eldiario.es

Menú

Santa Brígida hace oídos sordos al Diputado del Común

El Ayuntamiento mantiene su decisión de cobrar una tasa a unos vecinos que hace unos años pusieron una mesa en el Mercadillo municipal para informar de su propuesta sobre 'El parque que queremos'

- PUBLICIDAD -
Casco antiguo en Santa Brígida donde se ven las obras paralizadas del centro comercial.

Casco antiguo en Santa Brígida donde se ven las obras paralizadas del centro comercial.

El Ayuntamiento de Santa Brígida ha hecho oídos sordos al Diputado del Común y ha mantenido su decisión de cobrar una tasa a unos vecinos que hace unos años pusieron una mesa en el Mercadillo municipal para informar de su propuesta sobre El parque que queremos, que chocaba directamente con los intereses del Gobierno municipal.

Así lo ha denunciado la Asociación Drago de Sataute, que interpuso una queja al Consistorio después de que éste ordenara a la Policía Local que despejara el pequeño puesto y prohibiera poner otro a menos de que los interesados pagaran.

La presidenta del colectivo, Adelina Fernández, recuerda que, tras interponer una queja, el Diputado del Común se dirigió a la Administración local para informarle de que la aplicación de la tasa era contraria a la normativa vigente, porque la actividad a desarrollar no tenía finalidad lucrativa.

Asimismo, emplazó al Gobierno municipal a tomar las medidas oportunas para adaptar la Ordenanza Fiscal por la utilización privativa o por el aprovechamiento especial del dominio público local en este punto en concreto. No fue hasta un año después cuando la administración satauteña decidió responder al organismo que dirige Jerónimo Saavedra para rechazar su recomendación.

El Ayuntamiento “se niega a adoptar las recomendaciones dadas y sigue en sus trece, incumpliendo la Ley”, denuncian desde Drago Sataute, alegando que la ordenanza municipal no concreta si la tasa se puede aplicar o no a actividades sin ánimo de lucro. Un aspecto que no ha sido aclarado por el Consistorio, que ha preferido no hacer declaraciones al respecto.

Fernández reconoce que la cantidad pedida es “irrisoria” y no llega al euro, sin embargo, se muestra tajante al rechazar el abono de la misma por dedicarse meramente a informar en la vía pública de una iniciativa que no tenía un fin lucrativo.

Al haber llegado el Diputado del Común hasta el límite que le permite su competencia, desde Drago Sataute adelantan que volverán a pedir al Ayuntamiento un permiso para poner una mesa en la vía pública y, de insistir en el pago de una cantidad, acudirán a la vía Penal para acusar al Consistorio de un delito de exacción ilegal por cobro indebido de tasas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha