eldiario.es

Menú

Leonardo Sbaraglia y Federico Luppi se encuentran en un punto 'Sin retorno'

MADRID

El actor Leonardo Sbaraglia ha declarado que "el Estado ha de seguir subvencionando cultura, no sólo una política de mercado", en relación con la crisis del cine y los últimos datos de asistencia a las salas de proyección españolas. El actor estrena su última película, 'Sin retorno', ópera prima del director Miguel Cohan en la que también aparecen Federico Luppi y Bárbara Goneaga.

- PUBLICIDAD -

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

Leonardo Sbaraglia y Federico Luppi presentan Sin Retorno

Leonardo Sbaraglia y Federico Luppi presentan Sin Retorno

El actor Leonardo Sbaraglia ha declarado que "el Estado ha de seguir subvencionando cultura, no sólo una política de mercado", en relación con la crisis del cine y los últimos datos de asistencia a las salas de proyección españolas. El actor estrena su última película, 'Sin retorno', ópera prima del director Miguel Cohan en la que también aparecen Federico Luppi y Bárbara Goneaga.

El actor ha señalado este martes, en declaraciones a Europa Press, que "hay que seguir pensando en estrategias para atraer a la gente al cine". Según indica, una de ellas podría ser internet --"tal y como dijo Álex el otro día--", ya que "no se puede negar su potencia ni su poder cultural y social", aunque matiza que la duda está en "cuál será la manera de financiar el trabajo y cuál será el equilibrio".

Para Sbaraglia, el público español es "muy crítico" con su propio cine y "no termina de ser observable lo maravilloso que es, lo bien que se cuentan las historias y la cantidad de directores que hay". A su juicio, es un "privilegio grande" tener la cinematografía que se tiene en España, por lo que considera que "hay que ser más respetuoso en ese sentido".

En el filme que ahora presenta, el actor argentino se mete en el papel de Federico Samaniego, un hombre que se ve envuelto en un accidente de coche mortal del que es totalmente inocente. El culpable, un joven estudiante miembro de una familia acomodada, huye sin dejar rastro. Sin embargo, el padre de la víctima exige encontrar al culpable y llevarlo a la cárcel.

Aquí se habla de "justicia" --no sólo en la dimensión institucional, aclara-- y de la "responsabilidad individual", a través de una moral con la que ciertos personajes "meten la cabeza en la tierra, como una avestruz, incluso cuando la gente de alrededor se hunde". "No se dice al espectador cómo ha de comportarse, pero él se lleva la película a casa", afirma.

No es la primera vez que Sbaraglia participa en óperas primas --protagonizó el primer largometraje del cineasta Rodrigo Cortés--, algo que le encanta porque le ofrecen "muchas garantías". "Me encanta que los directores noveles tengan esa primera experiencia cinematográfica conmigo y que yo pueda estar en esos primeros pasos, porque confío en los nuevos puntos de vista y en la gente que tiene algo que contar", ha manifestado.

MIEDO, INJUSTICIA Y SUPERVIVENCIA

El miedo, la supervivencia, el instinto protector, la injusticia, la mentira y el fraude son algunos de los temas que tejen esta trama, a medio camino entre el thriller y el drama. Según ha indicado su director, Miguel Cohan, el aspecto policial es "el esqueleto que engancha al espectador", mientras que los personajes son aquello que lo invita a reflexionar.

Cohan y su hermana tardaron cerca de tres años en escribir este guion. Curiosamente, cuando los productores leyeron la historia pensaron en el veterano actor Federico Luppi para representar el papel de Víctor Marchetti, el padre del joven fallecido. "Mi abuelo tiene cosas muy parecidas, así que no es raro que mi hermana y yo pensásemos en él cuando escribimos este guion", señala.

El director fue el gran vencedor de la Seminci de Valladolid, ya que con este filme obtuvo la Espiga de Oro, el Premio al Mejor Nuevo Realizador y el Premio Fipresci de la Crítica Internacional, tres premios "tan importantes y tan distintos" que han supuesto, según señala, "mucho más de los que esperábamos".

Cohan está convencido de que "la tecnología va por un camino que las decisiones de los individuos no pueden detener". En este sentido, afirma que "internet ya es parte de la sociedad", y añade que el camino de la solución no es pensar si la piratería afecta o no a la industria, sino que pasa por "pensar las alternativas, porque en internet la película va estar, no se puede evitar".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha