eldiario.es

9

Viajar Ahora Viajar Ahora

Un capricho de la naturaleza llamado Teide

Con una altitud media de más de 2.500 metros sobre el nivel del mar este Parque Nacional enclavado en la isla canaria de Tenerife es una muestra única de vulcanismo de altura

Con más de tres millones de visitantes al año, el espacio natural que alberga a la montaña más alta de España (3.717 metros) es un atractivo turístico de primer orden

Llanos de canca con el Teide de fondo, una de las 'postales' recurrentes del Parque Nacional.

Llanos de Ucanca con el Teide de fondo, una de las 'postales' recurrentes del Parque Nacional.

Los expertos hablan de un gran cataclismo como origen del actual edificio volcánico del Teide y su entorno más inmediato. Hace unos 180.000 años, una gran masa de material volcánico (algunos hablan de alturas superiores a los 4.000 metros) se desplomó por lo que ahora es el Valle de La Orotava formando el circo de Las Cañadas (en la isla canaria de Tenerife) y abriendo un periodo de intensa actividad volcánica que culminó con el surgimiento del actual volcán. Los frutos del ‘meneo tectónico' han quedado a la vista en forma de coladas, amplias zonas de cenizas volcánicas, varias decenas de conos y la montaña más alta de España. En definitiva, todo un espectáculo de formas y colores.

Después de tanto trasiego, que aún no ha finalizado, no es de extrañar que para los guanches (antiguos pobladores prehispánicos de Tenerife) el Teide fuera la casa del mismísimo Guayota, algo así como el demonio de la religión insular; aunque hay abundantes restos de los antiguos 'dueños' de la isla desparramados por la zona.  

El paisaje, de tintes desolados, parece confirmar la superstición y el visitante se encontrará con una muestra sublime del poder destructor y creador de la Naturaleza. Coladas, bombas volcánicas de varios metros de altura, campos interminables de piedra pómez de los más variados colores y tamaños conforman un tapiz de gran belleza. El que sepa mirar podrá disfrutar de mil matices diferentes que hacen de este lugar un paraje único. Más de tres millones de turistas visitan, cada año, el parque, convirtiéndolo en el espacio natural más visitado de España.

Una completa red de miradores con paneles explicativos en varios idiomas, centros de visitantes perfectamente identificados y una más que aceptable señalización de hitos y senderos facilitan la labor a los visitantes que sólo deben preocuparse de disfrutar del paseo y disparar sin parar sus cámaras fotográficas.

Otro de los puntos fuertes de este parque nacional es su fácil accesibilidad. Es posible disfrutar de gran parte del paisaje desde el coche y a través de una importante red de senderos que permiten descubrir todos los secretos de la alta montaña tinerfeña. Los menos aventureros podrán disfrutar de los principales atractivos desde sus vehículos, mientras que los atrevidos pueden optar entre senderos de baja dificultad o rutas muy exigentes sólo reservadas a los más preparados. Pero siempre con precaución. No hay que olvidar que estamos en parajes de alta montaña. En invierno y en los primeros compases de la primavera la probabilidad de nevadas es alta y los cambios súbitos de climatología no son extraños.

Un ecosistema exigente

Con un ambiente de esta naturaleza no es de extrañar que los residentes permanentes del Parque Nacional del Teide estén más que preparados para soportar las condiciones más adversas. Pese a la altitud, la escasa humedad y la extrema climatología, el Teide es hogar permanente de gran número de especies vegetales y animales y lugar de acogida ocasional o estacional de otras muchas que suben a las cumbres para alimentarse. En cuanto a la flora destaca el reinado de la retama del Teide, un arbusto achaparrado que puede llegar a medir dos metros y que tapiza gran parte de la superficie del parque. Otra especie importante es el tajinaste, que se convierte en todo un espectáculo cada primavera con sus inflorescencias cónicas rojas o violetas de gran tamaño. La fauna también presenta algunas joyas exclusivas. Sin duda alguna, son los invertebrados los más numerosos y se han catalogado más de 700 especies. Ya entre los vertebrados destaca la abundancia de lagartos, de entre los que el lagarto tizón es el rey, y aves como la alpispa, el alcaudón real o el cernícalo.


El Parque Nacional del Teide también ha tenido gran importancia en el desarrollo de las comunidades humanas de Tenerife. La importancia económica de este espacio se ha perpetuado en el tiempo y aunque los usos han cambiado, estas rocas escupidas por la tierra han jugado un papel primordial en el sustento de los tinerfeños desde hace milenios. Si ahora es el atractivo turístico su mayor valor económico, en el pasado, se distinguió como lugar de pastos comunal donde los diferentes menceyatos guanches (cantones tribales) abastecían a sus ganados en los meses de verano. De la importancia de Las cañadas para los antiguos pobladores de Tenerife dan fe los innumerables vestigios arqueológicos. Pero no sólo estamos ante un espacio de utilidad pastoril. El Teide también ofreció materias primas (obsidiana) y, pese a la presencia de Guayota (el diablo de los guanches) también alimento espiritual, extremo que se pone de manifiesto al encontrarse varias cuevas que sirvieron de enterramiento para los guanches. Los últimos pastores transitaron 'Las Cañadas' hace apenas unas décadas.

Lo que no te puedes perder de camino al Parque

Los Altos de Izaña.- Situados en la uno de los accesos más populares de parque (cruce señalizado en la TF 24 desde Santa Cruz-La Laguna), el alto de Izaña presenta un alto valor desde el punto de vista científico y paisajístico. Desde este lugar pueden observarse impresionantes vistas sobre el propio volcán, omnipresente en toda la zona, la vertiente este de Tenerife y sobre la Isla de Gran Canaria. Pero lo que ha dado fama a Izaña es su importancia como centro de gran importancia científica. La instalación, en este lugar, de varios telescopios adscritos al Instituto Astrofísico de Canarias han hecho de Izaña uno de los referentes mundiales de la investigación del cosmos.

La Rosa del Teide.- Esta singular formación geológica, situada en el kilómetro 22,4 de la TF 21 (dirección La Orotava-Teide) es otra muestra de la capacidad creativa de una naturaleza que siempre fue generosa con Tenerife. Bloques geométricos de basalto han formado una curiosa flor de piedra enclavada en pleno pinar. Se ha habilitado un pequeño mirador que facilita la admiración de este regalo surgida de las profundidades de la tierra.

Bajada de Chío.- Si se dispone de tiempo, es recomendable abandonar el parque por la TF 38 con dirección a Chío. Esta carretera permite observar de manera más patente que en otros accesos la progresiva colonización del Pino Canario en zonas de actividad volcánica reciente, así como los aprovechamientos agrícolas tradicionales de la zona Sur de Tenerife. En días claros se puede disfrutar de una asombrosa vista de la Isla de La Gomera.

Visitas en el interior del parque

Centro de Interpretación del Teide.-  (Dirección: TF 24 km 34; Tel: (+34) 922 922 731; Horario: L-D 9.00 – 16.00; mail: teide.maot@gobiernodecanarias.org) es una de las joyitas del parque. A través de una cuidada selección de paneles y recursos audiovisuales, el visitante conocerá los secretos geológicos del lugar y su importancia natural. Impresionante la película que explica cómo se formó la montaña más alta de España. En las inmediaciones se ha instalado un curioso jardín botánico donde pueden verse ejemplares de las especies vegetales que crecen en las cumbres de Tenerife.

Montaña Blanca.- Este manchón de color claro destaca sobre el resto del parque. Estamos ante uno de los conos volcánicos más recientes del parque y que, como principal particularidad está formado por la acumulación de miles de toneladas de piroclastos de piedra pómez  de color claro. El ‘picón’, como lo llaman los habitantes locales, forma curiosas ‘dunas’ blancas que contrastan con los negros, ocres y rojos que dominan el paisaje. Desde aquí parte el sendero número 7 que asciende al Pico del Teide. Los que suben hasta el punto más alto de la geografía española suelen pasar la noche en el Refugio de Altavista antes de hacer cima poco antes del amanecer. Para los que no quieran darse la paliza queda la posibilidad de subir y/o bajar en el teleférico. Pasar la noche en el Teide es una experiencia increíble.

Roques de García.- Después del propio volcán, son la principal seña de identidad del Parque nacional del Teide. Situadas en el kilómetro 42,6 de la TF 21, estas torres de lava que han resistido erguidas la fuerza de la erosión, son uno de los símbolos más conocidos de la isla de Tenerife. Dispuestos como una línea que divide Las Cañadas en dos subcalderas, estas extrañas formaciones se formaron cuando el magma rellenó fisuras en el terreno formado por materiales más blandos. La erosión, luego, se encargó de dejarlos al aire formando formas caprichosas. En este lugar también se puede visitar el Centro de Visitantes de Cañada Blanca (Horario: L-D 9.00 – 16.00) donde se explora la presencia humana en el parque desde época prehispánica.


Llanos de Ucanca.- Desde el mirador de Ucanca (TF 21 km. 44) se puede disfrutar de la mejor panorámica sobre el Teide y el Pico Viejo de todo el parque. Desde la carretera puede admirarse uno de los paisajes más sobrecogedores del Parque Nacional. Una llanura de kilómetros de longitud se interrumpe de manera brusca con las primeras rampas de una montaña que busca con majestuosidad los 3.718 metros. En épocas de deshielo, este lugar concentra gran parte del agua procedente de la ladera suroeste del volcán lo que convierte a Ucanca en un lago de vida efímera donde se refleja toda la grandeza del Teide. Muy cerca, en Boca de Tauce (cruce TF-24 y TF-38) se encuentra el Museo de Sitio Juan Évora, el último habitante permanente de Las Cañadas del Teide. En este centro se muestra el estilo de vida de los últimos pastores que habitaron el lugar.

Descargar guía completa del Parque Nacional del Teide

Para la obtención del permiso para subir a la cumbre:

Oficina Administrativa del Parque Nacional del Teide: Dirección: C/ Doctor Sixto Perera González, nº 25. El Mayorazgo --Villa de La Orotava --; Tel: (+34) 922 922 371; e-mail: teide.maot@gobiernodecanarias.org; Horario: L-V 9:00 - 14:00.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha