Empresarios y hoteleros insisten en reclamar que solo se aplique el Aiem a las importaciones que compiten con los productos de Canarias

Imagen de archivo de terminales de contenedores en el puerto de Santa Cruz de Tenerife.

La Confederación Canaria de la Pequeña y Mediana Empresa (Cecapyme) y la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT) se oponen a la aprobación del nuevo Arbitrio a la Importación y Entrega de Mercancías (Aiem) tal y como está recogido en las premisas actuales y reclaman que solo se aplique el impuesto a aquellas productos de importación que se puedan generar desde las Islas y que lleven acreditadas una cuota de mercado especifica que justifique el gravamen.

Ambas organizaciones han recogido esta propuesta en el escrito de alegaciones presentado al presidente del Gobierno de Canarias al anteproyecto de Ley por la que se modifica la regulación del Aiem, el arancel que se aplica a determinados artículos agrarios o industriales de fuera de las Islas y que renueva su listado cada siete años. Se prevé que el Ejecutivo regional apruebe la nueva propuesta a final de año, después de que la Unión Europea haya dado su visto bueno.

En el documento, dicen que el mantenimiento actual del Aiem “es absolutamente lesivo” teniendo en cuenta “el actual marco económico y social como consecuencia de la COVID-19”. Esto repercute, según ambas organizaciones, 2negativamente en los extracostes de insularidad y lejanía que ya de por sí deben soportar las empresas Canarias2 que, a su vez, recae "directamente" en el consumo con el aumento del precio de la cesta de la compra, así como de los insumos de la restauración y el turismo. “No se puede explicar ni justificar”, añaden. 

“Esta misma semana se daba nuevamente a conocer que Canarias sigue teniendo la cesta de la compra más cara en el ámbito nacional y las Palmas de Gran Canaria es la ciudad donde más caro resulta alimentarse con un diferencial económico inadmisible en una sociedad que aspira a eliminar las desigualdades y a garantizar el bienestar vital de sus miembros”, subrayan en el escrito.

Además, consideran que el artículo 349 del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea (TCE) que ampara al Aiem se interpreta en sentido contrario a la finalidad que se persigue. En concreto, sostienen que dicha norma exime a las Regiones Ultraperiféricas europeas de aplicar las políticas comunes con el objetivo de incrementar la competitividad de sus mercados, dado sus graves condicionantes y desventajas. Por ello, Cecapyme y la FEHT entienden que aplicar el Aiem en sus actuales términos supone introducir en el mercado canario una barrera arancelaria más que supone un impedimento a la libre circulación de mercancías, a la vez que resta competitividad a los precios de los productos, ya que grava la propia importación de los mismos.

Lejos de pedir la eliminación del AIEM, Cepcayme y la FEHT piden que se desagreguen los productos y no que se establezca un listado de categorías, o lo que es lo mismo, productos de cuatro dígitos que corresponden a generalidades como textiles, colchones o carnes. Al mismo tiempo, expresan sus dudas en el criterio elegido para la inclusión en la propuesta de artículos o materiales en base a una cuota de mercado del 5%, que exista una importación significativa de productos que pueda poner en peligro la producción local y que tengan una cuota de mercado local del 10%. 

Esto pueden plantear “consecuencias económicas imprevisibles e injustas” porque no se define si serán categorías de productos o uno determinado los que se incluyan o excluyan en base a los criterios citados. Y al no fijar porcentajes máximos de cuota de mercado para eliminar un producto del listado se pueden gravar con el arancel productos con cuotas de mercado del 100% o del 90%, “favoreciendo de esta manera prácticas monopolísticas u oligopolísticas”. Por todo ello, reclama criterios más objetivos para la inclusión los productos “y así dar seguridad jurídica y económica al mercado”.

Otra de las alegaciones presentadas incide en la participación con la que ha contado la elaboración del nuevo listado, pues el Gobierno de Canarias ha defendido que ha contado con asociaciones empresariales sectoriales y con las Consejerías competentes en materia de industria y del sector primario.  "A este respecto debemos manifestar que a pesar de representar a los sectores empresariales a los que más afecta el Aiem, ya que se paga a la entrada de la mercancía, sólo hemos sido convocados a una reunión por parte del actual Gobierno Canario en la que se presentó la propuesta del Ejecutivo, sin posibilidad de debatir sobre la misma".

Cecapyme y la FEHT también replican la afirmación de que el nuevo Aiem no supone una modificación de carácter tributario que afecte a la constitución, puesta en marcha o funcionamiento de las empresas: "Es obvio que no es cierto , bien de manera intencionada, o por desconocimiento, el empresario que paga el Aiem lo va a repercutir en el precio, ya que de no hacerlo, incurriría en pérdidas o, lo que peor, vendería por debajo del coste, una práctica ésta que está prohibida por la legislación comercial".

Entre otras críticas, el escrito recuerda que la propuesta tampoco menciona que el límite máximo anual de recaudación a través del Aiem es de 150 millones de euros. Por último, Cecapyme y la FEHT estiman que debe revisarse anteproyecto de Ley, sobre todo en lo referente a la introducción de productos nuevos o el aumento de los tipos a otros, y adoptar las medidas correspondientes. Por última, reiteran su petición al Gobierno de Canarias de que se les remita la documentación solicitada.

Etiquetas
Publicado el
30 de octubre de 2020 - 18:55 h

Descubre nuestras apps

stats