eldiario.es

9

Indignación en Fuerteventura ante la condena de prisión para una mujer por edificar en una zona protegida

Josefa Hernández, de 62 años, construyó su vivienda hace 16 en el paraje de Betancuria. Su hija reconoce que no ha cumplido la orden de derribo de su casa porque "no tiene otro lugar donde vivir" 

La mujer tiene una hija con un 39% de discapacidad, un hijo desempleado y tres nietos menores a su cargo. Está dispuesta a aceptar una vivienda social para dejar su casa

A pesar de padecer diabetes e hipertensión, Hernández inició el pasado miércoles una huelga de hambre, motivo por el que se ha desmayado este viernes y no ha podido embarcar hacia Lanzarote para cumplir su condena

23 Comentarios

- PUBLICIDAD -
 Josefa Hernández, la mujer con cinco hijos y nietos a su cargo que debe ingresar en prisión por haber construido su vivienda en un paraje protegido (EFE/Carlos De Saá)

Josefa Hernández, la mujer con cinco hijos y nietos a su cargo que debe ingresar en prisión por haber construido su vivienda en un paraje protegido (EFE/Carlos De Saá)

"No he derribado mi casa porque no tengo otro lugar donde vivir", asegura Josefa Hernández, una mujer de 62 años condenada a seis meses de prisión por haber fabricado en el Parque Rural de Betancuria, una zona protegida de Fuerteventura. La sexagenaria alega que está preocupada por el futuro de las cinco personas que viven a su cargo, una hija con un 39% de discapacidad, un hijo desempleado y tres nietos menores. 

Minutos antes de su embarque a Lanzarote -donde debe cumplir su condena en la prisión de Tahíche- sobre las 14:00 horas de este viernes, la mujer sufrió un desmayo, por lo que fue atendida en primera instancia en el centro de salud de Corralejo, para, posteriormente, trasladarla a urgencias del Hospital General de Fuerteventura. Su hija Minerva Zerpa declaró este viernes a Canarias Ahora que su madre comenzaba a "sentirse mal" y a tener de nuevo "constantes subidas de tensión". Ya por la tarde, la Abuela Josefa, como comienzan a conocerla en Fuerteventura, abandonó el hospital, con la huelga de hambre que comenzó el pasado miércoles finalizada y dispuesta a entrar en la cárcel en cuanto se lo digan.

"Si por mí fuera, mañana mismo", ha señalado a Efe Josefa Hernández, de 62 años, a la salida del Hospital General de Fuerteventura, donde ha sido asistida por la subida de tensión y el ataque de ansiedad que sufrió en el puerto de Corralejo. 

Josefa Hernández, la vecina de Fuerteventura que tiene que ingresar en prisión para cumplir una condena de seis meses por no derribar su casa, es trasladada en ambulancia a un centro de salud tras desmayarse poco antes de tomar el barco que la iba a llevar a Lanzarote, donde está la cárcel de Tahíche. (EFE/Carlos De Saá)

Josefa Hernández, la vecina de Fuerteventura que tiene que ingresar en prisión para cumplir una condena de seis meses por no derribar su casa, es trasladada en ambulancia a un centro de salud tras desmayarse poco antes de tomar el barco que la iba a llevar a Lanzarote, donde está la cárcel de Tahíche. (EFE/Carlos De Saá)

Esta hija, que la ha acompañado durante estos días en la huelga de hambre, asegura que el hecho de no poder estar cerca de su familia es lo que más preocupa a Josefa Hernández. "Mi madre es quien se hace cargo de mis sobrinos, porque mi hermana no puede por su enfermedad" y añade que "ahora probablemente se los lleven las asistentas sociales". 

Zerpa cuenta que en esta casa su madre, sus hermanos y sobrinos viven con apenas 740 euros al mes; la pensión de su madre que es de 320 euros y la prestación por desempleo de su hermano de 420 euros, "con este dinero es imposible pagar un alquiler" sentencia. Y es que si esta familia tuviera unas mejores condiciones económicas afirma que no vivirían en esta casa, que además no está bien acondicionada. "Mi madre no ha dejado de repetir que si le dieran una vivienda social la aceptaría", puntualiza. 

La madre de Minerva llegó a Fuerteventura hace 23 años y tiene siete hijos, edificó esta casa hace 16 años en un terreno que heredó de sus padres. En 2012, una sentencia firme del Juzgado de lo Penal Número dos de Puerto del Rosario condenaba a esta mujer a pagar 700 euros, demoler la vivienda y cumplir seis meses de prisión. Esta cantidad Josefa ya la ha abonado pero es la negativa de derrumbar la construcción lo que le ha hecho que tenga que cumplir condena en la cárcel. 

La hija denuncia además que esta zona se declaró Parque Rural después de que la vivienda hubiese sido construida. Concretamente, el Gobierno de Canarias lo ratificó así en el año 2009. 

El caso ha causado una enorme indignación en Fuerteventura, donde se han acercado numerosas personas a brindar su apoyo así como personalidades políticas. Tanto el alcalde del Ayuntamiento de Betancuria, Marcelino Cerdeña, el presidente del Cabildo de Fuerteventura, Marcial Morales, así como miembros de Podemos y de organizaciones como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) se dirigían con ellas hace unas horas al Puerto de Corralejo para embarcar hacia Lanzarote, en señal de protesta. 

Además, en la plataforma Change.org se han recogido firmas desde el pasado jueves, para luchar por esta causa y ya se superan las 10.000. Los diferentes colectivos piden un indulto para esta vecina de Betancuria y que se le proporcione una vivienda en condiciones en la que pueda vivir con su familia. 

- PUBLICIDAD -

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha