eldiario.es

Menú

El Consejo Científico de la Reserva de la Biosfera participará en la elaboración del Plan de Acción

Un taller ofreció formación a los periodistas sobre la importancia del título concedido por la Unesco

- PUBLICIDAD -
Ventura del Carmen Rodríguez junto a Marisa Tejedor

Ventura del Carmen Rodríguez junto a Marisa Tejedor

La consejera de Desarrollo del Territorio del Cabildo de La Gomera, Ventura del Carmen Rodríguez Herrera anunció que el Consejo Científico constituido hoy en el Centro de Interpretación del Parque Nacional de Garajonay, se encargará de forma inmediata de elaborar los primeros informes sobre aspectos concretos de la realidad insular. De esta manera, la entidad cumplirá con su objetivo de asesorar al Consejo Rector, que es el organismo decisorio de la Reserva.

En concreto, la consejera indicó que se elaborarán informes sobre la reactivación del sector primario, sobre la miel de palma o la creación de empleo a través del turismo. Pero más importante aún es el asesoramiento que la Comisión ofrecerá en el proceso de elaboración del Plan de Acción de uso y gestión de la Reserva, un documento que la consejera calificó de “fundamental” en el proceso que ahora se abre.

Una vez que tomaron posesión de sus cargos los miembros, se procedió a hacer un repaso de los pasos que se han dado durante los últimos años y planificar lo que se va a hacer durante el próximo. Los integrantes plantearon unas primeras propuestas de trabajo que se irán desarrollando a lo largo de 2015. La presidenta del Consejo científico de la red de reservas de la biosfera españolas, Marisa Tejedor fue elegida representante del Consejo Científico en el Rector, mientras que el biólogo, Manuel Fernández será el suplente.

Todos los componentes de la entidad recién creada forman parte de las dos universidades canarias y son expertos en asuntos que tienen que ver con la Isla de La Gomera. “Contamos con la opinión de especialistas en turismo, biólogos, historiadores, sociólogos... de esta manera queremos que la población tome conciencia de lo que supone ser Reserva de la Biosfera”, dijo la consejera.

Rodríguez Herrera recordó que desde hace unas semanas están llevando a cabo una campaña de divulgación por todos los rincones de la Isla que ya ha pasado por Agulo, Hermigua, Vallehermoso, Valle Gran Rey y hoy comienza en Alajeró para terminar la próxima semana en San Sebastián. Aprovechando la campaña se está contactando con los colectivos de la Isla y se les invita a integrarse en el Consejo de Participación de la Reserva que se constituirá a finales de este mes. En este último caso los miembros serán representantes de asociaciones deportivas, vecinales, del sector del agua o primario, entre otros. De esta manera será posible conocer de primera mano las inquietudes de la población de La Gomera.

Periodistas

Previamente, y dentro de las reuniones sectoriales que se están llevando a cabo, tuvo lugar un taller con los periodistas que trabajan en La Gomera en el que se les explicó el contenido, alcance y consecuencias del título de Reserva. Para hacer más accesible esta información se utilizó la fórmula periodística de las cinco dobles uves. O lo que es lo mismo el what? (¿Qué?), when?, (¿Cuándo?), why? (¿Por qué?), where? (¿Dónde?) y who? (¿Quién?). 

El periodista Luis Cortázar, que también es responsable de la empresa que está llevando a cabo la campaña, empezó explicando que una reserva es un enclave reconocido por la Unesco en el que es posible promover el desarrollo sostenible basado en los esfuerzos de la comunidad local y la ciencia. Los lugares que reciben esta catalogación son objeto de una zonificación de manera que el núcleo es la parte más protegida, la zona tampón es donde se desarrollan actividades que no afecten al medio y la de transición es en la que se imponen menos reparos. Aún así Cortázar señaló que “igual de Reserva es una calle de La Villa que el Parque Nacional de Garajonay”.

La entidad encargada de gestionar esta figura es el Cabildo que deberá constituir los consejos rector, científico y de participación. El primero es el decisorio, el segundo aborda la investigación, tal y como exige la Unesco y el tercero refleja a la población de la Isla y a sus diferentes sectores. Una vez creadas estas entidades se debe elaborar un Plan de Acción. Cada diez años las reservas son evaluadas por la Unesco en función del trabajo que hayan desarrollado a lo largo de la década, y no sólo en los últimos ejercicios.

El resultado es que sería posible retirar el título si se incurriese en un incumplimiento grave. Hay que tener en cuenta que se trata de una figura voluntaria y no una obligación impuesta. Los requisitos fundamentales son la conservación, desarrollo y apoyo logístico o apuesta por la investigación. Se da tanta importancia a los valores naturales como a los culturales. El objetivo final es trabajar por la calidad de vida y demostrar que es posible convivir en armonía con el medio.

La consejera indicó que el fundamento del taller era trasladar a los medios de comunicación de la Isla el contenido de esta declaración y formar a los profesionales a la hora de informar sobre la misma. Precisamente, el principal problema al que se enfrentan los responsables de las reservas es el desconocimiento popular que existe sobre esta figura. De ahí la campaña divulgativa y talleres informativos que se están llevando a cabo por toda la Isla.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha