eldiario.es

Menú

Encadenados a la insolidaridad

- PUBLICIDAD -

La razón es mucho más sencilla y llamativa. Y para entenderla hay que hacer un poco de historia. Hasta ahora, cuando se producían las elecciones sindicales en el sector, los docentes canarios disponían de tres horas de su horario lectivo para ir a votar. Para entendernos, en el caso de Primaria a las 10.30 de la mañana cerraban los colegios, mandaban los niños y niñas a sus casas y aprovechaban desde esa hora hasta las 13.30 para elegir en las urnas a sus representantes, aunque los colegios electorales estuvieran abiertos hasta las 8 de la tarde. La Consejería de Educación redujo inicialmente ese tiempo a una hora, lo que desató las iras sindicales, que al final con sus presiones consiguieron que se ampliara a dos las horas de vacaciones electorales, con lo que Isaac Godoy y ATI-CC han incumplido gravemente con sus deberes con los ciudadanos y ciudadanas, anteponiendo los del gremialismo más amarillo y barato. En el encadenamiento, los portavoces sindicales dejaban bien claro su posición. Se trata, señalaban unos, de una “agresión a los derechos sindicales” y de un maquiavélico intento de que haya “menos participación en los comicios”, previstos para este jueves 30 de noviembre. “No estamos dispuestos a votar en horario personal”, decían otros. Para estos sindicalistas votar fuera del horario lectivo debe producir graves enfermedades profesionales, por lo visto. Imagínense por un momento que en los centros de salud, en los bancos o en los mercados hicieran lo mismo: elecciones sindicales, cierre de la actividad al canto. Y ante la gravedad del asunto, ante la acometida de la Administración, qué menos, encadenamiento colectivo. Desconozco lo que harían si les congelaran el sueldo, les aumentaran el horario de trabajo, les eliminaran la jornada continua o les disminuyeran las actuales plantillas. ¿Huelga general revolucionaria? ¿Quemarse a lo bonzo? ¿Toma de la Presidencia del Gobierno, cual nuevo Palacio de Invierno? ¿Denunciar el tema ante los organismos de la Unión Europea o de Naciones Unidas? No sé si son conscientes del enorme ridículo que han hecho y del daño que producen al buen sindicalismo y a los miles de valiosos docentes que, afortunadamente, tenemos en el sistema público de enseñanza de las Islas. Por lo absolutamente desmedido de su actuación y por lo injusto y antisocial de sus planteamientos. A estos sindicalistas parece no importarles que los alumnos y alumnas pierdan un día de clases y que muchas familias, especialmente las de menos recursos (madres solteras, inmigrantes, etcétera), no sepan cómo solventar que sus hijos e hijas estén en la calle a las 11.30 de la mañana de un día laboral. Les da igual. No es su problema. Ellos y ellas, los integrantes de esta Junta de Personal docente, parecen estar permanentemente encadenados, sí, a los comportamientos antisociales, al egoísmo y a la insolidaridad más absolutas. Yo, sin dudarlo, los botaba a todos.

Enrique Bethencourt

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha