La portada de mañana
Acceder
Los socios del Gobierno aprietan para que cumpla sus compromisos
Sanitarios con COVID persistente: una dolencia poco reconocida
Opinión – Tira para adelante, Pedro, por Antón Losada

Palawan, los secretos de ‘la mejor isla del mundo’

Formaciones calizas en la costa de Corón, al norte de Palawan. Ray in Manila

Dicen que es la mejor isla del mundo para pasar unas vacaciones. Por tercera vez y de manera consecutiva, los principales portales turísticos del mundo han aupado a este trozo de paraíso como uno de los mejores destinos del mundo. Filipinas es todo un mundo. Este archipiélago asiático, vinculado a España hasta hace apenas 130 años, está formado por más de 7.000 islas que van desde gigantes como Luzón o Mindanao a pequeñas islas de apenas unos centenares de metros de longitud. Palawan no es pequeña; es larga. Es una estrecha franja de tierra de algo más de 420 kilómetros de longitud cubierta de densos bosques tropicales y con playas de escándalo.

Un plan de viaje para visitar los Alpes japoneses

Un plan de viaje para visitar los Alpes japoneses

La última frontera del país y, también, una especie de barra protectora que encierra al prolífico Mar de Joló, uno de los dos grandes trozos de Pacífico que queda encerrado por este archipiélago superlativo. El punto fuerte de la isla es su costa; pero tiene muchas más cosas que ver: algunos restos de la presencia española; imponentes zonas de bosque, cascadas y lagos escondidos, pequeñas aldeas de pescadores y hasta una modesta oferta de museos y centros culturales en su capital, Santa Isabel. Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de programar una visita a este paraíso es cuándo ir. Esta zona del planeta está sujeta a las condiciones climáticas extremas del Sudeste Asiático. La época de lluvias (monzones) se prolonga desde junio hasta noviembre, mientras que la temporada ‘seca’ va desde diciembre a mayo. Pero estamos en una zona tropical y los chaparrones son frecuentes. Esta zona de Filipinas no suele ser azotada de manera directa por los tifones, pero entre julio y noviembre puede la isla puede resultar afectada por uno de estos fenómenos. Las temperaturas suelen permanecer estables durante todo el año con medias por encima de los 30 grados.

MOVERSE POR PALAWAN .- La mejor opción para moverse por la isla de manera independiente es el transporte público. Las empresas Cherry y Roro comunican El Nido y Puerto Princesa con servicios regulares, rápidos y cómodos. Para viajar hasta Puerto Barton hay que tomar la empresa San Isidro que también hace paradas en Roxas y san Vicente. Otra opción algo más cara es usar los minibuses que conectan las diferentes partes de la isla. Los precios son bastante más altos que los de los autobuses pero son la única manera, por ejemplo, de ir hasta el Río Subterráneo sin necesidad de contratar un tour. La mejor opción para moverse por los alrededores de los principales destinos turísticos lo mejor es acudir a los triciclos locales o al taxi. Alquilar un coche o una moto es otra opción. El precio de las motocicletas está entre 500 y 300 pesos filipinos al día (6-9 euros) mientras que un coche de gama media ronda los 3000 pesos (60 euros).

QUÉ VER Y HACER EN PALAWAN.- Las playas son el punto fuerte de la isla pero hay mucho más que ver. El más famoso es El Nido. El mismísimo Jaquel Cousteau quedó prendado de este lugar, del que dijo es “el lugar más increíble de todos los que he explorado”. El Nido es un verdadero laberinto de cabos, pequeñas radas, islas y cuevas submarinas que ocupa todo el extremo norte de la isla. La costa aquí alterna increíbles formaciones rocosas con playas de arena clara y aguas cristalinas. Es uno de los mejores lugares del mundo para la práctica del buceo y el esnorkeling. Desde aquí parten cuatro excursiones clásicas que reciben los exóticos nombres de A, B, C y D. cada uno tiene su aquel, pero los recorridos A (Seven Comandos; Small Lagoon; Shimizu Island; Secret Lagoon y Big Lagoon) y B (Pignabuyatan Island; Catedral Cave; Cudgnon cave; Snake Island; Pasandigan Beach y Las Cabañas Beach) son los más demandados por los turistas (cuestan unos 15 euros por persona). E Tour C se aleja bastante de El Nido y visita muy buena playas para hacer esnórkel (Secret Beach; Matinloc Shire; Hidden Beach y Star Beach) y es algo más caro que los anteriores (unos 26 euros). Y, por último, el Tour D que es, a nuestro juicio, el peor de los cuatro (Cadlao Lagoon, Pasandignan, Paradaise, Natnat Beach y Bukal Beach -18 euros). En todos los casos, las excursiones incluyen guía, almuerzo y gafas y tubo. Si tuviéramos que elegir dos recorridos para combinar serían A y C.

Uno puede también ponerse a explorar esta zona de la costa por su cuenta. En torno a Corong Corong Beach hay un buen número de playas dignas de visitarse. Y si te gusta combinar chapuzones y un poco de cultura local, puedes alquilar una moto o contratar un triciclo y visitar las impresionantes playas del extremo norte de la isla (Nacpan Beach, Duli Beach,Las Cabañas, Dagmay o Diapela entre otras). Siguiendo la carretera que rodea a la Península de El Nido nos encontraremos con algunas comunidades rurales y costeras interesantes, parajes naturales dignos de verse (como las Cataratas Nagkalit-kalit) y lugares de gran importancia histórica como el Valle de Dewill, un lugar en el que se han encontrado algunos de los restos arqueológicos más antiguos del país.

Camino de Port Barton, hay varios lugares dónde no está demás hacer paradas. Los amantes de la historia pueden visitar LaFortaleza de Santa Isabel, en la población de Tatay. Este pequeño castillo es una de las huellas más notables de la presencia española en el país. Junto al antiguo fortín (que fue construido en el siglo XVII) hay un par de playas más que interesantes para darse un chapuzón y ponerse las gafas y el tubo. Otra playa brutal es la de Long Beach, en San Vicente. En torno a este pequeño pueblo de pescadores se está montando un pequeño polo turístico, pero aún se puede disfrutar de kilómetros de arenas claras sin demasiada compañía. Otro tanto ocurre en Port Barton; un verdadero paraíso que muestra lo que fue la isla antes de la llegada del turismo de masas.

En los alrededores de Port Barton hay muchísimo que ver. Al igual que sucede en El Nido, hay una pléyade de pequeñas islas, playas escondidas y arrecifes de coral cuajados de vida submarina que bien merecen un par de días. Eso sí, sin las aglomeraciones del destino estrella del norte. Aquí los tours de exploración tienen los mismos nombres: A, B, C y D (así de originales son). Pero lo mejor de Port Barton es caminar de playas en playa y dedicarse a no hacer nada. Hacer un Island Hopping (tour de saltos de isla en isla), andar en kayak hasta Starfish Island, visitar White Beach y Coconut Beach y dar un paseo hasta Pamuayan Falls y Bigaho Waterfall son las actividades que ha y que hacer sí o sí. La bahía en la que se asienta la población es el mejor lugar de la isla para hacer esnorkel y en las playas de los alrededores es frecuente nadar junto a las tortugas. Otro de los espectáculos de Port Barton es nadar al anochecer entre el plancton luminoso.

El Río Subterráneo de Puerto Princesa es la atracción más importante de Sabang Beach; este imponente sistema de cuevas calizas inundadas que forma parte del catálogo del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y está considerado como una de las siete maravillas naturales del mundo. El río subterráneo, que desemboca directamente en el mar tiene más de 8,2 kilómetros navegables y es una de las experiencias más sobrecogedoras de cualquier visita a Palawan; pero sobre las cuevas hay un imponente bosque lluvioso rebosante de vida salvaje. Sabang es el punto de salida de los botes que llegan hasta el río subterráneo. Pero también es un animado puerto pesquero rodeado de muy buenas playas y un bosque de manglar que puede visitarse en excursiones en pequeños botes.

Puerto Princesa es la capital de la isla. De aquí salen los barcos que llevan hasta el Arrecife Tubbattaha, un antiguo atolón hundido en medio del Mar de Joló que es el mejor lugar de Filipinas para la práctica del submarinismo. De aquí también salen las expediciones que van en busca del Tiburón Ballena. También hay zonas de buceo a tiro de piedra de la ciudad, como las islas deArrecife, Panglima y Pamdan. Pero Puerto Princesa es un destino en sí mismo: el centro histórico se encuentra en los alrededores de Plaza Cuartel, dónde quedan algunos edificios de la época española. En esta antigua colonia penal se produjo uno de los episodios más negros de la Segunda Guerra Mundial, cuando los japoneses quemaron vivos a más de un centenar de prisioneros de guerra aliados. A tiro de piedra está laCatedral de la Inmaculada Concepción y elParque de la Princesa Eulalia. En el Museo de Palawan (Valencia Street) hay interesantes colecciones históricas y arqueológicas. Otro lugar imperdible muy cercano a la ciudad es el Río Iwahig, un manglar que cada noche se ilumina con el brillo de millones de luciérnagas. Nagtabon Beach, y las islas de Honda Bay también merecen estar en la agenda de viaje.

UNA VISITA A CORÓN .- Es un destino en sí mismo, pero en el paquete de Palawan suele entrar un salto hacia el norte para hacer uno de los Island Hopping más famosos de Filipinas. El paisaje costero marcado por las formaciones kársticas son el principal atractivo de este conjunto de islas que se sitúan a poca distancia de Palawan. Es muy parecido a El Nido, pero mucho más tranquilo. Hay seis o siete tours que conectan los puntos más interesantes de la comarca, pero si tienes poco tiempo puedes optar por el Ultimate Tour, que visita los puntos más interesantes de la costa de Corón (Banol Beach, Twin Lagoon, CYC Beach, Coral Garden, Kayangan Lake, Skeleton Wreck y Siete Pecados) y el Escapade Tour, que te lleva a algunas islas alejadas (Banana Island, Malcapuya Island y Bulog Dos). Otro de los atractivos singulares de Corón son los restos de la Segunda Guerra Mundial que se han hundido en sus costas. Destacan varios barcos de la Armada japonesa. Puedes contratar un tour que incluya un par de barcos y una visita a Barracuda Lake. Por último, no puedes dejar de darte un baño en Maquinit Hot Springs, una curiosa piscina de agua de mar calentada a 40 grados por un volcán. En Cullón hay un pequeño fuerte colonial español y un pequeño museo histórico; y muy buenas playas, por supuesto.

Fotos bajo Licencia CC: Ray in Manila; Fabio Achilli; Matt Kieffer; Carrie Kellenberger; Rusty Ferguson; Travis

Etiquetas
Publicado el
22 de agosto de 2019 - 22:45 h

Descubre nuestras apps

stats