eldiario.es

9

23-F: Vox se carga sus primarias. Tiene sus motivos

La aparición en Canarias de casos de dirigentes “inadecuados por su formación y por su integridad” aconsejan al partido de extrema derecha usar el dedazo nacional

El doctor Hanna Souweileh Rihan y Guillermo Concepción, dos de los candidatos de Vox en Fuerteventura.

El doctor Hanna Souweileh Rihan y Guillermo Concepción, dos de los candidatos de Vox en Fuerteventura.

Vox se cargará este sábado, 23 de febrero, 38 años después del golpe de estado de Antonio Tejero Molina, uno de sus principios estatuarios, las primarias. Y lo hará para garantizarse candidatos que estén a la altura de esa reserva espiritual de occidente que es España. O, como dicen sus dirigentes, que sean adecuados “por su formación y su integridad”.

No nos vamos a entretener en las exigencias de formación, que en el caso de la derecha española ya se sabe que consisten en tener algún título universitario, aunque sea regalado o comprado gracias a las influencias de papá. Parece una tontería, pero es una criba bastante importante que dejaría fuera a algunas personalidades que pretenden subirse al carro del partido emergente de extrema derecha al precio que sea.

Ese corte de la formación y la titulación académica lo pasaría, por ejemplo, la letrada de la administración de justicia (antes secretaria judicial) Teresa Lorenzo Establier, en estos momentos destituida de la ejecutiva local de Vox de Las Palmas de Gran Canaria como consecuencia de la disolución del órgano tras publicar Canarias Ahora las temerarias andanzas de su presidente, José Luis Moyano, quien ahora se dice víctima de una campaña de Podemos a través de este periódico. Y dos piedras.

Teresa Lorenzo, esposa del juez Salvador Alba, suspendido y a la espera de juicio por la presunta comisión de cinco delitos, ejerce como secretaria judicial en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Las Palmas, lo cual no le resulta óbice, ni obstáculo, ni valladar para oponerse a la Ley de Violencia sobre la Mujer, que el partido del que forma parte quiere derogar por considerarla una herramienta perversa para la extensión por toda la piel de toro hispana de la ideología de género (femenino) que se impone en contraposición del tradicional poder del macho ibérico en peligro de extinción.

También su esposo, el mentado Alba, cumple con el requisito de la formación académica (licenciado en Derecho y juez), pero le impide ser candidato de Vox la segunda parte de la fórmula por la que se derogan las primarias: “la integridad”. Alba no es un juez íntegro, si atendemos al significado intrínseco y etimológico del término (“no alcanzado por un mal”) y su aplicación a la visión de integridad que pueda tener un dirigente de Vox. Y no es íntegro de momento, porque en el caso de que resultara condenado pero tuviera a su favor un voto particular, pongamos por caso del juez Rafael Lis, podría concurrir a unas elecciones proclamando su presunción de inocencia y señalando que hay al menos una discrepancia sobre su culpabilidad. Al fin y al cabo, el líder de Vox en Andalucía, Francisco Serrano, es juez condenado en firme por prevaricador y al partido de Abascal esa circunstancia se la trajo más bien al pairo. Pero Alba ha tenido la desgracia de que Pedro Sánchez ha convocado las generales para una fecha en la que le resultará imposible a este juez corrupto tener una sentencia con voto particular. Y presentarse en trance de juicio no es precisamente un buen palmarés para Vox en Las Palmas en estos momentos.

Cumple también con el requisito de formación, y seguramente también con el de decencia, el doctor Hannah Souweileh Rihan, ejerciente en la localidad de Corralejo (La Oliva), que pasa por ser el coordinador de Vox en la isla de Fuerteventura. Proviene del PP, partido con el que llegó a ser concejal en dicho municipio de la mano del inefeibol Domingo González Arroyo, más conocido como el marqués de las dunas.

El doctor Souweileh, Hannah para entendernos, es hijo de un libanés que se afincó hace muchas décadas en Fuerteventura, donde nunca tuvo problemas para integrarse con su familia, lo que le permitió entre otras muchas ventajas comunes a toda la población que pudiera estudiar Medicina en la Universidad de La Laguna. Luego acabó labrándose un gran prestigio como profesional en la sanidad pública española en la isla que acogió a su familia.

Justo lo contrario de lo que quiere hacer Vox con las personas migrantes que no provengan de países que compartan con España la religión católica y la lengua española. Ni sanidad pública ni mucho menos educación, sino mandarlos de vuelta por donde han venido. Es probable que Hannah sea uno de los candidatos de Vox en alguna de las dos próximas citas electorales.

Para el Cabildo de Fuerteventura, Vox designará seguramente a un viejo conocido de la política majorera, Guillermo Concepción: “Me llamo Guillermo, pero puedes llamarme Conchi”. Concepción es gay, uno de los colectivos que Vox considera integrantes de esa mafia LGTBI que pretende someter a la sociedad española a una dictadura intolerable. Fue vicepresidente del Cabildo durante su estancia en el Partido Popular, del que tuvo que salir con estrépito cuando denunció el llamado caso Patronato: la trama corrupta por la que se pagaban con dinero del Patronato de Turismo de Fuerteventura los viajes y las cuchipandas de los dirigentes nacionales y regionales del partido para que acudieran a la isla. Aquella trama fue juzgada en el Tribunal Superior de Justicia por dos jueces muy sandungueros, el actual presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro Miranda, y por el archimencionado Salvador Alba, que actuó como eficaz interrogador de los testigos de cargo. La sentencia fue la que cabía esperar: absolución para todos los encartados del PP y aquí no ha pasado nada.

La principal beneficiada por esa benéfica sentencia fue la todavía hoy diputada regional del PP Águeda Montelongo, que fue la que firmó todos los pagos de las vacaciones de sus compañeros en Fuerteventura camuflándolos como periodistas turísticos o como actrices de culebrones mexicanos. Resultó absuelta porque firmaba muchos papeles cada día y aquellos deslices se le podían escapar a cualquier humano de cualquier otro partido político. Chupito.

De Águeda Montelongo también se ha dicho estos días que será una de las candidatas sorpresa de Vox en Fuerteventura una vez se ha confirmado su definitiva defenestración en el nuevo PP de Canarias que capitenea Asier Antona. Pero todo parece indicar que otra crisis en el partido de otro irradiado del PP, el mentado González Arroyo, puede acabar dando ventaja a la señora Montelongo. Será con toda seguridad la candidata del Partido Progresista Majorero del marqués al Ayuntamiento de Puerto del Rosario y al Parlamento regional, pero si a su nuevo jefe se le complican las sentencias judiciales y resulta inhabilitado por algunos de sus tres pleitos penales vivos, veremos a la lideresa del caso Patronato como candidata al Cabildo de Fuerteventura y al Parlamento por esa misma isla.

El destino, que ya se sabe lo caprichoso que es, la colocaría entonces en la pugna por el Cabildo frente a frente con un viejo conocido suyo, José Luis Cerdeña, antiguo militante del PP que luego se pasó a Nueva Canarias que acaba de recalar en las filas de Vox y es conocido como El Linterna, seguramente por sus luces. Cerdeña fue recriminado en una ocasión por Montelongo cuando ella era la lideresa del PP de la isla y él un mísero concejal de a pie: “Vistes como un pastor”, le afeó. Y él le respondió ni corto ni perezoso: “Y tú tienes las bragas meadas”. Muy de Vox.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha