eldiario.es

Menú

Podemos y NC, contra la Ley del Suelo

- PUBLICIDAD -

Podemos y Nueva Canarias son los únicos partidos que se han opuesto a la Ley del Suelo del Gobierno Canario propiciada por CC y PSOE, y aplaudida hasta con las orejas por el Partido Popular, una ley más conocida como “Ley Clavijo”. Los socialistas canarios, al igual que sus compañeros de todo el estado, están realizando unas actuaciones realmente escandalosas, y por aquí en la tierra canaria han adoptado actitudes vergonzosas con todos los desplantes que le ha hecho Coalición Canaria a cuenta de los pactos en cascada que más bien han sido saltos de agua, y con el trasfondo de la Ley del Suelo. Los muchachos del PSOE, y su muchacha vicepresidenta del Gobierno Canario, Patricia Hernández, por un sueldo son capaces de ponerse de rodillas ante Fernando Clavijo, que por insultarles les ha dicho que son unos medianeros y dos teniques del Teide.

Los bandazos que ha dado el PSC/PSOE a cuenta de la crisis con Coalición Canaria han sido calamitosos, realmente indignantes para muchos militantes que no comulgan con la actitud entreguista de la dirección regional. Ahora mismo, con respecto a la Ley del Suelo, quienes han adoptado una posición totalmente en contra son Podemos y Nueva Canarias, y en este sentido Noemí Santana ha indicado que en la ley se esconde, tras un aparente e inocente deseo de eficiencia, una verdadera desregulación del territorio y una auténtica regresión en materia de planeamiento. A juicio de Podemos, el espíritu del texto no representa los intereses de la mayoría social del Archipiélago porque no ha existido un diagnóstico previo a su redacción que analice la capacidad de uso de nuestro suelo y no contempla en absoluto un modelo de ordenación del territorio canario y lo considera sobre la base de su aprovechamiento urbanístico obviando los recursos naturales. Para Noemí Santana, “la Ley del Suelo que promueven Coalición Canaria, PSOE y PP, es un certificado de defunción para la tierra canaria  y el presidente Clavijo ejerce de enterrador”.

Por su parte Román Rodríguez, líder de Nueva Canarias, ha sido muy riguroso y contundente al posicionarse a esta Ley del Suelo de Clavijo, afirmando además que divide a la sociedad canaria, y que Nueva Canarias pretende al enmendar a la totalidad del proyecto “generar un debate constructivo, riguroso, y para evitar que el futuro de las islas se ponga en peligro al sacrificar el territorio y los recursos naturales por el interés de unas minorías empresariales depredadoras”. Me tropiezo con la vecina del quinto en la plazoleta de Farray, y me tranquiliza al hablarme de la gran victoria de la Unión Deportiva sobre el Eibar. “Oiga, mire que sufrí en los últimos minutos. Ya estaba viendo que el partido iba a terminar en empate, que íbamos a perder otros dos puntos, pero menos mal que Jonathan Viera marco de penalti. Aquello fue una fiesta. Y oiga, diga que dejen de meterse con Raúl Lizoaín, esta vez estuvo muy bien, hay que darle confianza”. Tengo la impresión inicial de que no me va a hablar de política, que a veces le tengo miedo por sus radicales comentarios, y de repente suelta el rizo.

“Y hablando de otra cosa, ¿qué coño puñetas está pasando en la Justicia Canaria? Me da la impresión que algunos jueces en vez de llevar puñetas en sus mangas deberían irse a la puñeta.  Y en algunos casos también dejar la toga. Oiga, es que no salgo de mi asombro, y todos los días al alba, cuando me pongo delante del ordenador, ya me asustan las noticias que salen del Palacio de Justicia. A estas alturas tengo una cosa clara, que todo ha sido una maniobra asquerosa, nauseabunda, llevada a cabo por el juez Salvador Alba para acabar con la carrera política, y también la judicial, de la exdiputada de Podemos por Las Palmas, Victoria Rosell. A mí, como a la mayoría de los diputados del Parlamento de Canarias, según declararon en su momento, todo esto me ha producido asco y horror”.

Pide otro cortado, se toma un respiro, y cuando espero que siga hablando de la situación de la Justicia Canaria, cambia el disco. “Y del PSC/PSOE es de vergüenza con la Ley del Suelo de Clavijo. ¡Madre mía, qué barbaridad!. Estos chicos ppccsocialistas no saben qué hacer para perder votos. La contradicción en la que están incurriendo es de juzgado de guardia, con puñetas y todo. Mire que han tragado todos los desplantes que le ha hecho Clavijo, Barragán, Ruano, y otros dirigentes de Coalición Canaria, y todo porque Patricia Hernández no quiere perder su sueldo de vicepresidenta, lo mismo que el resto de consejeros y directores generales que están chupando del bote. Menuda panda de medianeros”.

Menos mal que la Unión Deportiva le ganó el Eibar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha