eldiario.es

9

Viajar Ahora Viajar Ahora

Guía útil de Estambul VII: Fener, las murallas y las maravillas de Eyüp

Hitos como los impresionantes mosaicos bizantinos de San Salvador en Chora o las vistas del Cuerno de Oro desde el mítico café de Pierre Loti son sólo una parte de los encantos de los barrios que rodean las antiguas murallas de la ciudad.

Vista de Estambul desde el Café de Pierre Loti, en las colinas de Eyüp. VIAJAR AHORA

Vista de Estambul desde el Café de Pierre Loti, en las colinas de Eyüp. VIAJAR AHORA

Las murallas de Teodosio es un doble sistema de fortificaciones salva la distancia de algo más de 7 kilómetros entre las costas que dan al mar de Mármara y el Cuerno de Oro, cubriendo el flanco terrestre de la ciudad. Estas murallas fueron, durante un milenio, el cinturón de lienzos, torres, castillos y baluartes más impresionante del mundo y se mostraron inexpugnables hasta la irrupción de la artillería en el siglo XV. El exterior contaba con un grosor de 10 metros y una altura de casi 9, mientras que el interior tenía 5 metros de grosor y entre 8 y 12 de altura. El diseño combinó la cobertura de las 178 torres situadas en las murallas exterior e interior, creando un cinturón fuerte que, para colmo de pericia constructiva, se situaban a más de 5 metros del nivel de las calles. Sólo los cañones de Mehmet II pudieron derribarlas en 1453 precipitando la caída de la capital del Imperio Romano de Oriente (VER GUÍA COMPLETA DE ESTAMBUL).

La ruta por las murallas suele empezar a orillas del Mar de Mármara con la Torre de Mármol y el famoso Castillo de las Siete Torres como protagonistas de la curiosidad del viajero. Este castillo fue uno de los baluartes de la protección de la ciudad tras la conquista otomana. La mayoría de los monumentos importantes que se sitúan cerca de las murallas se concentran en las cercanías del Cuerno de Oro. Una buena forma de acceder al interior de la ciudad es a través de la Puerta de Kapi. Antes conviene recorrer el tramo que se sitúa entre las puertas de Silviri y la de Topkapi (Puerta del cañón) que es de los mejores conservados y permite comprender el complejo sistema de fortificaciones diseñado por los ingenieros bizantinos. Precisamente fue la llamada Puerta del Cañón (Kale Boyu Sk.) donde se produjo la concentración de fuego de artillería que provocó la caída de la capital en manos turcas.

Murallas de Teodosio; sistema defensivo de la antigua Constantinopla. VIAJA AHORA

Murallas de Teodosio; sistema defensivo de la antigua Constantinopla. VIAJA AHORA

El nombre de San Salvador en Chora (Dirección: Kariye Camii Caddesi, 26; Tel: (+90) 212 631 9241; Horario: J-M 9.00 – 16.30) hace referencia a la localización primitiva del monasterio de San Salvador que, literalmente puede traducirse como San Salvador del campo, pues cuando allá por el siglo V, cuando empezó a construirse, estaba más allá de los límites de las murallas originales levantadas en época de Constantino. Pero la construcción de la nueva línea de fortificaciones por orden de Teodosio II la integró en el entramado urbano de la capital bizantina y obligó a hacer profundas reformas que culminaron a finales del siglo XI con la construcción de la actual basílica, una de las mejores construcciones bizantinas que aún quedan en la ciudad de la que cabe destacar sus magníficas pinturas murales y los sobresalientes mosaicos, sin duda alguna, los mejores del mundo.

EL EDIFICIO AL DETALLE

1.- El exonártex y el nártex.- Esta zona cuenta con los mejores mosaicos de la ciudad. El Cristo Pantocrator preside la entrada principal que separa el Exonártex del Nártex y se convierte en la gran obra maestra de una treintena de paneles que hacen un repaso a la historia de la virgen y a la vida del propio Jesús con episodios tan notables como la anunciación, la matanza de los inocentes, la multiplicación de los panes y los peces o una analogía de la familia de Cristo desde Adán al propio Jesús.

Cúpulas de San Salvador en Chora, una de las joyas del arte bizantino de la cuidad. VIAJAR AHORA

Cúpulas de San Salvador en Chora, una de las joyas del arte bizantino de la cuidad. VIAJAR AHORA

2.- La Nave.- Desgraciadamente, este espacio es el que peor aguantó los siglos de uso de la basílica como mezquita y la mayoría de los mosaicos se perdieron. Aún así cabe destacar el panel que representa la ‘dormición de la Virgen’ en presencia de Cristo que, de manera inusual, está doblemente representado como Dios (adulto) e hijo de Dios (niño). Esta zona de la iglesia presenta la típica estructura de los templos bizantinos con una gran sala central coronada por una enorme cúpula. El mármol y el pórfido son los materiales nobles más abundantes.

3.- La Parekklesia.- Construida por Teodoro Metoquites entre 1315 y 1322 para albergar su tumba, esta capilla lateral cuenta con las pinturas murales más importantes del arte bizantino. Se cree que los frescos fueron elaborados por el mismo artista que ‘montó’ los mosaicos y es probable que estuviera influenciado por las corrientes artísticas que en Italia estaban dejando atrás el gótico en busca de un incipiente Renacimiento. El atrio de la capilla está decorado con una alegoría de la virgen y el niño rodeados de ángeles y escenas bíblicas. La nave central cuenta con una decoración típica de espacios funerarios con una representación del juicio final. Las pinturas del ábside son las mejores del templo y representan a Jesús en compañía de los justos y otras escenas como la resurrección de Adán y Eva o las efigies de los padres de la Iglesia. A la izquierda del ábside se encuentra la pequeña capilla funeraria donde reposan los restos de Metoquites.

Mosaicos de San Salvador en Chora. VIAJAR AHORA

Mosaicos de San Salvador en Chora. VIAJAR AHORA

Muy cerca de San Salvador de Chora se encuentra otro de los edificios notables de la ciudad. Se trata de la Mihrimah Camii (Kale Boyu Sk., Horario: L-D: 8.00 – 24.00) otra de las obras maestras que el arquitecto Sinán dejó en la ciudad. Esta enorme mezquita construida en honor de la princesa Mihrimah, hija de sultán Solimán el Magnífico, supuso todo un alarde de la capacidad de diseño del gran arquitecto que llevó al extremo la capacidad de resistencia de los materiales a través del reparto del peso de la cúpula a través de cuatro enormes columnas. El resultado es un edificio etéreo con más de 200 ventanas que prima, por encima de todo, el paso de la luz. Por ello se optó por una decoración sencilla a base de azulejos de color blanco.

En la zona también se encuentra otro de los escasos ejemplos de arquitectura bizantina que quedan en la ciudad. El Palacio de Tekfur -Palacio de los Porfirogenetas -(Dirección: Fifehane caddesi) se levantó en el siglo XIII como residencia de los emperadores en el que se pone de manifiesto la típica decoración ‘tardobizantina’ a base de líneas alternas de ladrillos rojos y el mármol blanco. Muy cerca, las murallas se encuentran con el Cuerno de Oro a través de un complejo de torres y estancias semiderruidas que formaban el Palacio de los Blanquernas, de origen bizantino y destruido casi por completo durante el asedio de 1453.

Calles del populoso barrio de Fener, en Estambul. VIAJAR AHORA

Calles del populoso barrio de Fener, en Estambul. VIAJAR AHORA

El barrio de Fener ocupa el extremo a intramuros del Cuerno de Oro. El que opte por bajar hasta la costa desde San Salvador de Chora se encontrará con calles animadas, mercados sencillos y casas otomanas de madera en la que pueden encontrarse alguna de las estampas más genuinas de la capital estambulí. Este barrio alberga la sede primada de la Iglesia Griega Ortodoxa, que ocupa el enorme edificio del Patriarcado (Dirección: Sadrazam Ali Pasa Caddesi), una construcción del siglo XVIII de ladrillos rojos que domina una de las colinas de la capital. En la costa, otro de los ejemplos de la tolerancia religiosa de las autoridades otomanas es la Iglesia de san Esteban de los Búlgaros, una construcción neogótica del siglo XIX que se construyó a la par que la iglesia búlgara se independizaba del control de la griega. Las calles que siguen hacia las murallas componen el populoso barrio de Balat, tradicional vecindario de las comunidades judías de Estambul. La vieja sinagoga de Ahrida (Gevgili Sk.) sigue abierta al culto.

Más allá de las murallas

A orillas del Cuerno de Oro, la salida más allá de los muros se efectuaba a través de la Puerta de Ayvansaray, que forma parte de la antigua fortificación bizantina que unía los lienzos de las murallas terrestres y la línea de defensa marítima que cubría la ciudad en su flanco norte. Esta parte de las murallas resistieron de manera enconada el embate de las tropas turcas en 1453 que no pudieron someterlas hasta que corrió la noticia de la rendición de la ciudad. Como premio a la ferocidad de los defensores, Mehmet I no sólo les perdonó la vida, sino que conservó íntegramente esta parte de la ciudad. Uno de los edificios que se beneficiaron de esta gracia fue la antigua Iglesia de San Pedro y San Marcos, un edificio bizantino del siglo X que fue convertido en mezquita en el XV bajo el nombre de Atik Mustafa Pasa Camii (Dirección: Çember Caddesi; Horario: L-D 8.00 – 24.00).

Un fiel reza en el interior de la Mezquita de Eyüp, en Estambul. VIAJAR AHORA

Un fiel reza en el interior de la Mezquita de Eyüp, en Estambul. VIAJAR AHORA

Más allá de las murallas se extiende el barrio Eyüp. El origen de esta zona a extramuros se remonta a los últimos meses del asedio turco a la ciudad. Dicen las crónicas que las tropas de Mehmet Fatih, conquistador de Constantinopla en el año 1453, descubrieron de manera milagrosa la tumba del santo islámico Eyüp Ensari, compañero y pariente del profeta Mahoma que murió durante el primer ataque de los musulmanes a la ciudad en el año 670. En torno al sepulcro, el primer sultán otomano de la ciudad mandó a construir un enorme complejo religioso que actuó como reclamo para grandes dignatarios del imperio, que eligieron las colinas verdes que cierran el extremo norte del Cuerno de Oro, para erigir sus tumbas. El trasiego de gentes provocó la creación de comercios y otras instalaciones que, a la postre, determinaron la creación de una pequeña población a escasos kilómetros de las murallas. Desde Eminonu, es posible llegar a Eyüp a través del autobús, pero es más recomendable hacerlo en transbordador.

La Mezquita de Eyüp (L-D: 8.00 – 24.00) es uno de los mejores ejemplos de barroco otomano. El edificio original se construyó en 1458, pero a mediados del siglo XVIII se encontraba en un estado tan lamentable que se decidió su reconstrucción total. Se abrió al culto en 1800. De planta octogonal enmarcada en un enorme rectángulo, esta obra maestra del último estilo otomano (que aúna elementos tradicionales con las grandes corrientes occidentales de los siglos XVIII y XIX), combina en su interior el mármol blanco y el oro. Otros detalles interesantes son la enorme lámpara central y las alfombras, donadas por un alto dignatario otomano que sobrevivió a un accidente de avión. El cercano mausoleo de Eyüp Ensari también fue reconstruido a finales del siglo XVIII y muestra las mismas características que el templo matriz. Otros mausoleos destacados de este macro complejo religioso y funerario son las ‘türbe’ de Sokollu Mehmet Pasa y de Siyavus Pasa, ambas del omnipresente arquitecto Sinán. Es frecuente ver en la tumba de Eyüp Ensari a niños vestidos con barrocos trajes que presentan sus respetos al santón en compañía de sus familias. Estos pequeños príncipes están celebrando el día de su circuncisión, ceremonia que supone el ingreso del menor en la comunidad islámica con todas las de la ley.

Inmediaciones de la Mezquita de Eyüp, en Estambul. VIAJAR AHORA

Inmediaciones de la Mezquita de Eyüp, en Estambul. VIAJAR AHORA

Junto a la mezquita se extiende una gran plaza pública que concentra la actividad comercial y de restauración de la zona; este lugar es uno de los centros de peregrinaje más importantes del país, lo que ha convertido el barrio en un próspero zoco a cielo abierto. Las calles adyacentes cuentan con buenos ejemplos de casas otomanas de madera y algunos restaurantes.

El cementerio de Eyüp es el segundo camposanto más grande de Turquía. Las colinas que rodean a la Mezquita de Eyüp están literalmente cubiertas de lápidas y mausoleos donde pueden rastrearse la trayectoria vital de alguna de las grandes familias del país en los últimos dos siglos. Las tumbas, rodeadas de flores y cipreses, se organizan en terrazas en una aparente anarquía que, desde dentro, se organiza mediante caminos y escaleras. En la cima de este cerro se encuentra el afamado Café de Pierre Loti, lugar de encuentro de estambulíes y visita obligada para los viajeros que llegan a la ciudad. Desde la terraza del café pueden verse magníficas vistas del Cuerno de Oro. Conviene llegar al atardecer. Para los que quieran ahorrarse el paseo ladera arriba hay un teleférico que conecta el café con las inmediaciones de la mezquita de Eyüp.

Tumbas en las colinas de Eyüp, frente al Cuerno de Oro (Estambul). VIAJAR AHORA

Tumbas en las colinas de Eyüp, frente al Cuerno de Oro (Estambul). VIAJAR AHORA

Siguiendo el camino que lleva a las murallas se encuentra la Mezquita de Mahmut Pasa (L-D: 8.00 – 24.00), otra de las obras que el maestro Sinán construyó por todo el Imperio Otomano. Aunque el exterior, es sencillo, merece la pena visitarla para admirar los magníficos azulejos de Iznik que decoran el interior.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha