eldiario.es

Menú

Caos aéreo y estado de alarma

- PUBLICIDAD -

Es una putada quedarte colgado 10 horas en un aeropuerto. Vale. No hay derecho que no te puedas encontrar con tu familia aprovechando un puente. Cierto. Es jodido que fastidien la escapadita prevista con tu amorcito a la montaña o a un lugar perdido después de tantos meses de agobios. Por supuesto. Pero digo yo que hay otros derechos que se llevan pisoteando varios años en Canarias y en todo el Estado y ningún gobierno reunió de madrugada su gabinete de crisis, ningún mandamás se planteó utilizar por primera vez en democracia el estado de alarma.

Digo yo que puestos a decretar el estado de alarma y aplicar a lo bruto el código penal podríamos poner a los generalotes con sus tanques en las puertas de los bancos y decirles: oye, el dinero que el Estado te prestó se lo dejas ahora mismo a ese pequeño empresario que está apunto de cerrar y mandar a 20 trabajadores a la calle porque tú, cabrón, no quieres abrir el grifo después de haber derrochado tanta agua. Oye, ni si te ocurra quitarle la casa a ese desgraciado que sólo lleva 2 meses sin pagar la cuota de la hipoteca, que la vivienda es un derecho social en el Estado de bienestar y tú te puedes esperar un tiempito que bastante intereses has cobrado ya por esa casa.

Dirán que estoy disparatando. Pero me limito a identificarme con lo que han declarado dos premios Nobel de Economía: Joseph Stiglitz y George Akelof declararon que"es imposible resolver la crisis económica sin que los criminales que cometieron el fraude estén en la cárcel". Esas declaraciones no se han difundido en los grandes periódicos por una razón muy sencilla: los banqueros y los especuladores bursátiles forman la mayor parte del accionariado de los grandes medios.

El caos provocado por las bajas masivas de los controladores aéreos vuelve a convertir a nuestro Mencey Paulino Rivero en defensor de la gente que sufre en los aeropuertos. ¡Basta ya! Grita Paulino en Facebook y anuncia que denunciará a los controladores en la fiscalía. Digo yo que por qué no aproveche y denuncia también a los responsables canarios de que no se cumpla la Ley de Dependencia, de que los comedores de Cáritas Diocesana esté saturados mientras su gobierno recorta las ayudas a las ongs y cierra los presupuestos, mientras el director de la televisión pública se rie de todos en el Parlamento cuando dice que tiene a dos cargos de confianza que suman un sueldo de 200.000 euros y que si dimiten pues nos ahorraríamos esa pasta.

En Canarias, señor presidente, tenemos tantos parados ¡300.000! como el número de personas que en toda España se quedaron sin poder coger el avión este viernes. ¿Qué es más grave?¿Por qué no grita ese "basta ya" en su Facebook?¿Por qué no gritar el basta ya contra los bancos y cajas que en Canarias en el último año han embargado decenas de miles de casas a desempleados que no podían pagar las cuotas después de entregar miles de euros en intereses a esas entidades financieras?

Las cifras de la pobreza no han aumentado sólo en Canarias, también en España. Y ningún gobierno autonómico se ha reunido para decretar un estado de alarma. Que los controladores se pasaron de la raya, de acuerdo. Que la estrategia de ponerse estresados todos el mismo día suena a protesta alegal y bastante cobarde, por supuesto. Que den la cara y convoquen huelga como hacen los trabajadores que luchan por sus derechos y arriesgan. Antes de recurrir al decreto aprobado el viernes, antes de recurrir al estado de alarma y a la militarización el gobierno ha tenido la posibilidad de tener preparada una lista de miles de controladores como sustitutos. Desde las leyes civiles se podía haber previsto despidos inmediatos y sustituciones fulminantes en caso de fraude por bajas masivas. Digo yo que entre los más de cuatro millones de desempleados habrá cientos de miles dispuestos a formarse y presentarse a unos pruebas de AENA. En lugar de pensar en vender AENA al mejor postor, podía haber tenido una larga lista de personal dispuesto a cubrir de forma inmeda las plazas vacantes por enfermedad o despido. Los controladores son unos impresentables, pero la reacción militar del gobierno sienta un precedente que me da miedo. La democracia no se construye metiendo al ejército en un conflicto laboral.

Otros artículos en el Blog Somos Nadie

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha