eldiario.es

Menú

Doble talegazo mortal de CC Gran Canaria

JULIOS Y BAÑOLAS CONSOLIDAN EL LIDERAZGO DE ROMÁN RODRÍGUEZ

- PUBLICIDAD -
El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, charla con la presidenta de CC en Gran Canaria y nueva vicepresidenta y consejera de Empleo, Industria y Comercio del Ejecutivo, María del Mar Julios (izda), en presencia de la presidenta de la coalición, Claudina Morales. EFE/Ángel Medina G.

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, charla con la presidenta de CC en Gran Canaria y nueva vicepresidenta y consejera de Empleo, Industria y Comercio del Ejecutivo, María del Mar Julios (izda), en presencia de la presidenta de la coalición, Claudina Morales. EFE/Ángel Medina G.

Si no fuera porque brindar con champán en los tiempos que corren no es políticamente recomendable, eso mismo deberían estar haciendo en estos momentos en la sede de Nueva Canarias. Un error táctico, propio de cadetes, cometido por la diputada Mari Mar Julios con la torpe complicidad de Fernando Bañolas, ha colocado a Coalición Canaria de Gran Canaria en una situación bastante penosa para beneficio del ex presidente del Gobierno que, haciendo exactamente lo mismo que ambos, se ha consolidado como el líder nacionalista grancanacio que con tanto esfuerzo y frustraciones han tratado de eclipsar desde CC. La culpa, la poca cintura política demostrada por Julios y Bañolas en la gestión de la Ley de Renovación y Modernización Turística, aprobada este martes en el Parlamento de Canarias con la ruptura solitaria del voto por parte de la parlamentaria grancanaria. Eso y el isloteñismo más recalcitrante y demencial, evidenciado nuevamente en un movimiento empresarial empeñado en ver en sus colegas de Tenerife una posición de privilegio ante las instituciones, incluso en la tramitación de leyes cuyo articulado lleva circulando de despacho en despacho más de seis meses sin que se conozca una enmienda con fundamento. La exclusión de nuevos hoteles de cuatro estrellas de los planes de modernización previstos en la ley fue el caballo de batalla al que se subieron empresarios grancanarios, Cabildo y algunas voces políticas, alegando que la prohibición de establecimientos de esa categoría beneficiaría a Tenerife, que los tiene a porrillo, frente a Gran Canaria, que quiere construir más. Un enjambre de medias verdades en el que se enredó la diputada y el líder insular de CC sin leerse la ley y sin enterarse de que se pueden construir nuevos hoteles de cuatro estrellas, pero no en suelos nuevos, sino rehabilitando los de categoría inferior; o en nuevas parcelas siempre que las camas sean fruto de los incentivos obtenidos por la renovación de otro establecimiento. O sea, que con la nueva ley puede hacerse un hotel de cuatro estrellas cualquier empresario del sector con planta a rehabilitar, pero con las exigencias de la patronal turística grancanaria, sólo aquellos empresarios con suelo y con posibles. Es fácil de captar. Pero no lo captaron ni Mari Mar ni Fernando. Un patinazo en toda regla.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha