eldiario.es

Menú

Los tigres no son vegetarianos

- PUBLICIDAD -

De aquella Cumbre de Washington (noviembre de 2008) con Bush en la Casa Blanca a la cumbre de Toronto de este fin de semana hemos visto una evolución de los discursos: las tesis keynesianas de estimular la inversión pública para frenar el enfriamiento económico (con la excepción del Bush que decía "mas gobierno no es la solución, los ultraliberales no tienen la culpa de nada, que viva el dios mercado") han dado paso a un miedo a los ataques de los mercados y un pánico al déficit público, lo primero es arreglar las cuentas estatales a base de recortar los gastos.

No han tenido la valentía de definir dónde van a recortar esos gastos, pero el plan de ajuste de Grecia impulsado por el FMI y la Unión Europea y el plan de ajuste del gobierno de Zapatero, aplaudido por las mismas instituciones, nos dan pistas sufientes: los recortes deben afectar a los trabajadores públicos (en sus nóminas y en el número de empleados), a los pensionistas, a subvenciones a los parados?Estos recortes van acompañados siempre con recetas neoliberales que reforman el mercado de trabajo a base de recortar derechos adquiridos.

¿Y el sistema financiero? Pues en Toronto, igual que ocurrió en Washington, y en Londres, y en Pittsburgh, la respuesta siempre es la misma: lo estudiaremos en la siguiente cumbre. ¿Y la reforma del Fondo Monetario Internacional, para hacerlo un poquito democrático dando participación a los países emergentes y reduciendo el poder de los estados más ricos que tienen capacidad de veto? Pues lo trataremos en la próxima cumbre en Corea.

La verdad es que son unos auténticos caraduras. Podían haberse reunido directamente en Sudáfrica, después de acudir a los estadios a ver los partidos de sus respectivas selecciones. Ver las risas de personajes como Silvio Berlusconi o la cara del representante de la monarquía feudal de Arabia Saudí o del primer ministro turco, o del chino, nos da la idea de en manos de quiénes estamos, que le pregunten a los ciudadanos de estos países qué significa la palabra democracia.

El año 2009 el mundo gastó 1,5 billones de dólares en armamento, esto supuso un incremento del 5,9% respecto a 2008 y un 49% desde el año 2000. La industria de la guerra no está en crisis y cotiza en la bolsa. Cuando hablan de recortar el déficit público piensan en Sanidad, Educación, Justicia?pero no nombran los gastos militares. Aunque el gobierno de Barak Obama anuncia que con la futura retirada militar de Irak y Afganistán se recortará de forma importante el presupuesto militar, que para el año 2010 en Estados Unidos es de ¡680.000 millones dólares! Compare usted esa cifra con la aportación de los países más ricos a un plan por la salud materno-infantil en el llamado tercer mundo: entre todos los estados sólo darán 5000 millones de dólares.

Zapatero aprovechó la reunión de Toronto para presumir de su plan de ajuste, su reforma laboral y la ley de cajas. Parecía un farmacéutico que fue a vender sus recetas a un congreso de médicos, cuando fueron esos médicos los autores de las recetas. Mentiría si digo que me siento decepcionado tras leer las conclusiones de los mandamases políticos mundiales en esta cumbre de Toronto. Aquella refundación del capitalismo de la que habló Sarkozy en la reunión de Washington en 2008 se ha quedado en más capitalismo y a obedecer lo que digan los especuladores financieros. No me siento decepcionado porque esperar que los ricos tomen decisiones para beneficiar a los pobres sería como creer que en una reunión internacional de tigres van a aprobar una lista de menús sólo aptos para vegetarianos.

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha