La UE pide que se restaure la playa de Tauro tras una denuncia de Los Verdes

Canarias Ahora

0

La Unión Europea ha pedido que se restaure la Playa de Tauro (en Gran Canaria) tras una denuncia de Los Verdes. Así lo afirma el partido en un comunicado este sábado en el que acompaña la resolución de la Comisión Europea.

“De la información presentada por el peticionario se desprende que se ha cancelado el permiso para ocupar y trabajar en la playa. Si se ha producido un deterioro de los hábitats protegidos o una alteración significativa de las especies, las autoridades nacionales tienen la obligación de poner remedio a la situación con arreglo a las disposiciones antes descritas. Sobre la base de lo expuesto, la Comisión no adoptará ninguna otra medida a este respecto”, recoge el documento.

En el año 2020, Los Verdes denunciaron ante la Comisión Europea las obras de regeneración de la playa de Tauro, “los desahucios abusivos y las demoliciones de casas de familias residentes, ahora acaba de reconocer los daños y pide que se restaure la playa”. Reconoce ahora la Comisión Europea que la playa de Tauro es un hábitat natural de “interés comunitario” que consta de bancos de arena cubiertos permanentemente por agua marina poco profunda.

En 2016, se iniciaron las obras de regeneración con 70.000 metros cúbicos de arena traídos del Sáhara, “sin ningún estudio de impacto ambiental, cuyo depósito produce turbidez en la zona especial de conservación de la Franja marina de Mogán”, destaca Los Verdes.

En el comunicado señalan que estas obras causaron daños a los arrecifes y las praderas de fanerógamas marinas en esta zona especial de conservación. Además del depósito de arena, desde 2004 se han descargado diariamente cientos de metros cúbicos de salmuera de la desalinizadora, lo que ha afectado a las praderas de fanerógamas marinas.

La Comisión respondió que los proyectos de reaprovisionamiento de arena que no impliquen obras costeras para combatir la erosión u obras de defensa marítima capaces de alterar la costa no se encuentran entre las categorías de proyectos enumeradas en los anexos de la Directiva de evaluación del impacto ambiental (Directiva EIA)1 . Por consiguiente, la legislación de la Unión no exige una evaluación de impacto ambiental en esta situación.

De hecho, la playa de Tauro está situada junto al área de protección especial denominada “Espacio marino de Mogán-La Aldea» (código del lugar: ES0000530), designado en el marco de la Directiva sobre las aves y cercana a la zona especial de conservación de la Franja marina de Mogán (código del lugar: ES7010017) designada en el marco de la Directiva sobre los hábitats” . Por tanto, ambos lugares forman parte de la Red Natura 2000.

Las Directivas sobre los hábitats y las aves establecen disposiciones para salvaguardar los lugares Natura 2000. Dadas estas disposiciones, los estados miembros deberán adoptar las medidas oportunas para evitar en los lugares Natura 2000 el deterioro de los hábitats naturales y de los hábitats de especies, así como las alteraciones que repercutan en las especies que hayan motivado la designación de las zonas en la medida en que dichas alteraciones puedan tener un efecto significativo en lo que respecta a los objetivos tanto de la Directiva sobre los hábitats como de la Directiva sobre las aves.

En principio, las Directivas relativas a la conservación de los hábitats naturales y de las aves silvestres no excluyen la posibilidad de realizar proyectos o actividades en los espacios de la red Natura 2000. No obstante, establecen un procedimiento escalonado para evitar cualquier daño significativo. De manera específica, la Directiva relativa a la conservación de los hábitats obliga a que cualquier plan o proyecto que pueda afectar de forma notable a un espacio de la red Natura 2000 se someta a una adecuada evaluación de las repercusiones.

La autoridad competente solo podrá conceder un permiso tras haberse asegurado de que no causará perjuicio a la integridad del lugar de que se trate, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 6, apartado 4. Con el fin de ayudar a las autoridades de los Estados miembros en la aplicación de las disposiciones mencionadas, la Comisión ha publicado documentos de orientación titulados «Gestión de espacios Natura 2000: Disposiciones del artículo 6 de la Directiva 92/43/CEE, sobre los hábitats» y «Aplicación de las Directivas de Hábitats y de Aves en estuarios y zonas costeras» .

En la respuesta recibida ahora la Comisión europea concluye que “De la información presentada por el peticionario se desprende que se ha cancelado el permiso para ocupar y trabajar en la playa. Si se ha producido un deterioro de los hábitats protegidos o una alteración significativa de las especies, las autoridades nacionales tienen la obligación de poner remedio a la situación con arreglo a las disposiciones antes descritas”.