La portada de mañana
Acceder
El debate sobre el tope a las hipotecas
La candidata del PP en València privatizó por 5,7 millones una universidad
OPINIÓN | El fascismo sociológico ya está aquí. Por Rosa María Artal

Puertito de Adeje

Los activistas contra las obras en el Puertito de Adeje desmontan el campamento: “La lucha continúa en otros frentes”

El grupo de activistas que se encontraba acampado junto a las obras del proyecto turístico Cuna del Alma, en el Puertito de Adeje (Tenerife), como forma de protesta contra la urbanización de esa zona costera de la isla (una de las pocas sin masificación turística) ha anunciado este miércoles que levantan el campamento “cautelarmente”. Se encontraban allí desde comienzos de verano, cuando algunos de ellos se encadenaron a una pala mecánica para impedir causar daños a un yacimiento arqueológico.

El Gobierno canario ordena la paralización cautelar de las obras del proyecto de Cuna del Alma, en el Puertito de Adeje

Más

En las redes sociales de la plataforma Salvar La Tejita, los activistas han expuesto que dejan el barranco “libre para que la naturaleza siga creciendo” una vez que el proyecto ha sido paralizado de forma temporal tras constatar la Consejería de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias, después de una denuncia de estos activistas, la presencia de una población de una planta protegida (la viborina triste) que no aparecía recogida en los informes presentados por los promotores del proyecto para pedir las licencias.

“Seguiremos vigilando, la lucha no acaba aquí”, ha explicado una de las activistas: “Nos esperan en otros frentes”, ha añadido antes de mencionar otras luchas medioambientales en las Islas como Chira Soria (Gran Canaria), el Circuito del Motor (Tenerife) y Fuerteventura (en alusión al proyecto Dreamland). “No es solo El Puertito, es toda Canarias”, han gritado al final del vídeo.

La Consejería de Transición Ecológica ha abierto también un expediente contra Cuna del Alma por haber comenzado las obras sin una evaluación de impacto ambiental del proyecto.

Se trata de la segunda paralización cautelar del proyecto después de que en julio pasado el Cabildo de Tenerife emitiera una orden, que afectaba solo al 2% del terreno de más de 420.000 metros cuadrados, al constatar que se había destruido un importante yacimiento arqueológico, tal y como había denunciado la Asociación Patrimonial Tegüico.

Cuna del Alma, pretende urbanizar con hoteles y 420 villas de lujo (entre otras infraestructuras) más de 400.000 metros cuadrados en un barranco y playa del sur de Tenerife, cuenta con dos informes negativos (de 2014 y 2017) y una propuesta de sanción por parte de la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Canarias por la destrucción del yacimiento arqueológico.

El grupo de activistas que se encontraba acampado junto a las obras del proyecto turístico Cuna del Alma, en el Puertito de Adeje (Tenerife), como forma de protesta contra la urbanización de esa zona costera de la isla (una de las pocas sin masificación turística) ha anunciado este miércoles que levantan el campamento “cautelarmente”. Se encontraban allí desde comienzos de verano, cuando algunos de ellos se encadenaron a una pala mecánica para impedir causar daños a un yacimiento arqueológico.

El Gobierno canario ordena la paralización cautelar de las obras del proyecto de Cuna del Alma, en el Puertito de Adeje

Más

En las redes sociales de la plataforma Salvar La Tejita, los activistas han expuesto que dejan el barranco “libre para que la naturaleza siga creciendo” una vez que el proyecto ha sido paralizado de forma temporal tras constatar la Consejería de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias, después de una denuncia de estos activistas, la presencia de una población de una planta protegida (la viborina triste) que no aparecía recogida en los informes presentados por los promotores del proyecto para pedir las licencias.

“Seguiremos vigilando, la lucha no acaba aquí”, ha explicado una de las activistas: “Nos esperan en otros frentes”, ha añadido antes de mencionar otras luchas medioambientales en las Islas como Chira Soria (Gran Canaria), el Circuito del Motor (Tenerife) y Fuerteventura (en alusión al proyecto Dreamland). “No es solo El Puertito, es toda Canarias”, han gritado al final del vídeo.

La Consejería de Transición Ecológica ha abierto también un expediente contra Cuna del Alma por haber comenzado las obras sin una evaluación de impacto ambiental del proyecto.

Se trata de la segunda paralización cautelar del proyecto después de que en julio pasado el Cabildo de Tenerife emitiera una orden, que afectaba solo al 2% del terreno de más de 420.000 metros cuadrados, al constatar que se había destruido un importante yacimiento arqueológico, tal y como había denunciado la Asociación Patrimonial Tegüico.

Cuna del Alma, pretende urbanizar con hoteles y 420 villas de lujo (entre otras infraestructuras) más de 400.000 metros cuadrados en un barranco y playa del sur de Tenerife, cuenta con dos informes negativos (de 2014 y 2017) y una propuesta de sanción por parte de la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Canarias por la destrucción del yacimiento arqueológico.

El grupo de activistas que se encontraba acampado junto a las obras del proyecto turístico Cuna del Alma, en el Puertito de Adeje (Tenerife), como forma de protesta contra la urbanización de esa zona costera de la isla (una de las pocas sin masificación turística) ha anunciado este miércoles que levantan el campamento “cautelarmente”. Se encontraban allí desde comienzos de verano, cuando algunos de ellos se encadenaron a una pala mecánica para impedir causar daños a un yacimiento arqueológico.

El Gobierno canario ordena la paralización cautelar de las obras del proyecto de Cuna del Alma, en el Puertito de Adeje

Más

En las redes sociales de la plataforma Salvar La Tejita, los activistas han expuesto que dejan el barranco “libre para que la naturaleza siga creciendo” una vez que el proyecto ha sido paralizado de forma temporal tras constatar la Consejería de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias, después de una denuncia de estos activistas, la presencia de una población de una planta protegida (la viborina triste) que no aparecía recogida en los informes presentados por los promotores del proyecto para pedir las licencias.