eldiario.es

Menú

Querido candidato

- PUBLICIDAD -

Usted y sus colegas me han hecho llegar sus propuestas electorales en las que se dirigen a mí por mi nombre o con apelativos cariñosos como estimada o querida. En la mayoría de los casos, se trata de cartas con diferencias inapreciables entre ellas.

En su caso, por ejemplo, en el primer párrafo me explica la situación en la que nos encontramos (crisis, paro y lo mal que va todo). Cosas que todos conocemos. Luego se dedica a criticar a los demás partidos echándoles la culpa o acusándoles de no hacer nada para solucionar lo descrito en el primer párrafo.

Cuando ya nos vamos acercando al final de su cariñosa carta, expone sus propuestas/promesas. Incluso se acuerda de alguna que otra ley de la que su partido se ha olvidado durante los últimos cuatro años. Finalmente, me pide que le vote.

Como ciudadana con derecho al voto le pido que lea el primer párrafo y trabaje sobre él para intentar solucionar lo que allí se dice. Si logra eso se podría ahorrar el resto. No solo se lo pido yo, estoy segura de que las miles de personas que salimos el domingo por la tarde a quejarnos de ese sistema que nos han vendido personas como ustedes opinan igual. Familias enteras, jóvenes, jubilados, parados, abogados, médicos, ecologistas, profesores, todos quieren un cambio.

Si mis argumentos no le han convencido y sigue pensando en escribirme, le propongo a usted y a sus colegas que escriban una carta conjunta y la envíen a los ciudadanos. Así, nos ahorraríamos mucho tiempo, papel y dinero.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha