Violencia machista

Condenado a 90 días de trabajos comunitarios por maltratar y retener durante más de un mes a su pareja en La Laguna

EFE

0

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Santa Cruz de Tenerife ha impuesto una pena de 90 días de trabajos en beneficio de la comunidad a un hombre por los delitos de amenazas y coacciones en el ámbito de la violencia de género sobre su pareja, quien denunció que llevaba un mes retenida y pidió ayuda arrojando papelitos a la calle.

Se trata de una sentencia de conformidad según la cual, además de los trabajos para la comunidad, se le impone al procesado una orden de alejamiento respecto de la mujer por un periodo de ocho meses por cada uno de los dos delitos por los que ha sido condenado.

Según explicó el inspector a través de la cuenta oficial de la Policía Local de La Laguna en la red social X, sobre las 11.30 horas del pasado martes 11 de junio, los servicios policiales recibieron una requerimiento de una vecina de la zona de Tejina que informaba de que había recibido en su domicilio unos papelitos donde otra persona le pedía auxilio.

Seguidamente se trasladaron hasta el lugar varias patrullas, pudiendo comprobar lo que la vecina alertante decía, por lo que los agentes procedieron al auxilio de la víctima, que se encontraba con un hombre, que aseguraba que “no pasaba nada”.

Sin embargo, la mujer auxiliada expuso a los agentes que llevaba retenida en el domicilio más de un mes desde que llegó de Cuba, asegurando que este hombre le “había quitado hasta el pasaporte y presuntamente había causado malos tratos de forma reiterada”. La Policía, tras comprobar los hechos, detuvieron al hombre y lo trasladaron hasta las dependencias del Cuerpo, mientras que a la mujer le prestaron los primeros auxilios en el Centro de Salud de Tejina, donde fue reconocida por un facultativo.

El juicio se ha saldado con la citadas penas y en la sentencia se reconoce como hechos probados que ambos mantuvieron una discusión entre el 9 y el 10 de mayo pasados, en el transcurso de la cuál él le dijo que le iba a “arrancar la cabeza”, expresión que repitió en una videollamada a la madre de su pareja.

También recoge que en la mañana del 7 de junio, “con el ánimo de doblegar la voluntad” de la mujer, la sacó de la cama en pijama y la llevó agarrada hasta la calle al tiempo que le decía: “vamos, para que veas lo que yo trabajo por los dos”, la introdujo por la fuerza en su coche y le arrebató el móvil cuando la víctima intentaba contarle lo sucedido a la expareja del procesado.

Recuerda que si conoces un caso de violencia machista puedes llamar al 016 o al Dispositivo de Mujeres Agredidas de Canarias llamando al 1-1-2.