eldiario.es

Menú

Los profesores suman más de 48 horas de encierro en busca de la negociación

LA POLICÍA HA INTENTADO DESALOJARLOS EN CINCO OCASIONES

- PUBLICIDAD -

Suma más de 48 horas de encierro la protesta de los profesores no universitarios, que exigen a la consejera de Educación del Gobierno de Canarias, Milagros Luís Brito, sentarse a negociar la mejora de la calidad educativa y la homologación salarial. En ambas provincias, en el Instituto de Educación Secundaria (IES) El Rincón, en Las Palmas de Gran Canaria, y en la Escuela de Magisterio de La Laguna, los profesores integrantes del comité de huelga, continúan entre colchones, a pesar de los cinco intentos de desalojo que la Policía Nacional ha efectuado en Las Palmas desde que comenzó el encierro, el jueves, 8 de mayo.

Evelina Déniz, es una de las profesoras que pasó la noche en el IES El Rincón y relató este sábado que aunque la actitud policial se ha ido endureciendo, al grito de "nos quedamos aquí", esperan resistir hasta el domingo, "como mínimo". Fernando Pellicer, portavoz del Sindicato de Trabajadores de Educación de Canarias-Intersindical Canaria (STEC-IC), añadió que efectivamente, "el talante del grupo de seguridad no es belicoso, pero que han llegado a presionar con cortarles el agua y la luz a los profesores encerrados". "Una amenaza que todavía no se ha hecho realidad", puntualizó Déniz.

Pellicer insiste que la única petición que subsiste detrás de esta acción del profesorado es la de obligar a sentarse a la consejera, "que ha demostrado cabezonería al negarse a hablar de nada". Ante esta impresión por parte de los sindicatos, el comité de huelga ha decidido llevar a cabo una huelga indefinida selectiva, es decir, los colegios se pondrán en huelga por turnos hasta lo que queda de curso. También el comité se muestra firme ante la decisión de cancelar las actividades extraescolares y la de abandonar la preparación de proyectos del próximo curso.

Antonio Agudo, miembro del STEC-IC, explicó que pese a que es un conflicto "complicado, largo y que actualmente está totalmente bloqueado", existen unas líneas claras en la actitud del Gobierno autónomo que no han cambiado desde el comienzo del conflicto.

"Cuando nosotros pedimos homologación salarial, desde la consejería nos contestan calidad educativa", aseguró Agudo, que añadió como la calidad "no es asunto exclusivo de los profesores, sino también de los padres, que deben continuar el proceso educativo en casa y del Gobierno canario, que debe poner los medios". En este sentido, Evelina Déniz, adelantó que mientras en su colegio llevan años pidiendo un ordenador para primaria, el Gobierno ha subvencionado con 200.000 euros a un sindicato de estudiantes.

Sin respuesta del Gobierno

Este ejemplo de "mala gestión" se añade a "la paciencia de los profesores", según Agudo, que recordó como el mes pasado presentaron un escrito de ocho páginas, donde se exponía la necesidad de separar la mesa de negociación sobre calidad educativa, de la relativa a la homologación salarial. "El Gobierno prometió contestarnos y todavía estamos esperando", concluyó.

"De la homologación no quieren hablar", insitió Agudo. "Se mantienen callados, por eso no quieren separar las mesas de negociaciones", en un conflicto que tiene su punto de partida en 1995, cuando la Administración autónoma dejó de homologar los salarios de los profesores no universitarios, al resto de nóminas de los funcionarios de su categoría, como se había firmado en 1991. Sólo duró cuatro años aquel acuerdo.

Agudo aseguró que desde el Comité de Huelga no se pide remontarse a lo adeudado desde 1995, sino sólo desde 2007, "como un acto de flexibilidad en las negociaciones", porque reconoce que "los profesores somos muchos". Otro punto de inflexión dispuesto para facilitar el trato, por parte de los sindicatos, son los plazos para el pago del aumento salarial que corresponde con la homologación: "aceptamos que los plazos se prolonguen en el tiempo, para que el Gobierno pueda afrontar mejor los pagos", apuntó.

"Nosotros cedemos, ofrecemos herramientas para conseguir un acuerdo, el Gobierno ni siquiera se plantea estudiar el tema", subrayó Agudo. El sindicalista no es ajeno a la discusión pública de si realmente corresponde a los profesores no universitarios cobrar más, atendiendo a que reciben un salario bruto aproximado de 1.900 euros, 1.200 euros de salario base. Agudo justifica la homologación remontándose a lo acordado en 1991 y a que otros funcionarios cobran más, teniendo la misma escala profesional, como los policías o los bomberos. "Cobramos entre 600 y 900 euros menos", puntualizó.

También sabe Agudo que muchos discuten que lo que cobran los profesores está más que justificado atendiendo a las supuestas vacaciones anuales que disfrutan, que el sindicalista describe como "un mito". "No es verdad que disfrutamos de días de descanso tres meses en verano, estamos trabajando, reunidos, preparando las clases del próximo curso", concluyó Agudo, a la espera de que el lunes el conflicto gire de nuevo, tras la reunión interna del comité de huelga.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha