eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Pol Pareja

He trabajado en distintos medios escritos (El País, La Vanguardia, El Huffpost...) y  he publicado reportajes en El País Semanal, Esquire y El Español, entre otros. En abril de 2019 me incorporé a la redacción de Barcelona de eldiario.es. Me puedes encontrar en: ppareja@eldiario.es

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 3766

El sótano de Barcelona donde los grandes chefs de la ciudad preparan 5.000 comidas al día para entidades sociales

Cada mañana, de lunes a domingo, 5.000 comidas salen discretamente de un parking subterráneo en la zona del Fòrum de Barcelona con destino a las largas colas que se forman para recoger alimentos desde el inicio de la pandemia. Lo que no sabe quien recibe periódicamente estas raciones es que las han preparado un equipo de voluntarios en el que se encuentran cocineros de los restaurantes más selectos de la ciudad. Algunos incluso con estrellas Michelín, aunque prefieren mantenerse en el anonimato y seguir preparando comidas para personas que raramente podrían permitirse un cubierto en sus locales. 

"Prefiero no dar nombres pero aquí tenemos a cocineros del Disfrutar [dos estrellas Michelín], del Lasarte [tres estrellas], del Hotel Arts...”, explica Carles Tejedor, otro reputado chef y coordinador de esta cocina que se instaló en Barcelona a finales de abril. "Verás que le ponemos el mismo cariño cocinando para 5.000 personas que cuando lo hacemos para dos comensales".

Seguir leyendo »

Profesionales y entidades de ayuda a drogodependientes piden al Govern que dispense heroína

Más de veinte entidades que asisten a usuarios de drogas han pedido a la Generalitat de Catalunya y a la Agencia Española del Medicamento que implemente un programa de dispensación de heroína para sus consumidores ante las dificultades que están sufriendo por la Covid-19. Según estas entidades, la situación del confinamiento ha supuesto que los usuarios de drogas "sufran severamente" debido al aumento de precio y la reducción de la calidad de las sustancias, la imposibilidad de conseguir recursos económicos para pagarla y el aumento del riesgo de sobredosis. "No existe ningún precedente del momento actual, por eso se necesitan decisiones ágiles y rápidas que minimicen el sufrimiento", aseguran en el comunicado.

Entre las entidades solicitantes están algunas de las más destacadas como la Federació Catalana de Drogodependències, Projecte Home Catalunya y la entidad ABD, que gestiona algunas de las salas de venopunción de Barcelona así como el albergue para personas con adicciones que se puso en marcha en la ciudad durante el confinamiento.

Seguir leyendo »

José Montilla trabajará para Enagás desde su oficina de expresident de la Generalitat

El expresident de la Generalitat José Montilla trabajará para el sector privado desde su despacho oficial, cuyo coste para el erario asciende a casi 400.000 euros anuales. Montilla renunciará a su pensión como expresident (de unos 92.000 euros anuales) a cambio de un salario de al menos 160.000 como consejero independiente para la empresa Enagás, pero mantendrá tanto su oficina como las tres personas a su cargo que le permite la ley por los años en los que estuvo al frente del Govern catalán. Fuentes próximas al expresident confirman que la intención de Montilla es compatibilizar su actividad para el sector privado con su despacho oficial, situado en una finca en avenida Diagonal con Rambla Catalunya. Las mismas fuentes precisan que en esta sede se centrará solo en sus tareas como ex alto cargo de la Generalitat.

La ley que regula el estatuto de los expresidents de la Generalitat establece que les corresponde una pensión vitalicia del 60% del salario del president del Govern. El sueldo actual de Quim Torra, actualizado a principios de 2020, es de 153.235 euros y el 60% de esta cantidad supone 91.941 euros. La misma normativa indica que esta asignación es incompatible con cualquier otro salario y Montilla ya ha comunicado que renunciará a su pensión.

Seguir leyendo »

220 menús diarios y lo que haga falta: la discreta red de ayuda entre los filipinos para evitar el colapso de la comunidad

“Si te fijas, nunca verás a un filipino durmiendo en la calle”. Jossie Rocafort, presidenta de la asociación EAMISS, describe de esta manera el silencioso paraguas social que ha desplegado la comunidad filipina para evitar el colapso durante la pandemia. Sin hacer ruido ni recurrir a los servicios sociales, los filipinos de Barcelona se han organizado para ayudarse entre ellos ante la falta de dinero para comer. Rocafort, llegada a la ciudad hace 40 años, comenta la situación frente a su asociación en el barrio del Raval, donde cada mañana más de 200 filipinos se amontonan para recoger comida en una larga cola que cruza una calle y dobla la siguiente esquina. 

“Llevaba ya dos meses sin ingresar nada, tampoco he podido mandar dinero a casa y al final he acabado viniendo”, explicaba el viernes Lorena Dante, que hasta antes de la pandemia trabajaba limpiando hogares sin ningún tipo de contrato. “No conozco nadie de nuestra comunidad que tenga trabajo ahora mismo”, remachaba. 

Seguir leyendo »

El cierre de Nissan aboca a miles de trabajadores al paro en el peor momento: "¿Quién me va a dar trabajo con 53 años?"

Para Cristina Rosa de Paz y Matías Infante, el cierre de Nissan parece el segundo capítulo de una pesadilla que creían superada. Ambos se quedaron sin empleo tras la crisis financiera de 2008. Se apretaron el cinturón, ampliaron la hipoteca y se acabaron las vacaciones y fines de semana con sus hijas. Pasaron los años, la economía mejoró y Cristina fue readmitida en Nissan, de donde había sido despedida en un ERE. Matías empezó a trabajar de operario en Marelli, una empresa donde se montaban los radiadores para los coches de la compañía nipona. El jueves regresaron de golpe a la peor parte de su pasado: ambos se quedarán otra vez sin trabajo y las posibilidades de encontrar otro se presentan complicadas. "¿Quién me va a contratar a mis 53 años?", se preguntaba Matías el miércoles en Barcelona. "Además con todo paralizado por la pandemia... Sinceramente no sé qué voy a hacer".

La historia de esta familia, con dos hijas de 13 y 17 años a su cargo, ilustra el alcance que tiene la decisión de Nissan de cerrar su histórica planta de Barcelona. No sólo se quedan sin empleo sus 3.000 trabajadores directos, sino que hay unos 20.000 más que perderán también su trabajo porque estaba vinculado con la actividad de la automovilística. "Notarán el cierre hasta los hoteles de la zona donde pernoctaban ejecutivos y se realizaban convenciones", explicaba Pablo Benito Artigas, 52 años y empleado de Nissan en la parte de control de producción. "También los restaurantes donde iba la gente a comer… Es una mancha que se extenderá por toda Catalunya".

Seguir leyendo »

Barcelona prevé una crisis de salud mental "devastadora" entre sus ciudadanos por el confinamiento

"Tenemos una crisis de salud mental devastadora y sin precedentes". La concejal de salud del Ayuntamiento de Barcelona, Gemma Tarafa, ha alertado este martes de las consecuencias que tendrá -y que ya tiene- la pandemia en la salud mental de los barceloneses y la necesidad de abordarla a tiempo.

El Ayuntamiento ha anunciado un "plan de choque" de 1,5 millones de euros para esta crisis que, según ha explicado Tarafa, castiga a los colectivos más vulnerables. El programa, que se implantará en junio, se dirigirá particularmente a los menores y adolescentes, a las personas cuidadoras con sobrecarga de trabajo, a personas mayores y a las que ya tenían previamente problemas de salud mental. "Estos días hemos hablado de la crisis sanitaria y a la par de la crisis social y económica", ha proseguido Tarafa. "Debemos decir bien alto que también tenemos una crisis de salud mental".

Seguir leyendo »

Terrazas a medio gas en la primera mañana de Barcelona en fase 1: "No es rentable pero quedarnos en casa era peor"

A las 9 de la mañana Soledad Folch y Margarita García ya estaban como clavos a las puertas del Darling, su cafetería habitual, situada en la calle Blai de Barcelona. Las dos amigas tenían la costumbre de tomar el café cada día a las 12 del mediodía, pero este lunes de reapertura de las terrazas no han podido esperar tanto. "Teníamos muchas ganas, casi no nos hemos visto en estos meses", afirma Margarita, que ha venido acompañada de su hijo. Ella asegura que no tiene miedo a la COVID-19, pero Soledad niega con la cabeza: "Pues yo sí que tengo, pero que le vamos a hacer".

Barcelona ha pasado este lunes a la fase 1 del desconfinamiento con las terrazas a medio gas. La mayoría de los locales han optado por no abrir aún y, de los pocos que estaban abiertos, muchos no han llenado sus mesas a primera hora. El Gremio de Restauración calcula que dos de cada tres locales con terraza de la ciudad no abrirán este lunes y esperarán a la fase 2 para reanudar la actividad. Además, estiman que solo el 20% de los 8.887 establecimientos que hay en Barcelona levantarán la persiana con la fase 1 ya que, con la restricción del 50% del aforo, la mayoría de los negocios no son viables.

Seguir leyendo »

El hambre castiga con dureza a las localidades más turísticas de la costa catalana

Primero fue el Hotel Rosamar. Después el Azure. Ruslana Gaponova, 52 años y ucraniana de origen, vio como todas las entrevistas que tenía para trabajar durante la temporada turística en Lloret de Mar (Girona) se fueron cayendo a medida que la pandemia se adueñaba de su futuro. Ahora acude cada dos semanas al banco de alimentos de la localidad, no sin cierta vergüenza por verse por primera vez requiriendo la ayuda de los servicios sociales. “No me gusta pedir, he trabajado desde los 15 años”, señalaba hace una semana frente al pabellón municipal, donde se ha situado el punto de reparto de comida ante el aumento de la demanda. “Busco trabajo de lo que sea, pero veo el futuro más negro que nunca”.

El caso de Ruslana se repite durante toda la mañana en Lloret. Cada 15 minutos, una familia o un vecino que pretendía comer del turismo acude cabizbajo al banco de alimentos a por una bolsa con bienes de primera necesidad. Es la historia de Ruslana pero también la Nicolás Gómez, un camarero uruguayo de 33 años y buen aspecto que llegó al pueblo dos días antes de que se decretara el estado de alarma. O la de Núria Varela, 47 años, que trabajaba en el hogar de una vecina del pueblo que se ha quedado en el paro y de rebote le ha dejado a ella sin trabajo y sin subsidios porque no tiene papeles. “Es una cadena mortífera que nos acaba afectando a todos”, decía el viernes con un nudo en la garganta mientras salía con un dos bolsas llenas de comida.

Seguir leyendo »

La pandemia tensa la campaña de la fruta en Lleida: "Hay más temporeros durmiendo en la calle que nunca"

Yassir tiene 29 años y poca suerte desde que empezó la campaña de la fruta en Lleida. En las últimas dos semanas apenas ha sido reclutado tres días para trabajar en los campos que rodean La Granja d'Escarp, un pequeño pueblo de menos de 1.000 habitantes en cuya plaza se organiza cada mañana una bolsa de empleo informal para ir a trabajar al campo. Yassir es argelino, no tiene papeles y malvive hacinado con siete compañeros en una casa ocupada y prácticamente en ruinas. Su situación resume a la perfección los problemas de la recogida de la fruta durante una pandemia: faltan viviendas para alojar a los temporeros, falta mano de obra con la documentación en regla y a la provincia se han acercado simpapeles de todo el país que buscan una manera de sobrevivir tras dos meses sin ingresos.

"Lo de este año podría calificarse de tormenta" perfecta, admite Roger Torres, jesuita y presidente de la asociación Arrels Sant Ignasi de Lleida, que por primera vez ha decidido habilitar su parroquia para acoger a una docena de temporeros sin hogar. "Cada verano vivimos la campaña de la fruta con tensión porque no estamos preparados para acoger a tantos temporeros, pero esta vez nos ha pillado confinados y hay mucha más gente durmiendo en la calle que en otras ocasiones".

Seguir leyendo »

El Park Güell reabre sin turistas: “Hacía 15 años que no nos atrevíamos a entrar”

Con la timidez y emoción de las primeras veces, Rosa Marqués y su hermana Laura entraban este jueves por la puerta del Park Güell con el móvil en la mano. Miraban hacia arriba, boquiabiertas, mientras tomaban fotos de las columnas helicoidales características de la obra de Antoni Gaudí. No era su primera vez en el parque, tampoco la segunda. Ambas viven en el barrio de la Salut y jugaron en este recinto cuando eran pequeñas, vinieron con sus novios durante su juventud y con sus hijos al cabo de unos años. La masificación turística a partir del 2000, sin embargo, les alejó del parque de su infancia. “Hacía 15 años que no nos atrevíamos a entrar aquí”, señalaba emocionada una de ellas, de 57 años. “Esto es una pasada”.

Tras la Sagrada Família, el Park Güell es el segundo lugar de Barcelona que recibe -o recibía- más visitantes: en 2018 accedieron a este recinto 3,1 millones de personas. La puesta en marcha de un sistema de venta de entradas en 2013 logró que se redujera parcialmente su masificación -antes llegaron a entrar 9 millones de turistas anuales- pero aún así el parque había ido desvinculándose de la rutina de los barceloneses. 

Seguir leyendo »