eldiario.es

Menú

Un cafelito en casa del elegido

HASTA QUE A DON MÁXIMO SE LE LLENÓ LA CACHIMBA

Puesto el ojo en el líder en ciernes de Betancuria, Figueroa y Montelongo, tanto monta, monta tanto, concertaron una cita y se fueron a visitarlo a su granja en Betancuria. El hombre, ganadero de siempre y persona educad

- PUBLICIDAD -

Puesto el ojo en el líder en ciernes de Betancuria, Figueroa y Montelongo, tanto monta, monta tanto, concertaron una cita y se fueron a visitarlo a su granja en Betancuria. El hombre, ganadero de siempre y persona educada y con principios, les invitó a entrar en su casa y hasta a una tacita de café. Y Aguedita, entre caídas de melenas a un lado y al otro, cruzando las piernas a diestro y siniestro, mostrando taconazos y buen rollito, hablaba hasta por los codos. Que si tu eres nuestro hombre. Que si eres gente trabajadora y seria. Que si el PP ha hecho mucho por la ganadería en Fuerteventura.... Hasta que al aspirante en ciernes, de nombre Máximo, se le llenó la cachimba. Por educación, dejó que los invitados acabaran sus cafés para, a acto seguido, recordarles cómo fue de incompetente el paso del PP por la Dirección General de Ganadería del Gobierno de Canarias y cómo fueron incumplidas las promesa de sus dos ex directores generales majoreros (Alfredo y Celino). Para acabar con una inquietante pregunta: "¿Pero ustedes, de todas formas, no saben quién soy yo, verdad? Águeda y Figueroa se miraron perplejos porque ya no sabían qué responder.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha