La portada de mañana
Acceder
Catalunya se encamina a un primer pleno de investidura como cuenta atrás electoral
La frustración de la derecha agrava el choque entre poderes, por Esther Palomera
OPINIÓN | 'Una desgracia llamada Macron', por Enric González

Conmoción entre las camareras de piso en Canarias tras la muerte de una trabajadora en un hotel de Tenerife

Alojamientos turísticos en Adeje

Jennifer Jiménez

Las Palmas de Gran Canaria —

6

Se llamaba Belén, tenía 45 años y falleció en su puesto de trabajo el pasado martes en Tenerife. Era camarera de piso y había sido contratada por una Empresa de Trabajo Temporal (ETT), según afirman responsables del aparthotel Los Olivos (en Adeje). Desde el establecimiento explican que el médico forense certificó como “natural” la causa de la muerte, que se produjo en las primeras horas de la mañana. La noticia ha conmocionado al sector y asociaciones de camareras de piso así como organizaciones sindicales han mostrado su pesar.

El área de Recursos Humanos de este complejo sostiene que la trabajadora fichó la entrada en la habitación a las 09.06 de la mañana para realizar tareas de mantenimiento en ella, ya que había personas hospedadas, y agrega que por protocolo suelen trabajar con la puerta abierta. Dos huéspedes (con formación sanitaria) que pasaron por delante de la habitación se percataron de que la mujer se encontraba en el suelo, por lo que una de estas personas trató de reanimarla mientras la otra pidió ayuda, se avisó al socorrista y a la ambulancia.

Los servicios sanitarios no pudieron hacer nada por salvar la vida de la mujer, que había sufrido un ataque cardíaco y tenía patologías previas (según Recursos Humanos). Poco después de la llegada de la ambulancia se certificó su muerte. La Policía realizó las diligencias hasta que llegó la familia y se pudo trasladar el cuerpo sin vida de la trabajadora.

El aparthotel, que no cuenta con Comité de Empresa por el tamaño de su plantilla, destaca que lo habitual en estos casos es que la Inspección de Trabajo contacte con el establecimiento hotelero y después con la empresa que la ha contratado. Apunta que ya se ha remitido el informe médico a la ETT y que se está a la espera de otro realizado por la mutualidad. También insisten en que lamentan este fallecimiento.

El sector lamenta el fallecimiento y sigue reivindicando mejoras

Su muerte ha conmocionado al sector de las camareras de piso, que sigue denunciando que soportan sobrecargas en el trabajo. Las asociaciones Kellys Federadas y Kellys Unión Tenerife han transmitido en las redes sociales sus condolencias a su familia. También lo ha hecho el mismo colectivo desde otras ciudades como Barcelona.

El fallecimiento de esta trabajadora se produce además en una semana donde se ha avivado la lucha de este colectivo, que insiste en que cinco años después de que se reunieran con el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, la situación no ha mejorado, pues solo se les han reconocido tres enfermedades profesionales y no se han estudiado mejoras ergonómicas para tener una mayor calidad de trabajo, entre otras reivindicaciones.

También recuerdan que es un sector feminizado en el que no se apuesta por la conciliación familiar (pues existe un alto porcentaje de familias monomarentales que viven de este sector) y que muchas mujeres decidieron reinventarse durante la pandemia, cambiando de puesto, precisamente debido a la carga de trabajo que supone este empleo. Mónica García, presidenta de Kellys Unión Tenerife, afirma que sus compañeras siguen soportando ratios altas en cuanto al número de habitaciones que tienen que limpiar en una sola jornada.

Gladys Medina es camarera de piso en un hotel de Tenerife y representante sindical de CCOO. Ella misma confirma que se llegan a limpiar hasta 30 habitaciones diarias en algunos casos y, que tras la pandemia, en lugar de mejorarse esta situación, se ha empeorado. “Lo que se hace es subir las ratios y eso conlleva a que disminuya el personal y que la gente se enferme trabajando”, apunta.

Cabe recordar que la comunidad balear, por ejemplo, aprobó el pasado año una ley para regular las cargas de trabajo, que incluía por ejemplo las camas elevables. No obstante, en este mes el colectivo se ha tenido que enfrentar a la patronal y al PP porque plantean eliminar este punto.

El sindicato CCOO ha lamentado en un comunicado esta muerte y ha subrayado que no se está apostando “por la salud laboral”. Por su parte, el sindicato mayoritario en el sector en Tenerife, Sindicalistas de Base, también ha manifestado sus condolencias a la familia de la afectada y ha subrayado que desde 2018, el convenio de Hostelería y Turismo (el último solo está firmado por este sindicato y la patronal) establece la obligación a las empresas de realizar a las camareras de piso evaluaciones de ergonomía, carga física y riesgo psicosocial y lamenta que Ashotel no impulse mecanismos para ello. CCOO incide precisamente en que no se está cumpliendo con ello.

CCOO destacó también que “la muerte de esta compañera se produce trabajando en una ETT, dentro de un centro en Tenerife donde la externalización está prohibida”. “Esos empresarios que se quejan de que no hay camareras utilizan las ETT para momentos 'puntuales'”, reprocha CCOO, que se pregunta cómo es posible que faltando camareras no se ha fidelizado esas plantillas. “La respuesta es clara, es otra forma de precarizar, dándole unas cargas de trabajo inasumibles”, apunta. 

Las polémicas palabras de la patronal

En esta semana se producían unas declaraciones del presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) y la patronal de Santa Cruz de Tenerife, Jorge Marichal, asegurando en el periódico El Día que no se encuentra personal para cubrir las bajas por enfermedad de las camareras de piso y abría la posibilidad de buscar personal extranjero. Estas afirmaciones han generado malestar.

Para CCOO, el sector servicios en Canarias tiene un índice de accidentalidad del 21,77%, “y esto no es porque la gente sea descuidada o no quiera trabajar. Esto es debido a una inadecuada gestión organizativa, una inadecuada gestión de los riesgos psicosociales, a unos ritmos excesivos y una falta de inversión y políticas en salud laboral en las empresas”.

Etiquetas
stats