eldiario.es

9

Una novia de 500 años

La Habana, declarada una de las Siete Ciudades Maravillas del Mundo en junio de 2016 y el centro histórico de La Habana Vieja Patrimonio Mundial de la UNESCO, en 1982, contando actualmente con poco más de dos millones de habitantes, cumple quinientos años.

Si tener una novia ya de por sí es un tanto difícil, que esa Bella Dama enamore por igual a hombres y mujeres y no sentir celos, es todo un milagro seguirla queriendo como de uno al cabo de quinientos años de su nacimiento.

La Habana, declarada una de las Siete Ciudades Maravillas del Mundo en junio de 2016  y el Centro histórico de La Habana Vieja Patrimonio Mundial de la UNESCO, en 1982, contando actualmente con poco más de dos millones de habitantes cumple quinientos años, mejor dicho, cumple esa friolera de cinco siglos la primera misa que se ofició, justamente debajo de una impresionante ceiba, y el primer cabildo en la villa de San Cristóbal de La Habana en donde posteriormente fue construido en 1827 la emblemática edificación neoclásica El Templete, contando con un pórtico de seis columnas, junto a la Plaza de Armas.

Las fotos de aquellos acontecimientos históricos llegaron tres siglos después bajo el pincel del francés que revolucionó las artes en Cuba, Jean Baptiste Vermay (1786-1833) y son los óleos La Primera Misa y El Primer Cabildo, ambos de 1826 y La inauguración de El Templete (1828), junto con la restauración de los cuadros de la Catedral lo inmortalizan como intérprete de la fundación de la villa de San Cristóbal de La Habana un 16 de noviembre de 1519.

Tomando datos de internet refrescamos que el obispo Espada y Landa, deseando restaurar algunos antiguos lienzos que había en la Catedral de La Habana, traídos por los Jesuitas a Cuba, escribió hacia 1814 a Goya para que le enviase a un artista capaz de ejecutar, tanto los trabajos de restauración, como otros que se le encargasen.

Se dice que Goya le trasmitió el encargo a un amigo de París y que este le recomendó al joven Vermay que se destacaba por su apego al neoclasicismo. Llegó a La Habana en 1816, contratado para realizar algunas pinturas decorativas en la Catedral.

A los dos años de llegar el laborioso maestro francés dejó terminadas las restauraciones que motivaron su venida y decidió permanecer en la ciudad. El pintor simpatizó con los sentimientos de los cubanos estrechando íntima amistad con el poeta José María Heredia. Con la protección del Obispado y del Superintendente de la Real Hacienda, don Alejandro Ramírez, consiguió que se le permitiese establecer, en un local del Convento de San Agustín, una escuela de dibujo, asignándosele un sueldo de mil pesos fuertes al año.

Esta escuela fue la que tomó, pocos años después de ser establecida, el 12 de enero de 1818, el nombre de Academia de Bellas Artes San Alejandro (en memoria del Intendente don Alejandro Ramírez). Vermay fue su primer director y continuó asiduamente la enseñanza gratuita por lo que se granjeó una gran estimación pública.

Durante doscientos años se formaron grandes pintores en San Alejandro, como también pasaron por sus aulas algunos que más tarde se convirtieron en importantes figuras como el Héroe Nacional José Martí.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha