Opinión y blogs

eldiario.es

Un consejo portuario sin obras

PERO, ¿QUÉ LE PASA A ARNÁIZ?

Tiene que ser duro eso de sentir en el totiso el aliento de la Inspección General de Servicios revisando una a una todas tus actuaciones, mirando con lupa cada uno de los expedientes en los que has intervenido por acción u omisión. Tiene que ser d

- PUBLICIDAD -

Tiene que ser duro eso de sentir en el totiso el aliento de la Inspección General de Servicios revisando una a una todas tus actuaciones, mirando con lupa cada uno de los expedientes en los que has intervenido por acción u omisión. Tiene que ser duro, además, tener que pedir tu reintegro a tu puesto de trabajo y rezar para que el presidente que te sustituya no sea igual de sectario que tú y no tenga la ocurrencia de iniciar la misma caza de brujas, con Rocinante incluido, que tú ordenaste. Tiene que ser frustrante, además, que tus padrinos políticos te den la espalda ahora y te digan que si hay un culpable, ése eres sólo tú, que nadie te mandó llevar las cosas hasta los extremos que tú las llevaste, que ellos se limitaron solamente a darte indicaciones, y que si te pasaste de papista, con tu pan habrás de comértelo. El caso es que, por primera vez en la era de Arnáiz, no va al consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Las Palmas ni una sola adjudicación de obras. Se ve, se siente, se padece, se teme.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha