eldiario.es

Menú

El bolso de Carmen

- PUBLICIDAD -

A la cabeza de lista del PP de Las Palmas le robaron el bolso en la sede de su partido durante la noche electoral. No es una simple anécdota. Más bien es una metáfora hosca y grosera de nuestra política partidista. Si hay dirigentes y cargos públicos del partido gubernamental que roban a espuertas, no debe extrañarnos que los militantes o simpatizantes perpetren hurtos de pequeña cuantía como este.

Las empresas demoscópicas no se han equivocado en las prospecciones que finalmente resultaron fallidas. Lo que pasa es que hay electores del PP que se avergüenzan de decir en público que votan a Rajoy. Como antes ocurría con el PSOE en la funesta época de los GAL, Filesa y Roldán. Cuando las empresas encuestadoras abordan a los potenciales votantes se encuentran con muchos que están orgullosos de votar al partido con el que simpatizan, pero hay otros que prefieren esconderse debajo de una piedra antes que desvelar que elige una opción más conocida por sus corruptelas internas y sus promesas incumplidas que por su programa electoral.

Somos un país asustado, miedoso y acongojado que prefiere lo malo y viejo conocido a lo bueno y joven por conocer. Nos protegemos en nuestras casas con rejas, puertas blindadas y alarmas, pero luego votamos sin pudor a los ladrones. Somos un país sadomasoquista que no tiene remedio. El partido que más corrupción y recortes tiene sobre sus espaldas es nuevamente el más votado, ampliando distancia con el segundo. Los partidos emergentes, que obtuvieron gran éxito en diciembre pasado, han sido ahora los más castigados. La gente vota más a los de siempre, a pesar de sus estragos, sin dar una oportunidad a los nuevos, que no sabemos si serán la panacea pero están inmaculados porque aún no han gobernado.

En las islas lo más destacado es que CC mantiene su único escaño como si fuera un tesoro, aunque a la postre pueda ser el de NC el más valioso. En el Archipiélago la ausencia de Soria ha beneficiado al PP, que ha logrado un escaño más a costa del PSOE. Esto demuestra que el exministro de Industria no era tan importante para el partido como nos querían hacer ver.

En definitiva, que la estrategia del miedo desplegada por el PP le ha salido bien: ha perjudicado claramente a Ciudadanos y se ha distanciado de la izquierda. El Brexit y Venezuela han sido dos asuntos que les ha beneficiado en estas elecciones en detrimento de PSOE y Podemos. Es evidente que España es un país para viejos, algo que no está nada mal si también lo fuera para los jóvenes. Si ya es triste que seamos un país gobernado por corruptos, más lo es que seamos un país de miedosos y mentirosos incapaces de decir en voz alta a quienes votamos por pura vergüenza.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha