eldiario.es

Menú

El laberinto de las palabras vulneradas

- PUBLICIDAD -

Esta suspensión de la economía activa en todos los comercios, que afecta a toda Europa, en especial a los países menos afortunados del sur, necesita de una intervención urgente de las inversiones estatales, que promuevan y dinamicen las empresas estatales, mismamente, y del sector privado en general. Todo retraimiento de las finanzas del Estado, las austeridades que impone el Gobierno, hace que se paralice la gran locomotora del tren que tira de los vagones de toda la economía, el movimiento empresarial, el empleo; y por ende, el consumo. Con torpes ahorros y restricciones económicas no se podrán reactivar las finanzas en general y crear empleos, en la vergonzante mayoría de trabajadores en paro. Y con ello, las obligadas cotizaciones e impuestos por el trabajo y otros fiscos.

Con la Reforma Laboral que se pretende imponer vía decreto, a todas luces ultrajante, contra la clase trabajadora de todo el País, en la que el trabajador pierde casi todos los derechos adquiridos, en la contratación de trabajo en servicios prestados desde antaño. Es la porca miseria de la contratación al contratado. Más aún, se pierde hasta la dignidad humana y laboral. Si esta Reforma sale adelante, con la connivencia y el ánimo de la neoliberal y conservadora política que domina e impera en Europa; y el aplauso del capitalismo desaforado de EE UU, supondrá uno de los más flagrantes vilipendios, atropellos y ultrajes para la clase asalariada, que depende de un triste salario para subsistir en esta perra vida, para mendigar por una contratación laboral. Las desigualdades sociales y las miserias, que ya están se enquistando en la gran masa social, harán que las diferencias sociales entre los muy ricos y los pobres y pobres de solemnidad, llegue a rayar en la exclusión social, y ésta se radicalice aún más. Según el último informe de Cáritas, la pobreza crónica y las desigualdades sociales se han multiplicado. En Canarias existen 7.000 hogares en la pobreza absoluta y en todo el territorio nacional 1.500.000 hogares sin recursos económicos en toda la familia. De esos lodos originados, esta ciénaga de la miseria.

Contra la denigrante Reforma Laboral, tuve la oportunidad de participar en la gran manifestación de Madrid. Todo un éxito de asistencia (unos 600.000), por la llamada y oposición de los sindicatos mayoritarios, y el creciente malestar e insoportable cabrero, de todos los empleados. Muy a pesar de la congoja padecida, por los cavernícolas medios afines a los conservadores políticos. Estos falderos del Gobierno neoliberal, no dieron las cifras reales y quitaron importancia a tan logrado llamamiento a toda la clase trabajadora, que se perjudicará gravemente en sus contratos de trabajo. Hasta extremos de trabajar en las pésimas condiciones humanas de siglos pasados, muy próximos al vasallaje más abyecto, por la prestación de sus servicios laborales.

La enorme masa de trabajadores/as echados a la calle, con el contundente objetivo de paralizar esta ignominia contra sus derechos de digna contratación laboral, en la que ninguna de las partes quede devaluada. No, por un contrato en el que el patrón tiene todos los derechos, y ninguno el trabajador; sí, por un salario digno, no de miseria; y sí, por un número de horas laborales legisladas, no arbitrario y feroz. Y no, a un camuflado despido libre, sin derechos legislados. Estaba compuesta por gran cantidad gentes, por el bien ganado derecho de sus cualidades profesionales, de la clase llamada media alta y baja; trabajadores/as de todas las condiciones contractuales, personas jóvenes y maduras, amas de casa; y sobremanera, estudiantes de todos los ciclos formativos; desde la secundaria, ciclos y universitaria. Gentes en su mayoría con cultura, formadas, con criterios políticos. No existían, los mal llamados 'perroflautas', por la derecha; ni los reventadores de las manifestaciones. Ni la manifestación estaba copada por minorías marginales (con todos los derechos de protestas reconocidos).

Me sorprendió la concienciación que están tomando los estudiantes. Que ya han abierto la Caja de Pandora contra las Reformas y recortes en las prestaciones sociales. Muy bien formados hoy día, pero que sin embargo, carecen de futuro laboral y de vida organizada para su devenir. Pensaba que los bien acomodados estudiantes, por mor de una vida placentera y de lujo, estaban 'emporrados' y jugando aún a la mega drive. Craso error el mío. Pero como en tiempos de los 'grises', fueron los estudiantes (y clase obrera), quienes lucharon denodadamente contra el franquismo y su autoritarismo desmedido, desde todas las facultades españolas. Ahora, parece que también han tomado contacto con la realidad de la calle y de su negro porvenir. Y se cantó al final, como en otros tiempos, La Internacional.

Los estudiantes se han sumado a la lucha contra el despotismo del capital (aunque invisible), y contra el neoliberalismo intransigente e insolidario, que tiene su denominación y práctica en el Gobierno de turno: el anterior ?que hizo de lacayo? y el presente, por convencimiento. La paradoja está, en que el mentor de esta Reforma Laboral, es el actual ministro de Economía. Siendo uno de los responsables de este latrocinio económico mundial, habiendo sido uno de los dirigentes ejecutivo para España y Portugal del Lehman Brothers. Su incompetencia está más que demostrada y sus desastrosos efectos para los trabajadores y la economía. Es, en símil, poner al zorro a cuidar las gallinas.

En esta glogalización de las finanzas, que padecemos, los políticos siguen las consignas de los que administran o manejan, desde sus despachos, los hilos del capital a sus antojos y beneficios personales. De los aprovechados y desalmados inversores. Éstos sacan su ego más perverso: el de la corrupción y las miserias humanas; o el despojo de sus éticas, para enriquecerse de forma fraudulenta. Las promesas incumplidas de don Rajoy, del cual 'esperábamos' toda una revolución milagrera de la economía. Estábamos esperanzados a que sacara las pócimas de meiga, para el bien común de los trabajadores de este País. Y no ha sido cumplidor en sus proclamas. Ha comenzado su legislatura con crueles recortajoys. Que prontamente, serán de tijeretazos; que pasarán a hachazos, y posteriormente a guillotinas, en todos los bienes sociales y en el Estado de bienestar conseguido hasta hoy. Con este sacrosanto formulario aplicado, no se crearán puestos de trabajo. Solo se destruyen. La ocupación por protestas en la calle y las demandas sociales estarán a la orden del día. Y ya han comenzado, como un caballo desbocado, las carreras y soflamas en su contra. La inmensa mayoría perderá la templanza y la paciencia del santo Job.

Teo Mesa

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha