La portada de mañana
Acceder
La guerra entre Casado y Ayuso devuelve al PP a 2008
El estigma de la transparencia: de la "gripe española" a ómicron
OPINIÓN | Misión: desactivar a Yolanda, por Elisa Beni

Parque Nacional Joshua Tree. El desierto californiano de los árboles suplicantes

Un árbol de Josué en el Parque nacional Joshua Tree, en California.

El enorme hueco que existe entre las Los Ángeles y Las Vegas, en el oeste de los Estados Unidos, está plagado de lugares muy interesantes para visitar. Ya te hablamos en otra ocasión de las excursiones paradigmáticas que se pueden hacer desde la ciudad de los casinos y también tienes a tu disposición una completa guía del Parque Nacional del Valle de La Muerte, que se encuentra al norte de las míticas Interestatal 15 y la Ruta 66. Death Valley –Valle de la Muerte- es uno de los espacios naturales más conocidos y visitados de esta parte del gigante norteamericano. Pero las maravillas de este ‘desierto’ que se encuentra al este de Sierra Nevada (otro lugar cuajado de grandes parques nacionales de la entidad de Yosemite o Sequoia National Forest) se extienden también hacia el sur. Uno de esos sitios que merecen la pena y que está ‘fuera’ de los grandes circuitos turísticos de la Costa Oeste es Joshua Tree National Park, un ecosistema singular en el que reina la Yucca, una planta con porte árboreo que se parece mucho al drago canario (aunque no tiene nada que ver) y que sobrevive en formaciones muy abiertas a los rigores de uno de los desiertos más despiadados del mundo.

Dicen que lo de Árbol de Josué (Joshua Tree) viene de los primeros colonos anlosajones que pasaron por estas tierras (porque mucho antes de los yankees esta fue tierra de indios y también teatro de operaciones de los desconocidos Dragones de Cuera, los aguerridos soldados españoles que cuidaban la frontera norte del Virreinato de la Nueva España desde las costas del Atlántico a las del Pacífico). Pues según parece, cuando los mormones llegaron a estas tierras a mediados del siglo XIX y vieron a las yuccas recordaron a Josué suplicante extendiendo sus brazos al cielo implorando la ayuda divina. Y de ahí su nombre popular que se extendió a toda esta porción de tierra que sirve de nexo entre el extremo sur de Mojave y la rivera oeste del Río Colorado que aquí ya corre raudo en dirección sur buscando las aguas del Golfo de California.

El Parque Nacional de Joshua Tree se encuentra situado en el estado de California a escasos 210 kilómetros de la megápolis de Los Ángeles (Interestatal 10 hasta White Water y la Estatal 62) y a 300 de la ciudad de Las Vegas (Interestatal 15; Morning Star Mine Road; Kelso Cima Road; Kelbaker Road; Ruta 66; Amboy Road). Hay tres entradas oficiales al espacio. Dos en su extremo norte (en Joshua Tree y Twentynine Palms –Estatal 62-) y una en el flanco sur (Cottonwood Canyon -Interestatal 10-). Si vas a hacer noche en la zona la mejor opción es el pueblo de Joshua Tree por varias razones. La más obvia es que ofrece fácil acceso al parque pero también hay que sumar una buena oferta alojativa y algunos centros museísticos y culturales entre los que hay que destacar dos Centros de Visitantes del parque (Joshua Tree Visitor Center: 6554 Park Blvd -Joshua Tree- Tel: (+1) 760 366 1855 y Black Rock Nature Center: 9800 Black Rock Canyon Road; Tel: (+1) 760 367 3001) y un curioso tren a vapor en miniatura (8901 Willow Ln -Joshua Tree-; Tel: (+1) 760 366 8879) ideal para ir con nenes.  Otro aliciente de pasar, al menos, una noche aquí es aprovechar para darse una vuelta nocturna por el Sky’s The Limit Observatory and Nature Center (Utah Road, sn –Twentynine Palms-; Tel: (+1) 760 490 9561) y disfrutar de los alucinantes cielos estrellados de esta parte del mundo. Otra cosa que tienes que tener en cuenta a la hora de visitar este lugar es que se necesita sacar una entrada de 30 dólares que se aplica al coche no comercial con cuatro ocupantes. Si en tu viaje vas a visitar más de dos parques conviene sacar el Annual Pass que cuesta 80 dólares y sirve para entrar a todos los parques del país.

Qué ver en el Parque Nacional Joshua Tree.- Lo primero que tienes que tener en cuenta es la localización de los cuatro centros de visitantes que existen en el parque y que coinciden con las tres entradas al espacio. Ya te hablamos de los de la población de Joshua Tree. Los otros dos centros son el Oasis Visitors Centre (74485 National Park Drive -Twentynine Palms- Tel: (+1) 760 367 5500) y el Cottonwood Visitors Centre (Pinto Basin Road; Tel: (+1) 760 367 5500). Todos están señalados con iconos verdes en el mapa. En estos pequeños museos de sitio vas a encontrar información sobre el espacio y enormes tiendas de recuerdos. Una de las ventajas de este parque es su escaso tamaño. Vagan como ejemplo los escasos 94 kilómetros que median entre el pueblo de Joshua Tree y la intersección de Cottonwood road y la Interestatal 10, justo después del acceso sur. Así que todo lo que hay que ver puede verse en una jornada bien planeada. Si te quedas algún tiempo más puedes aprovechar para visitar otros espacios cercanos como Mojave o el Bosque Nacional de San Bernardino.

Saliendo desde Twentynine Palms y Joshua Tree el primer punto de interés en el que hay que pararse sí o sí es Indian Cove aunque esto suponga dar un pequeño rodeo que nos aleja del corazón del territorio. Aquí te vas a encontrar con el porqué del parque a través de una concentración inmensa de Yuccas que conforman el paisaje más paradigmático del lugar. Un pequeño sendero circular te va  a permitir ver este bosque extraño y fantasmal desde diversos puntos de vista y, durante las temporadas de primavera y otoño, a las famosas tortugas del desierto de Mojave. Esta es una muy buena primera toma de contacto con Joshua Tree a través de sus residentes más ilustres: las propias Yuccas. Como sucede en otros parques norteamericanos, éste está preparado para alternar el uso del coche a través de rutas panorámicas y pequeñas caminatas en lugares estratégicos. Eso sucede en lugares como Cholla Cactus Garden, una sencilla caminata de menos de un kilómetro que atraviesa un campo densísimo de cactus cholla (tan hermosos como peligrosos –sus púas son altamente urticantes-). Otras caminatas sencillas y muy bonitas de hacer son Skull Rock (2,7 kilómetros) y Hidden Valley Trail (1,6 kilómetros), situados en pleno corazón del espacio natural. Estos dos caminitos exploran dos formaciones rocosas de gran belleza que son particularmente espectaculares al atardecer.

Para valientes queda el Maze Loop, un camino circular de 10,4 kilómetros que recorre varios puntos importantes con algunas subidas interesantes a las formaciones montañosas del parque o el Wonderland Of Rocks Travers (8,5 kilómetros), una verdadera travesía de un solo sentido que atraviesa el corazón del parque a través de algunos de sus paisajes geológicos más interesantes (King’s Valley, Rattlesnake Canyon, Willow Hole o Wall Street Mill). Otro de los puntos de interés que merece la pena un par de horas de paseo son los alrededores del Centro de Visitantes de Cottonwood. Los senderos pequeños se pueden hacer durante todo el día si se va provisto de gorra, una buena mano de crema solar y abundante agua. Las temperaturas en Joshua Tree son altas durante todo el año con máximas que pueden superar con mucho los 35 grados centígrados desde finales de la primavera hasta bien entrada la primera mitad del otoño. El mes más fresco es diciembre, con máximas en torno a los 14 grados y mínimas que pueden bajar del cero. En la otra cara de la moneda está julio, con medias que van desde los 37 grados de máxima a los 23 de mínima.

Aquí no está la famosa Yucca del disco de U2.- The Joshua Tree se lanzó en 1987 y muy pronto se convirtió en un álbum de culto que catapultó a U2 al estatus de mito vivo de la música popular. Ese LP tenía dos fotos: la de la portada se hizo en Zabriskie point, en el lejano Valle de la Muerte, mientras que la de la contraportada, dónde puede verse al Joshua Tree solitario en medio de la nada, se disparó junto a la ruta estatal 190, también muy cerca de Death Valley. Del árbol apenas quedan algunos restos de madera por pudrirse. Lo que no se quita es la basura, las piedras amontonadas y los recuerdos que los fans de la banda irlandesa han dejado en el lugar a lo largo de los años. Una lástima.

Fotos bajo Licencia CC: Pedro Szekely; Giuseppe Milo; Christopher Michel; Ed Dunens; Neil Thompson

Etiquetas
Publicado el
11 de noviembre de 2021 - 19:26 h

Descubre nuestras apps

stats