con los trajes típicos de la región han acudido al acto para "colaborar en el movimiento de reivindicación del mantenimiento de las cañadas reales", según ha explicado a Europa Press su presidenta, Carmen Casado.

Casado ha querido también hacer hincapié en el papel que ha desempeñado la mujer rural durante años, a la cual se ha dedicado la celebración de la fiesta en esta edición. En su opinión, si bien el trabajo de los pastores ha sido duro, lo cierto es que "ellos, que eran padres de familia, se iban al campo y eran las mujeres las que se quedaban en casa ejerciendo de padre y de madre a la vez".

En el desfile han participado también quince pastores de la comarca de La Serena y de la zona de Medina del Campo. Además, de un centenar de vacas de la raza tudancas, procedentes de los Picos de Europa, así como un centenares de caballos, ha informado a Europa Press un portavoz de la organización.

El rebaño ha estado dirigido por un mayoral o rabadán, encargado de encabezar y guiar la marcha, con sus correspondientes perros pastores, que se encargan de defender a los animales de osos, lobos y otros depredadores que se encuentran en el camino.

Les han acompañado los llamados caballeros de la sierra para merodear y limpiar el camino que luego seguirán las ovejas para evitar pozos, puertas abiertas y controlar que las sendas a seguir sean las correctas. Por su parte, en los lados del rebajo se ha situado un pastor, un ayudante y un zagal, encargados de controlar el rebaño. Por último, y para cerrar el rebaño, se han colocado los pendones de Castilla, empleados para evitar que las ovejas se dispersen o atraviesen campos sembrados.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha