eldiario.es

9

Juan Calero Rodríguez

Estudió Ingeniería Industrial, Delineación Mecánica y Delineación Arquitectónica. En literatura ha desarrollado los géneros de poesía y cuento, y en las artes plásticas, el dibujo y la pintura. Ha obtenido varios reconocimientos en diversos concursos literarios a nivel provincial, nacional e internacional en Cuba, Estados Unidos, España y Chile. Ha publicado los poemarios ‘Palabras del balsero’, 2007 (Editorial Alternativas, La Palma, España); ‘Pasajero sin oficio’, 2010 (Editorial Alternativas, La Palma, España); ‘Bajo los portales del Niágara’, 2013 (Editorial Voces de Hoy, Miami, Estados Unidos); ‘Los puentes que dejamos al pasar’, 2015 NACE, (Nueva Asociación de Escritores Canarios, Las Palmas de Gran Canaria). Ha sido incluido en más de una veintena de antologías y publicaciones compartidas en España, Estados Unidos, Argentina y Chile, y ha formado parte de jurados de ámbito internacional y regional. Preside la Agrupación Cultural ARTEnaciente de San Andrés y Sauces.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 3

Centenario del ‘Valbanera’

Los archipiélagos de Cuba y Canarias en ese constante intercambio de emigración puede verse como una misma erupción de islas y cayos separados por el brazo azul del Atlántico. 

Entre el 9 y el 12 de septiembre actual, se cumplen cien años, siete después del famoso Titanic, de una de las mayores catástrofes de la marina mercante española, el naufragio del Valbanera en los cayos de Florida envuelto en un potente huracán, con casi quinientos emigrantes españoles a bordo. 

Seguir leyendo »

Otro Día del Libro y todo sigue peor

Corre abril azorando el frío como cada año y volvemos a celebrar el Día del Libro, ese amigo que con tantos brazos nos desbroza la maleza y nos despeja la mente. Se repiten las ferias del libro por toda la geografía nacional; las rebajas en las librerías intentando vender alguito más; las lecturas públicas a la primera página, pero solo a la primera página de El Quijote, o Don Quijote de la Mancha o El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, o como quieran llamarlo, pero solo a la primera página, no más que a la primera página por parte de políticos, figuras del espectáculo y presidentes de organizaciones sociales. Se convocan concursos de cuentos entre los niños y jóvenes de las escuelas e institutos, algún que otro escaso regalo de libros, etc. Abril se abre a la primavera, la luz y los libros. Qué lindo es el mes de abril, ¡todos nos felicitamos por el día del libro! 

Nada por la UNESCO, ni por el Ministerio de Cultura de España, ni por la Consejería de Cultura del Gobierno de Canarias. Óigame, no se conmemoran todos los días cuatrocientos tres años de la muerte de los dos grandes de la literatura inglesa y española.  

Seguir leyendo »

Un canario en México

Tal parece que con el exceso de información que disfrutamos, trae consigo cerremos las puertas a lo cotidiano, perdiendo la huella del que encuentra otro futuro profesional, como el barco cuando zarpa del puerto y en el agua siguen las ondas de siempre, como si no hubiese estado, salvo que deje un mal recuerdo como la mancha de grasa que tarda en diluirse. 

Conocí personalmente a Samir Delgado en el Encuentro de Escritores Canarios celebrado en La Orotava, en 2016, digo personalmente porque cuando aquello se hablaba mucho de su obra. Recuerdo que como interlocutor era un verdadero imán atrayendo con fuerza huracanada el interés del arrabio embobecido en que nos convierte a los demás. A la hora de almuerzo nos dijo en una conversación a tres que no podía compartir más tiempo con nosotros porque esa tarde se iba para Madrid. Luego supe que había ido a trabajar a México. Y perdí su estela. Supongo que algo parecido ocurriera en el resto de la comunidad literaria en Canarias, porque no escuché hablar más de Samir Delgado durante un par de años. Posteriormente surgió la amistad por las redes sociales, hasta hace poco en que publicó un primer artículo en su nueva columna de un periódico provincial canario y dio motivo a esta entrevista. 

Seguir leyendo »

Emilia Casanova

La mujer cubana a través de todos los tiempos se ha convertido en uno de los baluartes de la lucha por la democracia en Cuba. Existen miles de mujeres anónimas que salen cada día a las calles, sorteando la muerte, en busca de la libertad de su pueblo.

Permítanme ilustrar mi colaboración de hoy Día Internacional de la Mujer, hablándoles de una patriota cubana, heroína olvidada y casi desconocida, ella fue Emilia Casanova.

Seguir leyendo »

Valeriu Butulescu

Hoy no voy a hablarles de personalidades literarias latinoamericanas que han estado a la sombra de otros grandes nombres, esta vez extraigo de ese pequeño país en lengua romances de la región de los Cárpatos al escritor y dramaturgo rumano Valeriu Butulescu, Master de la Academia de Cracovia, Polonia, y Doctor de la Universidad de Petrosani, Rumania. Como escritor a publicado 72 libros y ha sido galardonado con alrededor de 80 premios y como dramaturgo ha tenido cerca de 60 estrenos teatrales. Por los aforismos recibí premios en Rumania, Polonia, Bulgaria, Italia, Grecia, Líbano, Bosnia y Herzegovina, Serbia y Canadá. Como que también recibió el Premio concedido por la Unión de Escritores de Rumanía, en 2004.

Valeriu Butulescu aparece en la última edición de la Historia de la literatura rumana como el escritor vivo más traducido, de hecho sus aforismos se pueden leer en forma de libro en más de cincuenta idiomas.

Seguir leyendo »

Una flor rebelde

A raíz de una publicación en las redes sociales del decano de los poetas cubanos en Canarias, Manuel Díaz Martínez, sobre la menor de los cuatro hermanos Loynaz, me motivó buscar información sobre esta mujer y hacerme preguntas sobre las premisas para ser considerado poeta, y la disyuntiva si el poeta nace o se hace, ahora que cualquiera dice serlo. 

Flor Loynaz, hija del general Enrique Loynaz del Castillo, autor del Himno Invasor, nació en 1908 en La Habana. Llevó por nombre Flor en homenaje a otro general de la lucha independista en las tres contiendas contra la colonización española, y amigo de su padre, Flor Crombet. 

Seguir leyendo »

Alfonsina e Iacometti

Hablar de las argentinas Alfonsina Storni y de María Inés Iacometti es hablar de sensibilidad pura, de anhelo, de la esencia del ser plasmada en letras.

Alfonsina, considerada la poeta del posmodernismo argentino, había nacido cuatro años antes en el pueblo montañés de Sala, cuando en 1896, llevada de la mano por sus padres dejó de ser suiza para convertirse en argentina y más tarde, universal. 

Seguir leyendo »

Una medalla para un artista

Para desarrollar una vida artística en plenitud no hay que vivir bordado de pedrerías y lentejuelas en capitales. 

Por todos los trozos de terrenos llamados municipios en que se fragmenta el Archipiélago canario, han surgido hombres y mujeres a lo largo de todas las generaciones que no han podido vivir sin la creación ni han pensado nunca en recibir elogios ni méritos, simplemente la necesidad de expresar su sentimiento. Tal es el caso de Santiago González Mederos. 

Seguir leyendo »

Poesía sin anestesia

Después de haber leído Calles/ Carrers, de momento, su penúltimo y bellísimo libro, ¿qué nos puede deparar André Cruchaga tras el título en latín Ars Moriendi?  

Para conocer la obra de uno de los poetas más significativos de nuestros tiempos, hay que situarlo en un pequeño país centroamericano, El Salvador; un territorio convulso entre guerras y guerrillas interminables, estremecido social y naturalmente por estar enclavado a los pies del Cinturón de Fuego, en la costa más difícil del Pacífico. Tanta muerte en vano,  y un poeta, dedicado al arte más noble, como la  docencia, quizás, sorteando espantos de palabras gastadas por tanta lluvia, entresacando belleza contra el páramo en medio de ese panorama desolador de la violencia, sorteando su piel contra la aridez de la locura bajo la lluvia, que no es lluvia, porque no moja, son piedras filosas que rajan como penas, el dolor por tanto riesgo. 

Seguir leyendo »

Una banderita, por favor

Todos los que hemos viajado al exterior hemos podido constatar con qué orgullo exhiben los pasajeros del lugar su amor por las señas nacionales. Cualquier casa o edificio no institucional muestran la bandera en su fachada o en lo alto de la edificación. El extremo más marcado que he presenciado ha sido en las ciudades norteamericanas donde los coches llevan a ambos lados unos brazos o extensiones donde ondean orondas la bandera del país.

O en competiciones internacionales, como los juegos olímpicos, vemos al ganador de la prueba pararse en atención, con lágrimas en los ojos en la más absoluta concentración brindar la medalla de oro que lleva en el pecho a la bandera mientras escucha su himno nacional. Es un sentimiento que llevamos dentro desde niño los que hemos estudiado en otro país. En cambio, vemos en ese minuto solemne a muchos campeones españoles sonreír, arreglarse el pelo, rascarse la nariz, mirar el público, alisarse la ropa deportiva…

Seguir leyendo »