eldiario.es

Menú

El inmigrante albino que llegó a Canarias pide asilo porque ''se lo querían comer''

CUANDO MUEREN SON UNA FUENTE DE RIQUEZA

- PUBLICIDAD -

El inmigrante albino que llegó en una patera el pasado 29 de marzo a Canarias ha solicitado asilo para evitar así "que se lo coman", expediente que será tramitado por Comité Español de Ayuda al Refugiado (CEAR), según informa este sábado el periódico la Opinión de Tenerife.

El rotativo señala que el natural de Benin "es el segundo albino africano que ha llegado a Canarias en un cayuco desde que la inmigración clandestina por mar comenzó hace más de quince años".

De igual forma se señala que el inmigrante, de 18 años, que se encuentra en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Hoya Fría se embarcó en un cayuco que partió de Mauritania y que llegó por sus propios medios a las Islas.

"Se embarcó porque desde su nacimiento ha sufrido la discriminación en su familia y entre sus vecinos, pero sobre todo porque los albinos negros, que son una carga cuando están vivos porque necesitan cremas de protección solar, gafas negras y ropas para estar tapados de pies a cabeza, una vez muertos son una fuente de riqueza. Cada parte de su cuerpo es usada para rituales de brujería. Con algunos órganos se elabora muti, un bebedizo que trae fortuna. Los dedos sirven como amuletos y por una pierna puede llegar a pagarse hasta cerca de dos mil euros", asegura el periódico.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha