Opinión y blogs

eldiario.es

Cosme en Islas Salvajes

- PUBLICIDAD -

Lo cuento desde el principio, el año pasado conocí las Islas Salvajes que habitó Cosme Orta. Qué lindas islas en esta Macaronesia nuestra. Frente al silencio interesado, a los columnistas alquilados, al cinismo que no toleraba Ryszard Kapuchinski para este oficio unas veces arriesgado otras veces enfangado. Frente a los que habían dejado de pensar, apareció Cosme Orta recordándonos las reflexiones de Emilio Lledó sobre la libertad de expresión, agradeciendo las palabras de Galeano, mostrando su respeto por el Ryszard Kapucinski que escribió que "el verdadero periodismo es intencional, aquel que se fija un objetivo e que intenta provocar algún tipo de cambio". (Se entiende que cambio a mejor).

El Cosme de Islas Salvajes era diferente al Cosme con el que trabajé en las redacciones de Gran Canaria y Tenerife de la Televisión Canaria. El muchacho reservado que conocí como redactor, el editor desinquieto que descubrí tiempo después, el jefe entregado y noble que tuve al final del trayecto, todos esos Cosmes iban a Islas Salvajes y allí se despojaban del traje de editor o de subdirector de informativos, allí abandonaban las limitaciones propias de una responsabilidad en una televisión pública. Tengo que decir que aquí la expresión limitaciones tiene un significado decente, de pragmatismo prudente, de resultado después de la batalla con el jefe, de equilibrio ganado tras un esfuerzo para doblegar la voluntad de los sectarios. Cosme nunca fue más papista que el Papa, te podía dar un recado de la autoridad competente (muchas veces producto de una llamada del poder incompetente), pero no te lo contaba como una verdad bíblica, sino como una piedra en el camino que recorríamos juntos cada día.

Trabajaba con Cosme todos los días. Buscábamos los momentos para blasfemar frente al régimen, también tuvimos tiempo para filosofar sobre la profesión y sobre la vida. Sin embargo no recuerdo que me contara sus viajes a Islas Salvajes. Comentábamos los informativos de otras cadenas, las portadas de los periódicos, sus líneas editoriales. Pero sus columnas en el Diario de Avisos contruidas bajo un rincón titulado Islas Salvajes, no formaron parte de nuestras conversaciones. Por eso tengo que agradecer a Leoncio González, a Sergio Negrín y a la Unión de Profesionales de la Comunicación de Canarias, la edición del libro Islas Salvajes que reúne los 96 artículos que Cosme Orta escribió en el Diario de Avisos.

Cosme se nos fue sin avisar, un accidente de tráfico le paró el corazón cuando apenas tenía 32 años. Para los que conocimos a Cosme, para los que compartimos con él horas de trabajo, reflexiones, complicidades y risas ya nada volvió a ser igual en la redacción de la tele. Se nos fue Cosme, pero nos queda la posibilidad de acercarnos a él, a su visión del periodismo, a las claves y maldades de los gobernantes, a los errores de los colectivos ciudadanos...Cosme analizaba lo que pasaba sin prejuicios, con un estilo propio en las columnas de Islas Salvajes.

Jaques Costeau dijo que las aguas de las Islas Salvajes eran las más transparentes que había visto nunca. Tengo muchas menos millas marinas que el explorador francés, pero en los kilómetros que llevo recorrido de periodismo archipielágico puedo decir que estamos ante un periodista excepcional y que las Islas Salvajes construidas por Cosme son tan transparentes (opiniones honestas), rocosas (reflexiones valientes contra el poder) y naturales (el Cosme irónico y cercano) como las que impresionaron a Cousteau.

P.D: El libro " Islas Salvajes", de Cosme Orta, se presenta este viernes a las 20 horas en el Gabinete Literario de Las Palmas de Gran Canaria.

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha