eldiario.es

9
Menú

ENTREVISTA

“El patrimonio arqueológico puede ser un factor decisivo para el desarrollo turístico sostenible de La Palma”

El jefe de la Sección de Patrimonio Histórico y Arqueológico del Cabildo, Jorge Pais, asegura que los vestigios benahoaritas “son de extraordinario interés, están bien conservados y, en muchos casos, son únicos en el Archipiélago”.

- PUBLICIDAD -
Jorge Pais contempla los grabados de La Zarza, en Garafía.

Jorge Pais contempla los grabados de La Zarza, en Garafía. ABIÁN SAN GIL

El jefe de la Sección de Patrimonio Histórico y Arqueológico del Cabildo, Jorge Pais, doctor en Arqueología y Premio José Pérez Vidal, ha asegurado en una entrevista con La Palma Ahora que “el patrimonio cultural Benahoarita, adecuadamente protegido y gestionado, puede ser un factor decisivo para que La Palma pueda contar con un desarrollo turístico sostenible y diferenciado del que existe en otras islas de Canarias”. También defiende que en este legado “deberían implicarse” otras consejerías de la Corporación insular como Medio Ambiente y Turismo. Por otro lado, afirma que “los expoliadores están ocasionando un daño terrible al patrimonio arqueológico de La Palma”. 

-¿La Palma está tomando conciencia de que la arqueología es un recurso turístico?

-Esta pregunta, como todo en la vida, tiene sus luces y sus sombras. Es cierto que la situación ha mejorado muchísimo respecto a lo que teníamos hace veinte o más años. Ahora mismo el patrimonio arqueológico se valora, se protege y se difunde gracias a la creación de los dos Parques Arqueológicos de La Zarza (Garafía), inaugurado en 1998, y Belmaco (Villa de Mazo), abierto al público en 1999, la apertura del Museo Arqueológico Benahoarita (Los Llanos de Aridane) en 2007 y el Parque Arqueológico del Tendal (San Andrés y Sauces), que estamos a punto de que se sume a los anteriores. La prueba más palpable de que el patrimonio benahoarita es atractivo para quienes nos visitan es que los dos primeros llevan veinte años funcionando gracias a los ingresos generados, prácticamente, por la venta de entradas. Y ello es así porque, fundamentalmente, los vestigios arqueológicos palmeros son de extraordinario interés, están bien conservados y, en muchos casos, son únicos dentro de la arqueología del Archipiélago canario. A todo ello hemos de añadir la protección y colocación de paneles explicativos en una docena de yacimientos aborígenes. Sin embargo, se podría hacer mucho más y, al mismo tiempo que difundimos la riqueza y variedad del legado patrimonial aborigen, garantizaríamos la preservación a las generaciones futuras de estos vestigios. La mayoría de las actuaciones han sido desarrolladas por la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de La Palma. En nuestra opinión, y es algo que llevamos defendiendo desde hace muchos años, este tema debiera contar con la implicación de otras consejerías como Medio Ambiente y Turismo y esa interdisciplinariedad, hasta día de hoy, prácticamente no ha existido. Desde nuestro punto de vista, el patrimonio cultural Benahoarita, adecuadamente protegido y gestionado, puede ser un factor decisivo para que La Palma pueda contar con un desarrollo turístico sostenible y diferenciado del que existe en otras islas de Canarias.

-¿Qué proyectos relevantes se desarrollarán a lo largo de 2019?

-La verdad es que es un año muy ilusionante y que podría significar el despegue definitivo de la valorización del patrimonio arqueológico palmero. Lo más inmediato, y estamos trabajando ya en ello, es la remodelación completa del Centro de Visitantes y paneles explicativos del Parque Arqueológico de Belmaco gracias, sobre todo, a la implicación de la Dirección General de Patrimonio Cultural de Canarias que, confiamos, también lleve a cabo esta misma labor en el Parque Cultural de La Zarza. En cuanto al Museo Arqueológico Benahoarita tenemos previstas infinidad de actividades que van desde exposiciones (cerámica beréber del Rift marroquí, La Cueva Chica  de Puntallana) hasta estudios de arqueólogos canarios en Egipto; nos gustaría también traer a La Palma la exposición de Luis Diego Cuscoy, así como una, de elaboración propia, sobre el mundo funerario benahoarita que será comisariada por la arqueóloga Nuria Álvarez Rodríguez; talleres didácticos, visitas guiadas, continuación del proyecto de los Titiriawaras, un congreso de arqueología, publicaciones, presentación de las donaciones, seguir con las madayas,  segunda campaña del estudio e inventario de las Cuevas Colgadas, etc. Nuestra ambición más importante es iniciar la renovación de la Sala de Exposición Permanente del Museo Arqueológico Benahoarita. A todo ello hemos de añadir la protección y accesibilidad de la Cueva del Tendal, así como la realización de una excavación arqueológica en este mismo yacimiento que, básicamente, consistirá en recuperar los materiales que han descontextualizado los expoliadores en la parte central de la cueva de habitación. Finalmente, ya se han dado los primeros pasos para el cuarto parque arqueológico que tendrá como centro neurálgico el conjunto de Buracas de Las Tricias (Garafía).

-¿Cuál es la asignatura pendiente en la arqueología palmera?

-Por un lado, es necesario y vital acabar, de una vez por todas, con los expoliadores que están ocasionando un daño terrible en nuestro patrimonio arqueológico. Y, aunque es complicado, se puede conseguir con la implicación de todos, desde las instituciones a los ciudadanos, y aplicando las penas que establece la Ley de Patrimonio Histórico para este tipo de delitos. Y, por otro lado, continuar con las excavaciones arqueológicas. En este aspecto La Palma cuenta con un campo de investigación envidiable y que puede ayudar a ofrecernos información novedosa e importante sobre la vida y cultura de los benahoaritas. Es intención del Cabildo Insular de La Palma continuar con este tipo de actividades como las que se han llevado a cabo en la necrópolis de La Cucaracha (Villa de Mazo) y la reseñada anteriormente en El Tendal (San Andrés y Sauces). En este apartado, queremos destacar la iniciativa del Ayuntamiento de Tijarafe de realizar excavaciones en varios yacimientos del Barranco de Los Gomeros. Sería deseable e interesante que otros municipios palmeros siguiesen este mismo ejemplo. En tercer lugar, y es un empeño personal en el que llevamos batallando desde hace muchísimo tiempo, es recuperar y traer a La Palma todos los vestigios benahoaritas que están fuera de nuestra Isla. En este sentido, las perspectivas son muy halagüeñas y, a corto o medio plazo, podremos contar con una colección que se encuentra en Tenerife y, así mismo, conseguir la devolución de los materiales que, en su momento, fueron llevados y depositados en el Museo de la Naturaleza y El Hombre (Santa Cruz de Tenerife) y en el Museo Canario (Las Palmas de Gran Canaria). 

-¿Cómo va la Carta Arqueológica de La Palma?

-Las cartas arqueológicas no se terminan nunca y, de hecho, es habitual que se hagan actualizaciones debido a que las prospecciones son complicadas y lentas, te pueden pasar desapercibidos yacimientos, se quedan fuera zonas inaccesibles, se producen hallazgos casuales, etc. A día de hoy, aún quedan por realizar las cartas arqueológicas de Puntallana; Santa Cruz de La Palma; la revisión de la Comarca de Las Breñas; una parte de El Paso, Garafía y San Andrés y Sauces, y Los Llanos de Aridane. De cualquier forma, continuamente siguen apareciendo nuevos yacimientos arqueológicos, incluyendo en zonas que ya habían sido prospectadas. Ahora mismo contamos con unos 5.000 yacimientos arqueológicos y ese número se incrementará notablemente en cuanto se prospecte toda la Isla. Desde la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de La Palma continuaremos con estos trabajos hasta completar la Carta Arqueológica Insular.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha