eldiario.es

Menú

La Administración Autónoma y los fenómenos paranormales

- PUBLICIDAD -

Hizo Formación Profesional, y se especializó en el mantenimiento e instalaciones de Bienes de Consumo, electricidad y electrónica, hizo el acceso a la universidad y actualmente compatibiliza con estudios de idioma. Es uno más, entre esa ingente masa de isleños que han rebasado la treintena y que a pesar de su formación, ha trabajado tres años en una actividad ajena a su formación. Ha realizado infinidad de curso del IFCEM, en electrónica e informática; pero así y todo, el INEM, jamás le ha citado para un puesto de trabajo. Cansado de seguir semi dependiente de su progenitora, ha decido aceptar un trabajo en un país nórdico y en una empresa de electrónica. Su alegría era completa, pero es aquí, cuando se inicia su calvario. Solicita la Certificación de los estudios realizados, y, a pesar de estar en poder del Diploma que acredita su formación, se encuentra con que la Consejería de Educación, le notifica que "No tiene concluida su formación académica".

Recurre al Centro donde realizó sus estudios, y le dicen que debe haber un error en la Consejería y que quizás, no hayan tenido en cuenta, que en el último curso suspendió una asignatura que recuperó en septiembre, formalizándose una Diligencia para subsanar el error padecido. Ante tantos "errores" y la sempiterna frase de la administrativa del INEM, que cuando pasa a firmar el paro, le reitera lo mismo: ¿Como es posible que con ese currículo, no consiga trabajo?, me dice que suele contestarle, "Ni tan siquiera para adecentar jardines".

Pero las sorpresas continúan, los fenómenos se acrecientan. Un compañero de la Escuela de Idiomas le facilita una dirección electrónica, para que no tenga que hacer las colas del paro y confirmar su situación; y hete aquí, que en dicha página se encuentran con la sorpresa que carece de currículo, que sólo figura el tiempo trabajado en las empresas ajenas a su profesión, pero que de su vida laboral ha sido borrado su contrato con una empresa mallorquina, que fue quién le dio de Alta en la S.S. como Instalador electricista y técnico instalador de la Red informática y de TV. Trabajos realizados en un hotel de cinco estrellas construido, no hace muchos años en el Sur de la isla.

Con amargura, me dice, ¿Cuántos canarios estarán en la misma situación mía? A los que se les ignora su formación, vaya Vd. a saber con que malévolas intenciones; pues, sí la Oficina del INEM de su municipio de residencia, tiene su currículo, al que de forma reiterada menciona la administrativa que le firma el paro; como es posible que luego en la Base Central de Datos de dicha Organismo, sea un analfabeto en busca de una sepultura. Asombrado, se pregunta ¿Habrá alguna mano negra que me esté pasando factura por las críticas que en su día pudiera haber recibido de mi progenitor? ¿Esperan estos advenedizos que me postre a sus pies, para poderles demostrar mi formación? ¿Que esperan que diga, allí donde ahora voy, de los buenos gestores y políticos que tiene la Autonomía Canaria, y la defensa que hacen de sus ciudadanos? Estas y muchas más, son las preguntas que se hace este isleño, que se va a tierras lejanas, con la certeza de ser el chivo expiatorio, de la insumisión de su padre, ante tanto sinvergüenza, con pedigrí de político.

Y yo pregunto ¿Cuántos jóvenes canarios pudieran estar en el mismo "Limbo" administrativo que éste próximo emigrante?

Antonio Ortega Santana

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha