eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Javier Fernández Rubio

Nacido en Santander, en 1966, ha dedicado 26 años al ejercicio del periodismo en Cantabria, veneno que todavía tiene dentro, y lleva camino de cumplir siete como responsable de El Desvelo Ediciones. Sabe un poco de muchas cosas y bastante de casi ninguna. Conoce a mucha gente, pero no practica dinámicas de grupo. De vez en cuando escribe algún poema y hojea libros de diseño para entretener la espera de las buenas noticias. Quien le aprecia, le considera un atrevido; quien no, un impostor.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 23

Tres cafés, un bastón y dos manos: Javier López Estrada se estrena como nuevo alcalde regionalista de Torrelavega

El regionalista Javier López Estrada (PRC) es desde este sábado 15 de junio el nuevo alcalde de Torrelavega al obtener una mayoría absoluta de apoyos en la sesión constitutiva de la Corporación, que tuvo lugar en el recinto de la zona multiusos de La Lechera. Tras el aval, en la noche del viernes, de la militancia socialista al pacto de gobernabilidad con los regionalistas, López Estrada asumió el bastón de regidor tras recibir el respaldo de los ocho votos de sus concejales, otros ocho de los socialistas y uno de Torrelavega Sí, que se sumó a la coalición de gobierno sin que nadie lo esperara o lo pidiera. Los cinco concejales populares votaron a su candidata Marta Fernández Teijeiro, otro tanto hizo a sí mismo el único concejal de Ciudadanos, Ricardo Ricciardiello, mientras que los dos concejales de ACPT se abstuvieron votando en blanco.

El nuevo mandatario regionalista escenificó su entronización en un amplio espacio que fue acondicionado como salón de plenos. No se llenó. Unas 250 personas, entre familiares, amigos y colegas de partido se distribuyeron entre el público. Cabe destacar, en este sentido, la presencia del próximo presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC), quien se sentó en primera fila a la izquierda de Javier López Marcano, padre del actual alcalde y referente máximo del regionalismo en la comarca del Besaya. Entre los presentes también se encontraban el diputado nacional del PRC, José María Mazón, y por parte socialista, la figura más destacada fue el delegado del Gobierno en Cantabria, Eduardo Echevarría.

Seguir leyendo »

Mismos mimbres para distintos cestos

Jean Genet pasado por una picadora de hielo da como resultado un granizado llamado Limónov. Si no conocen a este escritor inclasificable les recomiendo el libro que le dedicó Emmanuel Carrère, que es en sí otro monumento a la pasión y la agonía (en el sentido etimológico de lucha) del vivir. Dudo mucho que a Limónov le haga un homenaje ningún ateneo ni que sea invitado alguna vez a algún curso de verano para aquello del bronceado cultural. Este mastín surgido del frío, violento y de un lirismo desesperado estaba llamado a ser carne de presidio de Putin. Como así fue.

Limónov tiene una de esas escenas que a uno se le quedan. Cuando las autoridades rusas lo pusieron a buen recaudo en un flamante campo de prisioneros (de esos para mostrar a la prensa extranjera) llamado Engels, Limónov debió quedar como alelado al comprobar que los lavabos eran iguales a los del hotel neoyorquino de lujo,  diseñado por Phillip Stack, en el que se había alojado en los años 80. "Construidos con una placa de acero cepillado, coronada por un tubo de hierro fundido, de una línea sobria y pura". Salvo por el pequeño matiz de que el campo Engels y un hotel de la Gran Manzana poco tienen que ver, aquella incongruencia en forma de lavabo demostraban dos cosas, a saber:

Seguir leyendo »

Lo seco y lo húmedo

Si cogemos un diccionario (coger es un decir porque quedan pocos a los que echar mano físicamente), seco es aquello que tiene por sinónimo: enjugado, deshumedecido, desecado, agostado, árido, marchito, estéril, mustio, ajado, reseco, acartonado, delgado, chupado, enjuto, extenuado, arrugado, antipático...

De lo húmedo se puede decir todo lo contrario: chorreante, mojado, empapado, acuoso, calado, bañado, regado, aguado...

Seguir leyendo »

Una vaca en Notre-Dame

Una vaca europea recibe a diario una subvención de entre dos y tres euros. Mil millones de seres humanos tienen que sobrevivir con un euro al día. A veces ni eso. 1.000 millones de seres humanos pasan hambre en el mundo y muchos de ellos mueren.

La colecta mundial para reconstruir Notre-Dame ha recaudado en tiempo récord más de 900 millones de euros y alcanzará sin duda los 1.000 millones de euros. Filántropos, empresas e individuos han contribuido a esta cifra en una suerte de competición por ver quién da más y quién da antes.

Seguir leyendo »

Legislar la nada

El cero, que no es nada, ha traído de cabeza a las civilizaciones desde hace dos milenios. Pero fue la civilización india la que por primera vez lo usó como se utiliza ahora, con un valor posicional en los ejercicios matemáticos y contables, aparte de ponerle una grafía a esa nada. La palabra 'cero' misma proviene del sánscrito shunya, que significa vacío.

Aparte de los matemáticos y contables, ha habido más gente que ha trabajado con el vacío. Además del escultor Eduardo Chillida, todas las religiones que ha habido y vendrán realmente adoctrinan sobre el vacío, sobre lo inexistente, a no ser que alguien, más acá de la fe, demuestre lo contrario.

Seguir leyendo »

Chemtrails sobre las urnas

Lo reconozco. Me encantan las chifladuras. En mi topscore de delirios tengo ex aequo a los chicos y chicas del terraplanismo y del chemtrails (o estelas químicas). Nada de arquitectos alienígenas en el Nilo, que están demodé. Estos son más divertidos. Terraplanistas y chemtrailistas son una cornucopia inagotable de gozo o, si lo prefieren, un pozo de sorpresas. Hay que reconocerles que son inasequibles al desaliento, nobleza obliga. Inasequibles al desaliento y a los datos. Se han abonado a esa pseudocorriente retórica de que no son ellos los que han de demostrar nada sino que los demás, los negacionistas, han de demostrar el rechazo a su delirio. El mundo al revés, lo cual no deja de ser una buena foto fija de cómo está el mundo.

Los terraplanistas me gustan mucho. Dicen que si la tierra gira sobre su eje a una velocidad de 466 metros por segundo los aviones solo tendrían que quedarse quietos en el aire para llegar a su destino y estoy por subirme a un caza Harrier para comprobarlo. También están preparando la prueba de todas las pruebas: una expedición a la Antártida (sic) que, por si no lo saben, es la placa de hielo que rodea la circunferencia de una Tierra plana. Y uno desea con fervor en su fuero interno que sí, que la Tierra sea plana, y que la expedición alcance su objetivo y caiga por el borde hacia una sima de espacio hiperbóreo con toda la tripulación cantando ¡hosanna, hey!

Seguir leyendo »

Cambiar los muebles de sitio

Un día, el fotógrafo de un periódico recibió el encargo de hacer unas fotos a una monja para un reportaje. Llegado al lugar en donde vivía recluida, fue dirigido a una estancia donde esperarla. Como la monja se retrasaba, el fotógrafo cambió una mesita de sitio. Quedaba mejor para la foto. Unos minutos después, la monja seguía sin aparecer y lo que cambió de sitio fue una butaquita. Un cuarto de hora después, el tresillo, un aparador con estampitas y dos cuadros mudaron de lugar. Ya puestos en faena, y visto que la monja no aparecía, no quedó nada de la habitación en su sitio. Cuando la monja abrió la puerta, se encontró a un joven sin resuello y un cambio total de decorado. La monja quedó en suspenso unos segundos y finalmente, con la mano aún en el pomo de la puerta, dijo:

-Usted disculpe, me he equivocado.

Seguir leyendo »

El hijo del cristalero

El hijo del cristalero es una parábola del genial Frederic Bastiat, quien escribió sobre la falacia del coste de oportunidad y los presuntos beneficios que para la comunidad implica la destrucción. Pero el hijo del cristalero no es solo una parábola, la del chaval que recorre la ciudad de noche rompiendo cristales para acrecentar el negocio del padre; sino una realidad que se ve por doquier, sobre todo estos días cuando tantos otros 'hijos de' deambulan por el monte calcinando los bosques, con un simple mechero y la gasolina que proporcionan las subvenciones. 

Ocurre sobre todo en marzo y octubre, cuando a la sequedad propia de la estación se une el viento, ocurrió hace unos días y volverá a ocurrir. Los bosques llevan miles de años quemándose y seguirán quemándose otros miles ante el consentimiento tácito de los que rodean al incendiario. Por más que todo el mundo sepa quién quema el bosque (lo saben los vecinos, lo saben los alcaldes, lo saben las fuerzas de seguridad) el rescoldo humeante solo recibe una diatriba encendida de palabras altisonantes y nulos resultados.

Seguir leyendo »

El odio te sienta tan bien

Del mismo modo que el fútbol es el tema de conversación de los que no tienen tema de conversación y la climatología es el ruido sonoro con el que se entabla un simulacro de diálogo cuando no apetece hablar, la patria es el discurso político de los que no tienen discurso.

La patria es como la madre, una madre colectiva, y mentar a la madre cierra todos los debates. La patria exige adhesiones inquebrantables pues no acepta rechazos ni críticas, ni siquiera indiferencia, como la madre de cada cual, que es venerada por sus vástagos pero que no tiene por qué levantar pasiones en los demás, aunque todos por educación se cuiden de no sugerirlo.

Seguir leyendo »

Ponerle puertas a internet

No hay nada nuevo bajo el sol. Ni siquiera una guerra del taxi como la que se vive estos días en las grandes ciudades españolas. Ya en los albores del siglo XX, el mundo del taxi o, mejor dicho, de los coches de punto, vivió su primer conflicto. Ya nadie se acuerda, pero en aquellos momentos, en todo el mundo, el motor de explosión liquidó el aprovechamiento que del 'motor de sangre' de los equinos y otros cuadrúpedos se hacía en múltiples escenarios, desde la mina hasta las calles de una ciudad. Los excedentes bélicos de la I Guerra Mundial dieron la puntilla a la presencia de caballos de tiro en el transporte y miles de equinos tuvieron por único destino el matadero. Y fue un cambio traumático. Los taxis, ahora, que tan airadamente intentan frenar la implantación por empresas cuya base es internet son los mismos que destruyeron el coche de punto, de línea, y tantas otras variantes.

La misma oposición que ahora los taxistas tienen con la introducción de servicios derivados del nuevo paradigma tecnológico fue con la que se recibió a los taxis a motor. Pero ni se le puede poner puertas al campo ni frenar la evolución tecnológica ni decirle al ciudadano dónde tiene que subirse y de qué forma. Del mismo modo que entonces se hizo lo posible para que el taxi a motor no circulara, nada podrá impedir, aunque sí demorar, que servicios que se apoyan en las nuevas tecnologías sean de dominio público en los desplazamientos públicos, valga la redundancia. Es cuestión de tiempo.

Seguir leyendo »