eldiario.es

Menú

LA ENTREVISTA

David Santos: "Muchos padres deben informarse antes de comprar drones, que no son juguetes"

David Santos, natural de Tenerife, acaba de recibir su titulación oficial como piloto de drones, lo que le permite manejar estos aparatos y contratar con otros; se trata, según explica en esta entrevista, de una profesión con futuro

El próximo mes de septiembre verá la luz el borrador de la normativa europea que regulará esta actividad en auge en los últimos años

- PUBLICIDAD -
David Santos posa junto a su dron, en un momento de la entrevista

David Santos posa junto a su dron, en un momento de la entrevista D. J. Hernández

Es una actividad reciente y, como tal, su regulación está aún dando los primeros pasos. Este 2017, en septiembre concretamente, deberá estar listo el borrador de la nueva normativa europea que venga a poner orden en el mundo de los drones. Lo explica David Santos, tinerfeño que acaba de recibir su titulación oficial como piloto de drones, lo cual le permite no solo manejar estos aparatos sino contratar con otros e incluso supervisar esta actividad y cobrar por este trabajo especializado. Se trata, según explica en esta entrevista, una profesión con futuro.

¿En qué punto está la normativa sobre esta actividad?

Ha habido un boom de los drones, con mucha gente que se compra uno y lo vuela sin más. No había legislación sobre el asunto y la gente volaba libremente sus aparatos. Pero empezó a haber incidentes, entre otras cosas porque se sobrevolaban ciudades y zonas de control aéreo, algo que está prohibido porque interfiere en ese tráfico. A partir de ahí se sacó en 2014 una norma urgente para establecer una serie de normas hasta que se aprobara la ley definitiva, que, en teoría, tenía que haber salido durante el primer trimestre de 2017. Se ha ido retrasando y ahora se dice que saldrá para septiembre. El borrador ya lo ha hecho la Unión Europea. Es una normativa comunitaria, y ya ha llegado hasta el Ministerio de Fomento, que es donde está Aviación Civil. Ahí lo están revisando ahora, y pondrán más restricciones o lo mantendrán igual. Aún no se sabe con certeza cuáles serán las novedades.

¿Qué se espera de la nueva ley?

En teoría será más restrictiva. Ahora mismo se venden drones en muchas tiendas y grandes superficies. Con la nueva ley lo que se espera es que se pida algún tipo de información a los compradores antes de venderles el aparato, como nombre, dirección, DNI y cosas así. Ahora mismo, si tú vuelas un dron en una zona prohibida y te pilla la policía, con dejar el dron tienes, porque no te podrán identificar.

Entonces ¿la nueva ley obligará a identificar las máquinas?

Efectivamente, no será como sacar un arma, pero sí habrá un cierto control.

¿Ahora cualquiera puede comprarlo y volarlo donde quiera?

Donde quiera no. Hay zonas que están restringidas. Por ejemplo, según el tipo de dron, algunos no se pueden despegar en un radio de ocho kilómetros alejado de un aeropuerto, pero otros sí.

El borrador permitirá sobrevolar ciudades. ¿Crees que esto afectará a la intimidad de las personas, entre otras cosas?

Afectará lo mismo que si pasa un helicóptero o una avioneta. Se permitirá volar en espacios urbanos, pero solo para realizar trabajos urbanos. No será un vuelo libre. Habrá que presentar un proyecto a Aviación Civil y ellos valorarán si dar el permiso. Lo mismo para volar cerca de un aeropuerto. Ellos decidirán si te dan el permiso o no. Entonces se emite un NOTAM [ notification to air men], una notificación que indica la validez del permiso y en la que se le comunica a los pilotos que habrá un dron volando en una zona concreta entre una hora y otra, a una determinada altitud, etcétera, para que los pilotos estén informados. Lo rellenas y se lo notificas a Aviación Civil.

Entonces no será tan sencillo como llevar un dron a un parque y echarlo a volar...

No. Los que somos pilotos profesionales y operadores tenemos que seguir una serie de procedimientos y reglas, aunque, como en todo, habrá quien se las salte. Pero las multas serán importantes.

¿Qué hay que hacer para ser piloto de drones?

Inscribirte en una escuela ATO [escuela certificada por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea] y hacer un curso, básico o avanzado. También un chequeo médico clase dos, que es el que hacen los auxiliares de vuelo y pilotos privados. Una vez lo superas, se hace un curso de aproximadamente un mes, aunque depende de la escuela y cómo distribuyas las horas. Cuando acabas la formación teórica debes superar dos exámenes, uno sobre la teoría y otro práctico sobre esa misma teoría. Esto es nuevo. Por último, se hace un examen práctico. El curso incluye vuelo en simulador, las prácticas, etcétera.

¿Y estas pruebas son necesarias solo para volar drones grandes?

No, también para drones pequeños. Cualquiera puede ir a una tienda y comprar un dron, pero lo que podrás hacer con él dependerá de la titulación que tengas. Dentro de los profesionales están los operadores, que son pilotos que se han dado de alta en Aviación Civil para poder usar los drones (este es mi caso). Estos operadores pueden contratar pilotos profesionales para realizar trabajos con drones o pueden hacerlos ellos mismos. Si solo tuviera el curso de piloto de drones profesional, podría trabajar para un operador, pero no por mi cuenta.

Entonces el sector diferencia entre los que vuelan drones por hobby y los que lo hacen por trabajo...

Exacto. Y los que vuelan por hobby no necesitan ningún tipo de titulación, solo respetar las normas.

¿En qué se diferencia el dron en sí: en su tamaño, capacidades...?

No, no hay diferencias. Es como comprar cámaras fotográficas profesionales para un uso particular.

Entonces ¿por qué unos pilotos necesitan titulación y otros no?

Hay un cierto vacío legal, que arreglará la nueva ley, y se ha hecho todo tan rápido que hay cierta confusión, pero la diferencia está en que un piloto con titulación puede trabajar con el dron, darle un uso profesional, mientras que el que no tiene titulación solo puede usarlo como entretenimiento, no puede cobrar ni lucrarse por el uso del dron.

En la actualidad, ¿hay mucha afición por estos aparatos en Tenerife o son aún algo desconocidos?

Hay bastantes operadores, algunos grandes, con mucha capacidad, e incluso hay funcionarios que quieren usarlos en su actividad. Por ejemplo, la policía. Son agentes que, por hobby o pensando en un futuro, han sacado ya el carné de piloto de drones, por si algún día la policía compra sus propios drones. Así ya tendría a sus propios pilotos cualificados. Ahora es un poco la novedad porque sale mucho en los medios y porque ha habido algunas incidencias, como hace poco en el aeropuerto del sur, donde un turista voló un dron desde su hotel e interfirió en la actividad del aeropuerto. Hay gente que piensa que es un juguete, pero tiene la calificación de aeronave, como un avión ligero tripulado, como un helicóptero o como un globo aerostático.

Teniendo en cuenta su calificación como aeronave, ¿crees que un dron es un juguete apropiado para los niños?

No, porque es peligroso. Tienen hélices, multirrotores, pesan bastante y, si te dan un golpe, puede ser muy doloroso. Muchos padres no saben muy bien todo esto y creen que es un juguete inofensivo, y no es así. Deben informarse bien.

Exceptuando las zonas restringidas, ¿en qué lugares sí se puede volar un dron, aquí en Tenerife?

Lo que dice la ley es que debes volar fuera de la zona de CTR (zona de control del aeropuerto) o, como mínimo, a quince kilómetros desde ahí. En aeropuertos con aproximación instrumental, como Tenerife Norte, tienes que cumplir esos 15 kilómetros; tampoco se puede en ciudades ni en el Teide, donde hay que pedir un permiso. De resto, donde quieras, respetando que no haya personas, zonas usadas para un concierto, sobrevolar casas o elevarlo a más de 120 metros. Y siempre volarlo dentro del campo visual. No lo puedes perder de vista.

Algunos drones viajan solos, con una ruta programada. ¿Cómo de seguro es esto?

Es difícil que choquen, tal vez con un pájaro, pero que choquen con otro dron o con un edificio, por ejemplo, es difícil, porque los que hacen rutas programadas (con un recorrido, hora, velocidad o altitud determinada) llevan sonar, con lo que evitan los obstáculos y se detienen en el aire. Otros están programados para no parar y esquivan el obstáculo y continúan. Esos drones son muy seguros porque sabes que no van a chocar.

¿Hasta qué punto se puede tunear un dron?

Puedes poner casi lo que quieras, desde cámaras topográficas hasta más baterías, que están bastante limitadas en cuanto a la duración. Por eso es bueno poner más de una. Puedes ponerle muchas cosas, siempre que no superes los 25 kilos, que es la categoría máxima que se permite a un profesional. Por encima de ese peso ya entraríamos en la categoría de piloto comercial y se aplica la normativa de un avión normal.

¿Cómo te iniciaste en esta nueva profesión de operador de drones?

Yo empecé con la aviación real. Soy piloto privado desde hace diez años y ahora estoy sacándome el título de piloto comercial. Siempre mi vida ha sido la aviación y la aeronáutica. Sentí curiosidad cuando lo empecé a ver por la televisión. Cada vez son más populares. Los ves en los centros comerciales... Al final me provocó interés. Comencé a mirar qué usos se les podía dar y encontré los cursos de los que antes hablaba. Al final me metí y, como ya soy piloto, me convalidaron algunos contenidos. Ahora ya estoy en el trámite con Aviación Civil para ser operador y poder empezar a hacer trabajos. Me he comprado un dron para utilizarlo e investigar con él; la verdad es que estoy enganchado. Es un multirrotor hexacóptero, con trenes retráctiles, cámara 4K, y la de fotos, de 12 megapíxeles y giro de 360 grados. Así puedes dejar estático el dron y girar la cámara para ver todo el horizonte. En cuanto a los usos, puedes hacer de todo: para celebraciones, para grabar conciertos (respetando la normativa), para salvamento, para trabajos de urbanismo...

Hacia dónde avanza esta tecnología, es decir, ¿cómo te imaginas que podrán usarse en el futuro?

Si al final se aclaran con la ley, se permitirá que aviones no tripulados puedan operar en aeropuertos comerciales de manera conjunta. En actividades como el rescate, por ejemplo, los costes son muy bajos (en comparación, por ejemplo, con un helicóptero) y los beneficios muchos, porque un dron puede llegar a sitios inaccesibles en pocos minutos y sin riesgo para el rescatador. Ahora mismo no hay drones en activo en esta función en Tenerife, pero sí se están diseñando drones para ser utilizados en la lucha contra los incendios, aunque de momento tienen muy poca capacidad de agua, por lo que no es viable aún. Con el tiempo puede que se utilicen también aquí. Es una profesión con futuro.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha