eldiario.es

Menú

Pasado y futuro

Examino las dos últimas encuestas, la de 'El País' y la del CIS, y llego a la conclusión que el bipartidismo de arriba está tocado pero no muerto.

- PUBLICIDAD -

No les voy a hablar de nuevo de la transición, no quiero ser pesado con el pasado. Pasado y futuro político son las claves del presente. No me refiero mucho al presente, porque ya saben que una noticia, una detención de hoy, una nueva corrupción, puede quedar la información vieja mañana al surgir una nueva de última hora. Examino las dos últimas encuestas, la de “El País” y la del CIS, y llego a la conclusión que el bipartidismo de arriba está tocado pero no muerto. Andan a tropezones por el centro del ring con la mirada perdida pero no caen a la lona. Al pasado le cuesta morir, y al futuro le cuesta nacer, los dos con dolor, con tensiones, con retortijones. Hay otro bipartidismo por abajo, el de Izquierda Unida y Unión, Progreso y Democracia, que no acaban de arrancar, que siguen como los comparsas del bipartidismo de arriba, y que algunos de sus líderes, Cayo Lara en IU y Rosa Díez en UpyD, no quieren entender que se les ha pasado el arroz, se les ha pasado la hora, y que en el primer caso deberían darle paso a Alberto Garzón y Tania Sánchez, y en el segundo a otros dirigentes también más jóvenes y sin el pasado ppsocialista de la Rosa vasca. En el medio de los dos bipartidismo, en la centralidad electoralista, Podemos, que no acaba de alcanzar a los de arriba y que andan dudando si pactar con uno de los de abajo, IU, creando Ganemos a nivel de toda España que le daría más posibilidades de cara a las autonómicas y municipales de mayo 2015.

Me voy al Mercado Central a hacer la compra de la semana y también para hacer mi particular sondeo sin meter mucho la cuchara, escuchando más que hablando, que es la forma de ver que piensan los demás. En el puesto de frutas y verduras le oigo decir a un señor hablando con la puestera “estoy decidido a votarle a Podemos, ya está bien de que tanto el PP como el PSOE se pasen la vida robando, hay que darle una oportunidad al chico ese que habla tan bien por la tele”, y la puestera se escandaliza y le contesta que “pues yo les tengo miedo, dicen que son comunistas, y que nos van a quitar hasta las empresas para dárselas a los trabajadores, me dijeron que también van a poner una Ley de Alquileres con precios bajísimos para quienes no tengan casa”. El señor le contesta que “se dicen muchas mentiras porque les han cogido miedo, no me creo nada de eso, porque además se ve que son muy inteligentes”.

En el puesto del pescado provoco la conversación, porque dos señores no hablan sino del Real Madrid y el Barcelona. Le digo al pescadero que tal va con Podemos, y uno de los señores futboleros salta sin dejar meter baza al puestero. “Como van a ir, preparando la división de toda España, aplicando el bolivarismo ese que se hace en Venezuela, que tiene a todo el mundo muerto de hambre, son chavistas bolivaristas, no los quiero ni ver en pintura”. En el puesto del pescado, que ya saben que el fresco está por las nubes y mayormente vienen gente de clase media a comprar, y las opiniones son mayoritarias favorables al continuismo del Partido Popular. “Más vale malo conocido que bueno por conocer”, dice una señora joven. De repente una señora muy mayor, que se aferra a su carrito casi para no caerse, me da la luz del día. “Miren, todo eso que dicen en la tele de Podemos es mentira para meternos miedo, el PP y el PSOE son una misma cosa, y cuando critican a Venezuela les puedo decir que tengo dos hermanos que no comulgan con Maduro, ni antes con Chaves, pero que viven bien, he estado en sus casas en Maracaibo y ya quisieran muchos trabajadores canarios tener una casa como tienen mis hermanos, y mis sobrinos y sobrinos nietos comen todos los días a boca llena tres y cuatro veces al día, y se van de vacaciones a la isla de Margarita en donde hay turismo de lujo”. Silencio sepulcral de los futboleros, porque la señora impone respeto y simpatía, y me voy al puesto de la carne un tanto eufórico.

El carnicero me conoce desde hace años y lo primero que me pregunta es por la Unión Deportiva, y luego en voz muy alta exclama: “¿¡Qué, podemos!? Le echo mi discurso sobre la unidad necesaria para batir al bipartidismo de arriba, atrayendo hacia Podemos a uno de los del bipartidismo de abajo, le explico el asunto, y me dice: “No sé, no sé, a lo mejor si se mete Izquierda Unida es peor, porque mucha gente los relaciona con el comunismo, y pueden retraerse”. Discutimos ante el silencio de tres señoras, que no quieren hablar de política, y al final le saco a relucir la propuesta de Ganemos, y el hombre aparentemente se da por convencido, aunque no sé si a lo mejor está “vencido” porque cree que va a perder un cliente. Como hace años que le conozco y ha sido un fiel votante de PSOE y de IU en algunas ocasiones, termino por creerme que la idea de Ganemos le complace. “Bueno, ya seguiremos hablando”.

Llego a casa y cuando sacamos toda la compra, mi mujer exclama: ¿”Y los berros para el potaje?. Ya estuviste enrollado con la política”. Tuve que ir al supermercado de la esquina a comprar unas acelgas. No había berros, otra vez será…

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha