eldiario.es

9
Menú

Hipotecados, atentos

- PUBLICIDAD -

Pues se supone que hoy debe pasar algo en los bancos españoles después de la ya célebre sentencia del Tribunal Supremo (TS), determinando que debían ser los bancos y no los clientes quienes abonasen el impuesto de las hipotecas, decisión congelada -y a revisar- por la misma instancia judicial apenas veinticuatro horas después, alegando -en una nota informativa del presidente de la sala de lo Contencioso-Administrativo, Luis María Díez-Picazo- “la enorme repercusión económica y social del fallo”.

El fin de semana debió ser atroz para todos: web y cajeros de los bancos, bloqueados o sin funcionar y sin informar sobre los pasos que debían dar los clientes y afectados; los gabinetes del TS, trabajando sin cesar hurgando en los tratados más recónditos para justificar de manera argumentada la controvertida decisión; los economistas y expertos de los poderes financieros estrujándose las meninges para dar forma e implementar las medidas correctoras y unos cuantos mortales preguntándose si, con decisiones así, la Justicia va a recuperar credibilidad. La confusión está servida; el desconcierto es mayúsculo.

El caso es que las asociaciones de consumidores acogieron con satisfacción el fallo del TS relativo al Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (AJD). Teóricamente, ponía punto final a lo que consideran, desde hace años, “abuso bancario”. En efecto, la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros de España (Adicae) estima que ocho millones de hipotecados han abonado indebidamente el AJD. Pero su felicidad y su gozo duraron muy poco: las entidades financieras comprobaban cómo su cotización en bolsa caía en picado pues las reclamaciones iban a ser algo más que una lluvia fina. La citada sala mandó a parar: el pleno del Supremo tendrá que decidir sobre un auténtico giro jurisprudencial, si lo confirma o no. En definitiva, quién es el que paga o lo que es igual, quién es el sujeto pasivo.

En las vigilias del fin de semana, se puso de relieve por parte de los afectados que la sentencia es firme y que por el momento no ha sido revocada, anulada ni suspendida. La Adicae, tras calificar de “sorprendente e irresponsable” la anunciada revisión del TS, ha aprovechado para declarar que “la banca lleva muchos años amedrentando y chantajeando a la sociedad civil, al Gobierno y a la Justicia”. Es interesante su recomendación: “La banca tiene que abandonar toda esa inercia conservadora del siglo XIX”, rubricada con una expresión muy gráfica: “actitud cacique y usurera” que solo busca ganar tiempo”.

Para el portavoz de otra asociación, FACUA-Consumidores, Rubén Sánchez, “esto es un escándalo y huele muy mal”, remitiéndose de paso a una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que consolidó en una resolución la protección a los consumidores. “Incomprensible -dice Sánchez- que ahora el Supremo emplee un argumento similar al que fue rechazado por el tribunal europeo”.

En cualquier caso, hay dinero por medio. Y cuando eso sucede, ya se sabe que la banca nunca pierde. La de hoy debe ser una jornada esclarecedora; así que hipotecados, atentos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha