eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Juan Calero Rodríguez

Estudió Ingeniería Industrial, Delineación Mecánica y Delineación Arquitectónica. En literatura ha desarrollado los géneros de poesía y cuento, y en las artes plásticas, el dibujo y la pintura. Ha obtenido varios reconocimientos en diversos concursos literarios a nivel provincial, nacional e internacional en Cuba, Estados Unidos, España y Chile. Ha publicado los poemarios ‘Palabras del balsero’, 2007 (Editorial Alternativas, La Palma, España); ‘Pasajero sin oficio’, 2010 (Editorial Alternativas, La Palma, España); ‘Bajo los portales del Niágara’, 2013 (Editorial Voces de Hoy, Miami, Estados Unidos); ‘Los puentes que dejamos al pasar’, 2015 NACE, (Nueva Asociación de Escritores Canarios, Las Palmas de Gran Canaria). Ha sido incluido en más de una veintena de antologías y publicaciones compartidas en España, Estados Unidos, Argentina y Chile, y ha formado parte de jurados de ámbito internacional y regional. Preside la Agrupación Cultural ARTEnaciente de San Andrés y Sauces.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 3

Poesía sin anestesia

Después de haber leído Calles/ Carrers, de momento, su penúltimo y bellísimo libro, ¿qué nos puede deparar André Cruchaga tras el título en latín Ars Moriendi?  

Para conocer la obra de uno de los poetas más significativos de nuestros tiempos, hay que situarlo en un pequeño país centroamericano, El Salvador; un territorio convulso entre guerras y guerrillas interminables, estremecido social y naturalmente por estar enclavado a los pies del Cinturón de Fuego, en la costa más difícil del Pacífico. Tanta muerte en vano,  y un poeta, dedicado al arte más noble, como la  docencia, quizás, sorteando espantos de palabras gastadas por tanta lluvia, entresacando belleza contra el páramo en medio de ese panorama desolador de la violencia, sorteando su piel contra la aridez de la locura bajo la lluvia, que no es lluvia, porque no moja, son piedras filosas que rajan como penas, el dolor por tanto riesgo. 

Seguir leyendo »

Una banderita, por favor

Todos los que hemos viajado al exterior hemos podido constatar con qué orgullo exhiben los pasajeros del lugar su amor por las señas nacionales. Cualquier casa o edificio no institucional muestran la bandera en su fachada o en lo alto de la edificación. El extremo más marcado que he presenciado ha sido en las ciudades norteamericanas donde los coches llevan a ambos lados unos brazos o extensiones donde ondean orondas la bandera del país.

O en competiciones internacionales, como los juegos olímpicos, vemos al ganador de la prueba pararse en atención, con lágrimas en los ojos en la más absoluta concentración brindar la medalla de oro que lleva en el pecho a la bandera mientras escucha su himno nacional. Es un sentimiento que llevamos dentro desde niño los que hemos estudiado en otro país. En cambio, vemos en ese minuto solemne a muchos campeones españoles sonreír, arreglarse el pelo, rascarse la nariz, mirar el público, alisarse la ropa deportiva…

Seguir leyendo »

La mujer en la viñeta satírica española

Cada dibujo publicado en la prensa es el fruto de la reacción de un artista satírico utilizando las frases, personajes y modas, que nos permiten una radiografía del momento que acontece mediante los contextos históricos. El impacto de una sátira es mayor cuanto mayor es su imbricación con el hecho concreto y los vínculos intelectuales o emocionales que es capaz de establecer con su público.

Por ello, las viñetas tienen vida tan efímera que no duran más de unos días. Pasada la actualidad de los acontecimientos que motivaron la sátira, hizo sonreír o prorrumpir carcajadas a los contemporáneos, vendrá a ser absurdas para el lector de los tiempos sucesivos. Por eso, si un lector del siglo XXI indaga las viñetas publicadas en el siglo XIX, se sorprende del frío jugo satírico social, cultural y político, reseco por el paso del tiempo entre las dos épocas.

Seguir leyendo »

Gozosos y traviesos

La pareja palmero-canariona (y viceversa) más popular en la vida cultural de las Islas Canarias, ahora materializan por primera vez este matrimonio literario en un solo tomo, pero como pareja de traviesos y gozosos al fin, no van de la mano alternándose entre sus páginas, se viran de cabeza para los pies, para no compartir el mismo aliento, el mismo sabor literario y separados por una mampara negra, se presentan con dos cubiertas diseñadas por dos artistas de la pintura, una por la palmera Luz Sosa y la otra por Katerina Espevakova. Más bien, son dos libros por un mismo precio. De hecho, para escribir estas 203 páginas de Luis León Barreto, contra las 197 de Rosario, me cuentan que a pesar de tener cada ordenador uno al lado del otro en la misma habitación atiborrada de anotaciones en papeles de disímiles tamaños y texturas, pegados por el marco de las pantallas de los ordenadores, en la pared, sobre las mesas…, se prometieron no consultarse nada hasta el momento de la edición. Así es esta pareja en el trabajo, no en el amor donde son todos uno. Y nos hacen un guiño dedicándose su mitad de libro entre sí.

En este volumen de cuentos predomina el gran dominio sobre el lenguaje de ambos autores, o sea, el decisivo componente sobre las diferentes historias que nos cuentan. Eso es literatura, el edificio que construimos mediante el lenguaje, el instrumento más noble de la expresión humana. Como dijera Caballero Bonald, la palabra no debe describir las cosas, sino el efecto que esas cosas producen.

Seguir leyendo »

La sangre palmera en José Martí

Los archipiélagos de Cuba y Canarias en ese constante intercambio de emigración puede verse como una misma erupción de islas y cayos separados por el brazo azul del Atlántico.

Tomando de la investigación realizada por la historiadora y martiana Elsa Vega Jiménez, máster en Educación y catedrática universitaria, radicada en San Bartolomé de Tirajana, Gran Canaria, podemos saber que por las venas de José Martí también corrió la sangre palmera.

Seguir leyendo »

Título de Hijo Predilecto de El Paso

El 22 de noviembre se conmemoran treinta años de habérsele otorgado el título Hijo Predilecto de la ciudad de El Paso a Ismael González González por el ilustre Ayuntamiento de dicho municipio.

El Paso, pueblo mío! Al que me encuentro unido por herencia ancestral de mis antepasados.

Seguir leyendo »

¿Museos? de… ¿arte?

La capital de La Palma cuenta con una aceptable cantidad de museos en relación con la población de la ciudad. Estos museos son el Museo de Arte Contemporáneo, el Museo Insular, el Museo Naval, el Centro de Interpretación de la Bajada de la Virgen y el Real Castillo de Santa Catalina de Alejandría.

El Museo de Arte Contemporáneo… ¿museo? de ¿arte? ¿contemporáneo? se encuentra en una antigua casona construida en 1616, propiedad del capitán Juan Vandewalle de Aguiar, que se quemó en el siglo XX y fue reconstruida por el Ayuntamiento.

Seguir leyendo »

Exposición de arte en El Paso

Como viene siendo costumbre cada año para las fiestas de Nuestra Señora del Pino, el artista palmero Santiago González Mederos nos presenta una exposición de su obra pictórica más reciente, en esta ocasión exhibe unas cuarenta obras en pequeño y mediano formato con rincones de El Paso y Los Llanos de Aridane.

Santiago, siempre con su mano extendida a los nuevos valores, en esta ocasión, se nos presenta acompañado por otros dos artistas de las artes visuales de su municipio, el acuarelista Gaudencio de la Cruz, con cinco obras, y el pintor sobre fotografías, Alexis Acosta, con otras trece obras.

Seguir leyendo »

Subjetivas palabras a teoremas precipitados

Es un misterio a priori abrir las alas a un libro de poesía de un autor novel sin saber qué expectante viaje desconociendo nos depara, a qué ventana nos asomará, si sensaciones indescriptibles, nuevas formas de expresión o tal vez distintas maneras de entender el universo, nada se sabe de lo que hallaremos en sus páginas, es una sensación de incertidumbre y anhelo al mismo tiempo. Nada importa más que el viaje iniciático, el zambullirse en sus aguas y navegar por ellas hasta la conclusión del periplo.

Perderse uno por los colores de este libro del recién estrenado autor palmero Héctor José Rodríguez Riverol enriquece tanto como recorrer kilómetros por sus venas. No son juegos de palabras lo que nos ofrece, sino historias de una vida.

Seguir leyendo »

Palabras de presentación al poeta Juan Carlos Mestre

(Texto leído en Las Palmas de Gran Canaria el 10 de noviembre) 

Este hombre que tengo a mi lado nació “en ese pequeño pueblo cruzado por dos ríos y rodeado por bosques donde en invierno nieva y la primavera es un inmenso valle de ruiseñores” y comenzó a ser poeta a los nueve años cuando al salir del colegio le llevaba migas de pan a un erizo. 

Seguir leyendo »